EL MUNDO

FOFITO

Nº 741. DOMINGO 8 DE DICIEMBRE DE 2013

EL HUMOR QUE AGITA
LAS CONCIENCIAS
“NO VERÁS NUNCA
A UN ARAGÓN
E...
Fofito
PROTAGONISTAS ENTREVISTA

“En la familia Aragón no nos obligaban a ser
cómicos, más bien médicos o abogados”
El úni...
COMO EN CASA
Alfonso Aragón
Sac, Fofito,
de 64 años,
entre las
butacas del
Teatro Reina
Victoria de
Madrid.
PÁG. 21
“España es una gallina que todavía tiene que poner muchos huevos y alimentar a muchos polluelos. Lo que me duele es que nu...
Próximos SlideShares
Carregando em…5
×

FOFITO. El humor que agita las conciencias. Por Juan Carlos Rodríguez. Fotos de Chema Conesa

853 visualizações

Publicada em

  • Seja o primeiro a comentar

FOFITO. El humor que agita las conciencias. Por Juan Carlos Rodríguez. Fotos de Chema Conesa

  1. 1. EL MUNDO FOFITO Nº 741. DOMINGO 8 DE DICIEMBRE DE 2013 EL HUMOR QUE AGITA LAS CONCIENCIAS “NO VERÁS NUNCA A UN ARAGÓN EN LA COLA DEL PARO” EL ‘DREAM TEAM’ ESPAÑOL DEL BISTURÍ SEDUCCIÓN CON PIELES Y JOYAS UN PIZZERO DE RECORD VENIDO DE TOMELLOSO LA GESTA DEL MUTILADO MACKENZIE
  2. 2. Fofito PROTAGONISTAS ENTREVISTA “En la familia Aragón no nos obligaban a ser cómicos, más bien médicos o abogados” El único superviviente de Los payasos de la tele es un optimista nato por cuyas venas corre el arte de hacer reír, un don que lleva ejerciendo sin descanso desde hace medio siglo. Esta Navidad protagoniza el musical Una aventura encantada: “Los críos de antes eran más tímidos. Los de ahora, más resabiados, te avisan de que te vas a resbalar con el plátano”, afirma. por Juan Carlos Rodríguez fotografía de Chema Conesa “Ha tenido usted un payaso”, le dijo la comadrona a su madre. De modo que la primera actuación del bebé Fofito ya fue para partirse de risa. Hijo de Fofó y sobrino de Gaby y Miliki, Alfonso Aragón Sac (La Habana, 18 de julio de 1949) fue el primer miembro de la saga Aragón nacido en Cuba, donde su familia recaló tras una gira por América que se alargó más de dos décadas. A sus 64 años, hoy es el único superviviente de Los payasos de la tele que de 1973 a 1983 se colaron en los hogares españoles al grito de: “¡Cómo están ustedeeeees!”. Desde sus inicios, Fofito se sintió cómodo en su papel de payaso tonto: “Yo era el que recibía los tartazos”, asume. Y aunque de tonto no tiene un pelo, a su edad aún se tropieza con mucho listillo (léase empresario sin escrúpulos) que le toma por idiota y se olvida de pagarle el talón. Me recibe vestido de señor normal y con tos perruna (fuma dos cajetillas al día) en el teatro Reina Victoria de Madrid, donde protagoniza el musical Una aventura encantada junto a su hermano Rody y su hija Mónica. Canciones como La gallina Turuleca, Don Pepito o Susanita van hilando una historia que rinde homenaje a sus tres “padres”: Gaby, Fofó y Miliki. Es el último proyecto de este hombre de circo que lleva medio siglo arrancando sonrisas, aunque a él se le haya desdibujado en más de una ocasión: “Mi mayor tartazo fue la muerte de mi padre”, confiesa. Desde que inició su carrera en solitario a finales de los 90 no ha parado: ha sido cabeza de cartel de varios circos, ha grabado cinco discos, ha hecho teatro e incluso interpretó al payaso listo en Balada triste de trompeta, de Álex de la Iglesia. Pero su mayor notoriedad la obtuvo el año pasado, cuando protagonizó la emocionante campaña navideña de Campofrío El currículum de todos. En el anuncio, Fofito re- saltaba las virtudes de la Marca España para animar a un país desmoralizado por la crisis. La misma que ha provocado el cierre del circo de Rody. Optimista, el gran payaso (abuelo de dos nietos que ya juegan con su nariz de plastilina) confía en que esta turuleca desplumada llamada España “aún ponga muchos huevos”. ¿cómo P.Hola don Fofito,pondríase vendería en un anuncio por palabras? “Fofito”. Y R.Simplementeel currículum de todos quien quiera que me coja. P. En 2012 redactó los españoles, en el que destacaba los logros de un país en horas bajas. ¿Hubo acuso de recibo? R. Ni idea, pero el mensaje era muy bonito: que los españoles