Principio Divino para Niños

2.917 visualizações

Publicada em

Un corto documento de introducción para niños del Principio Divino. Nuevas revelaciones de Dios. www.tongil.org aquí se estudia más sobre el Unificacionismo.

Publicada em: Espiritual
0 comentários
4 gostaram
Estatísticas
Notas
  • Seja o primeiro a comentar

Sem downloads
Visualizações
Visualizações totais
2.917
No SlideShare
0
A partir de incorporações
0
Número de incorporações
3
Ações
Compartilhamentos
0
Downloads
66
Comentários
0
Gostaram
4
Incorporações 0
Nenhuma incorporação

Nenhuma nota no slide

Principio Divino para Niños

  1. 1. Historias del Principio Divino y de la BibliaIntroducción¿Cómo es Dios?Dar y recibir¿Por qué Dios creó el mundo?Las tres bendiciones de Dios¿Cómo crecemos?El mundo espiritualLa caída de Adán y EvaCaín y AbelLa familia de NoéLa familia de AbrahamEsaú y JacobJosé y sus hermanosMoisés es sacado de las aguas del NiloEl primer intento de Moisés de liberar al pueblo de IsraelDios llama de nuevo a MoisésMoisés ante el faraónEl paso del mar RojoLos diez mandamientosLa falta de fe de los israelitasMoisés golpea la roca dos vecesJosué conquista la tierra de CanaánLa misión de JesúsUn ángel se aparece a MaríaEl nacimiento de JesúsLa misión de Juan el BautistaLas tres tentaciones de Jesús en le desiertoJesús anuncia la venida del reino de los cielosEl corazón del Padre CelestialLa misión de los 12 apóstoles y los 72 discípulosJesús es rechazado y perseguido por todosEl monte de la transfiguraciónEl último viaje de Jesús a JerusalénJudas conspira con los sacerdotes para matar a JesúsLa última cena con sus apóstolesLa oración en el huerto de GetsemaníJesús es condenado a muerteLa crucifixión de JesúsLa resurrecciónPentecostésLa segunda venida del Mesías 1
  2. 2. Introducción Somos muy afortunados de vivir en este tiempo. Vivimos en una nueva era de esperanza y amor. Estamosviviendo en el mismo tiempo que nuestros Verdaderos Padres. Ellos nos enseñan cosas maravillosas sobre el PadreCelestial y su corazón. ¡Con cuánto amor y ilusión creó Dios todo el universo, especialmente a nosotros que somos sus hijos amados! ¡Cuánto sufrió el Padre Celestial cuando Adán y Eva le desobedecieron y se volvieron malos, dando lugar a estemundo de egoísmo y guerras, en el que todos los hombres son infelices! ¡Cuántos esfuerzos ha hecho Dios desde entonces para salvarnos, mandando a hombres buenos como Noé,Abraham, Jacob, Moisés, como sus mensajeros! Cuando por fin pudo mandar al Mesías, a su amado hijo Jesús, ¡qué pena tan grande sintió el Padre Celestial alver que la gente no creyó en él y lo clavaron en la cruz! ¡Cuánta esperanza y alegría siente Dios ahora que nuestros Verdaderos Padres han logrado la victoria sobre elmal y están construyendo un nuevo mundo del verdadero amor! ¿Sabéis cuánto ha tenido que sufrir Abonim para descubrir todas estas cosas? Nosotros debemos estarle muyagradecidos porque nos ha dado lo más valioso del mundo, el poder conocer el corazón del Padre Celestial y poder asíunirnos a él de corazón. Estas cosas tan importantes que Abonim nos ha enseñado están en el Principio Divino. Por eso tenemos queestudiarlo con mucha atención y una vez que lo sepamos bien enseñárselo a los demás para que todos conozcan yamen al Padre Celestial y así consolar su corazón. ¿Cómo es Dios? Sabemos que existe el Padre Celestial, pero ¿podemos verle? No, no podemos verle con los ojos, pero sísentirlo en nuestro corazón. Podemos ver a nuestro padre y madre, y además podemos sentir que nos quieren porquenos dan besos, nos cuidan y nos protegen. Pero, aunque dejemos de verlos porque estén de viaje, seguiremos sintiendo suamor en nuestro corazón. De igual manera, el Padre Celestial nos ama y nos cuida mucho, y aunque no podamos verlo,podemos llegar a sentirlo en nuestro corazón. Pero, si Dios es invisible, ¿de qué manera podríamos saber cómo es? ¿Verdad que cuando dibujáis ponéis enel dibujo las cosas y los colores que más os gustan? Primero tenéis ideas bonitas o os imagináis cosas hermosas y luegolas pintáis. Así expresáis en el dibujo todas la cosas que tenéis dentro de vosotros. Igual hizo Dios al crear el universo. Dios, como un artista, expresó todo lo que tenía dentro en su obra, la creación.Así que aunque no podamos ver a Dios, observando las maravillas de la naturaleza, los hombres, los animales, las plantasy las estrellas, podemos hacernos una idea de cómo es Dios. ¡Qué cosas tan preciosas ha hecho Dios, el azul del cielo, labelleza de las flores, la inmensidad del mar! Dios expresó su forma de ser en todas las cosas. Así que todos los seres son un reflejo de Dios, sonsemejante a Dios. Nosotros, los seres humanos, somos los más semejantes a Dios, porque él nos creó como sus hijosamados. Nos parecemos a Dios, como los hijos se parecen a sus padres. Todos tenemos una mente y un cuerpo. La mente no se ve, es invisible, pero eso no quiere decir que no exista.Podemos sentir en nuestro corazón el cariño de nuestros seres queridos. A veces estamos contentos y otras veces tristes.Tenemos inteligencia. Y por eso estudiamos y aprendemos muchas cosas. ¿Os habéis dado cuenta de lo inteligente ysensibles que son los hombres? Gracias a la imaginación y las ideas que se le han ocurrido a los inventores y artistas, sehan construido aviones y naves espaciales, rascacielos y puentes inmensos, o muchas obras de arte preciosas, etc.También todos tenemos un cuerpo, y éste si que lo vemos, unos más alto y otros más bajos, rubios o morenos, pero todosmuy parecidos, con ojos, nariz, boca, brazos y piernas. Los animales también tienen una mente. Sin duda habéis observado como los perros vienen cuando los llamáispor su nombre y mueven la cola cuando están contentos. Los pajaritos construyen con mucho esmero el nido para suspolluelos y, luego, los alimentan y los defienden. Podemos ver que los animales también tienen sentimientos y soninteligentes. Es porque tienen una mente invisible, distinta de la nuestra, que se llama mente animal. También tienen uncuerpo, que aún siendo muy distintos unos de otros así mismo tienen ojos, boca y patas. Y las plantas, ¿pensáis que porque están ahí quietas y parece que no se mueven ni sienten? Os equivocáis, ellastambién sienten. Sienten alegría cuando alguien las cuida