nos uniéramos para afrontar esta crisis y que nos dejaran trabajar. En España hay demasiadas familias tirando de los ahorros de sus abuelos. MAGAZINE PÁG. 20 P. ¿Incluida la suya? R. Pues sí, en mi familia también nos ayudamos mucho. No verás nunca a un Aragón en la cola del paro. P. Envió salchichón al FMI y pavo a Angela Merkel. Pero está visto que a la troika no se le ablanda el corazón con regalos de charcutería. R. Ja, ja. La agencia de publicidad [McCann Erickson] llegó a barajar que Rajoy, acompañado de Fofito, entregara un paquete a Angela Merkel. Fue una pena que al final no se hiciera. P. ¿España es una gallina Turuleca cada vez más desplumada? R. Es una gallina que todavía tiene que poner muchos huevos y alimentar a muchos polluelos. Lo que más me duele es que nuestros jóvenes tengan que dejar su tierra por falta de oportunidades. P. ¿Por qué eligieron a un payaso para levantar el ánimo de un país? R. El payaso siempre tiene la obligación de arrancar una sonrisa a los demás, aunque tenga un dolor de muelas. P. ¿Cuándo fue la última vez que hizo de tripas corazón? R. A mi tío Miliki lo enterramos por la mañana y por la tarde mi hija Mónica y yo tuvimos que salir a actuar, tragándonos las lágrimas. P. ¿Qué tipo de cosas le borran la sonrisa a Alfonso Aragón cuando se desprende del disfraz de Fofito? R. Últimamente, el anuncio de una ONG en el que un niño le dice a su profesora: “Hoy para desayunar traigo un bocadillo mágico: pan con pan”. Eso me rompe el corazón [se le entrecorta la voz]. P. ¿Hasta qué punto le afectan las penurias ajenas? R. A veces se le ven las orejas al lobo... Tengo que dar gracias a Dios, porque los míos están bien, pero sé que en la esquina de al lado hay gente sufriendo. P. ¿De qué le protege su nariz de mentirijilla? R. Sin ella me siento desnudo. Me pasó cuando hice de payaso serio en la película Balada triste de trompeta: el carablanca no lleva nariz. P. Tengo entendido que la tradición circense de la familia Aragón se remonta al siglo XIX. ¿Quién fue el primer cómico de la saga? R. Mi bisabuelo, un granadino llamado Gabriel Aragón Gómez. El hombre iba para cura, pero un día entró en el Grand Cirque Foureaux, que estaba de gira por Granada, y se enamoró de la ecuyère [amazona equilibrista], Virginia Foureaux. Él le propuso ser su novio y ella le contestó: “No, yo tengo que casarme con un buen payaso”. Como él hablaba varios idiomas y acabó siendo un buen artista [El Gran Pepino], fue admitido por la familia. Total, que el curita tuvo 16 hijos, de los cuales tres formaron el famoso trío Pompoff, Thedy y Emig. Este último, mi abuelo Emilio, creó un personaje de negro cubano y
  3. 3. COMO EN CASA Alfonso Aragón Sac, Fofito, de 64 años, entre las butacas del Teatro Reina Victoria de Madrid. PÁG. 21
  4. 4. “España es una gallina que todavía tiene que poner muchos huevos y alimentar a muchos polluelos. Lo que me duele es que nuestros jóvenes tengan que dejar su tierra por falta de oportunidades” había dos y nosotros salíamos a la hora de la merienda... ¡Nos tenían que ver por narices! Empezamos a actuar en blanco y negro, pero con Heidi llegó el color y le dijimos a los directivos que nosotros no queríamos ser menos. Así fue como empezaron a verse nuestras camisas rojas y azules, que hasta hace poco nos confeccionaba una modista jubilada de Madrid. P. ¿Ya no es rentable el circo televisado? R. Mantener un programa como aquel hoy saldría muy caro, porque había una sección con las mejores actuaciones de varios circos de todo el mundo. Y había que desplazar a los niños hasta el plató y darles un bocadillo. Tal vez si algún patrocinador cubriera esos gastos de producción… P. ¿Le haría ilusión volver a los platós? R. Sí, pero no por el hecho de salir por la tele, sino porque sigue habiendo demanda. Los niños que hace 30 años veían Los payasos de la tele ahora vienen con sus hijos al teatro y cantan La gallina Turuleca, Don Pepito o Susanita. Cuando el adulto está con nosotros se convierte en niño. P. ¿Los críos de hoy se ríen igual que los de antes? R. Los de antes eran más tímidos y respetuosos; los de ahora son mucho más lanzados y resabiados. A veces han visto algún show en la tablet, y te avisan de que te vas a resbalar con el plátano. P. ¿Qué le parece el actual Telecirco, con Jorge Javier Vázquez de domador, María Patiño y compañía en el papel de fierecillas y los invitados de bufones? R. Ja, ja, ja. Cada cadena tiene que buscar su hueco, allá cada cual. Yo no estoy pidiendo un programa infantil; lo que no me gustan son esos dibujos japoneses tan violentos, o que pongan en horario infantil programas como Los Simpson, donde el padre es un borracho y el hijo es un gamberro. P. Por cierto, en Los Simpson aparece un payaso llamado Trusky que deja entrever sus debilidades humanas… R. Sí, mis compañeros me dicen que me parezco a Trusky porque, como él, yo también fumo y estoy operado del estómago, ja, ja. Pero nos diferenciamos en que él odia a los niños y yo no. P. ¿Cuál ha sido el peor tartazo que ha recibido en su vida? R. La muerte de mi padre en 1981. Cinco años después atravesé por una fuerte depresión de la que salí gracias a mi familia. Pero hay heridas que nunca cicatrizan. P. A lo largo de sus 51 años de carrera ha tocado todos los palos: circo, televisión, teatro, cine, publicidad, musical… ¿Qué le llena más? R. Disfruto mucho cuando salgo de gira, P. ¿Alguna vez le han llamado payaso con porque me permite visitar un determinaánimo de insultarle? do museo o probar un plato típico. R. No, a quienes les molesta que se lo diP. En 1987, su tío Gaby forma su troupe gan es a los políticos. (Los Gabytos) y a partir de entonces usP. ¿Por qué a nuestros dirigentes se les ted y Rody forman un dúo artístico que dulengua la traba? rará hasta 1995. ¿Se siente más cómodo R. Yo dejaría a los políticos haciendo potrabajando por libre o en familia? lítica y a los payasos haciendo comedia. No R. En familia, porque nos conocemos muy quiero ahondar mucho en esto porque lo bien. Yo puedo trabajar con mi hermano que pueda decir puede herir a una parte Rody o con mi primo Emilio sin neceo a la otra. Lo que sí me fastidia es la falta sidad de haber ensayado. de respeto y sensibilidad… ¡Con los ayunP. Ahora vuelve a trabajar con Rody y con tamientos he tenido miles de trompazos! su hija en el musical Una aventura enP. Dispare. cantada. ¿Le ha coR. Una vez, el alcalde gido gusto a este de Boadilla del Mongénero? te [Madrid] empezó R. Sí. Una vez fui a a poner pegas con ver The Hole y coinlos permisos cuando cidí con los directiya habíamos montavos de este musical, do la carpa. Le pedí que me propusieron por favor que nos dehacer Cómo están jara trabajar, porque ustedes. Nos gustó la experiencia y el de ese circo comían público se quedó 80 familias. ¿Su rescon ganas de más, lo puesta? “A mí no me que nos animó a gusta el circo”. A lo montar Una aventuque yo contesté: “Y ra encantada. El ara mí tampoco me gumento es muy gusta su cara”. Lo cusencillo: la dueña del rioso es que, mienhotel Ardiales [Mótras estaba saliendo nica Aragón] ofre- DE NIÑO. Fofito, con 11 años, tocando un xilófono de su despacho, tuvo durante una de sus actuaciones en Chicago. ce dejar en herencia el valor de decirme: este edificio a los huéspedes que con“¿Podrías dejarme unas entradas? No serían sigan pasar allí una sola noche. A la convopara mí, es que tengo varios compromisos”. catoria responden dos aventureros [Rody P. En tiempos de crisis, ¿el mundo del ciry Fofito] que se enfrentan a distintas traveco está entonando su particular balada suras a ritmo de las canciones de Los patriste de trompeta? yasos de la tele. R. Antes se trabajaba mejor, porque los imP. ¿Qué aprendió de sus tres padres: puestos y el precio del gasoil eran más Gaby, Fofó y Miliki? bajos. Hay que tener en cuenta que ir de R. Gaby me inculcó la lectura y la educagira implica llevar unos 10 camiones y ción; mi padre me guió por el buen camipagar a mucha gente. A muchos empresano y me enseñó todos los resortes para corios no les salen las cuentas y se han visnectar con el público, ya fuera en el circo to avocados al cierre. Sin ir más lejos, mi o en un cabaret, y Miliki me enseñó a sahermano Rody ha tenido que bajar el telón ber estar en un despacho, a tratar con el didespués de seis años llevando su circo por rector de un programa de televisión. España. Siendo figura de cartel, no conP. ¿El payaso listo de la familia se llama seguía levantar aquello. Emilio Aragón? P. ¿No será porque, frente a apuestas más R. Nunca ha hecho de payaso… ¿O me lo modernas, como El Circo del Sol, el cirdice porque todo el mundo cree que está foco tradicional se percibe como un especrrado? Emilio tiene una corporación que le táculo decadente? va muy bien [La Sexta]. Pero no tiene cuenR. No lo creo. El circo está considerado cultas en islas Caimán ni nada de eso, ¡eh! tura y ambos modelos pueden convivir. Lo P. Hace unos años insinuó que su prique lo está matando es la subida al 21% del mo Milikito, Emilio Aragón, le había ceIVA. Hace tiempo escribí al ministro Wert rrado las puertas en televisión. ¿Siguen quejándome sobre este asunto, pero aún sin dirigirse la palabra? sigo sin respuesta. ¯ � R. Aquello es agua pasada. Ahora hay muy EL MUSICAL UNA AVENTURA ENCANTADA SE PUEDE buen rollo entre nosotros, incluso estuvo a VER EN EL TEATRO REINA VICTORIA DE MADRID. punto de colaborar en este musical. MAGAZINE PÁG. 22 ARCHIVO FAMILIAR acabó casándose con una ecuyère de Sevilla, Rocío Carmona. El matrimonio tuvo cuatro hijos: Gaby, Fofó, Miliki y Rocío. Los tres hermanos varones debutaron en el Circo Price de Madrid en los años 30, mi tía Rocío, bailaora de flamenco, les acompañó en algunas actuaciones, y en 1946 dejaron España para hacer las Américas. P. Poca gente sabe que los Aragón conocieron de cerca a cómicos universales como Charlie Chaplin o Buster Keaton… R. Sí, Emig, Pompoff y Thedy compartieron secretos profesionales con Chaplin, mientras que mi padre y mis tíos coincidieron con Buster Keaton en una gira por Estados Unidos, en1963. Él les enseñó a tocar el ukelele y ellos le dieron unas clases de flamenco. P. ¿Tuvo opción de elegir otra profesión distinta a la de payaso? R. Mi padre ya me había bautizado como Fofito antes de nacer y, cuando mi madre se puso de parto, la comadrona le advirtió: “Ha tenido usted un payaso” [risas]. En la familia Aragón no nos obligaban a ser cómicos; más bien querían que fuésemos médicos o abogados. Pero a mí siempre me gustó enredar con los zapatones y tocar los instrumentos. Mis primeros pasos los di en los estudios de televisión de La Habana, en Cuba. Mi madre ya estaba harta de tener a Fofito en casa y un día le dijo a mi padre: “Anda, llévatelo a la tele para que se desahogue”. Al principio me sentaba como espectador entre los niños, pero luego en el vestuario jugaba con las narizotas y las pelucas. P. ¿Cómo recuerda su primera actuación? R. A los 11 años, mi padre me llevó a actuar a un par de colegios de Chicago, donde nos instalamos cinco años tras abandonar La Habana, y le acabé cogiendo gusto a esto de hacer reír a los demás. Los viernes me saltaba la escuela para hacer mi propio espectáculo los fines de semana, a escondidas de mi familia. En 1965 saltamos de Chicago a Puerto Rico, donde yo hacía de botones de Gaby, Miliki y Fofó en el programa El show de las cinco. Aún no era Fofito: solo era el tonto, el que tropezaba y se llevaba los tartazos. Luego recorrimos Venezuela, México, Argentina… P. Hasta que llegó la oportunidad de regresar a España… R. Sí, resulta que en una recepción de la embajada española en Buenos Aires, el ministro de Turismo de Argentina nos preguntó que en qué podía ayudarnos y mi tío Miliki respondió con mucha guasa: “¿Usted no es el ministro de Trabajo? ¡Pues denos trabajo!”. A los dos meses ya estábamos contratados por TVE. P. Su programa se mantuvo en antena durante una década (1973-1983) y aún hoy resuena el eco del “¿Cómo están ustedeeees?”. ¿Cómo explica el fenómeno de los payasos de la tele? R. En Latinoamérica y en Estados Unidos existía competencia entre las distintas cadenas de televisión, pero en España solo

×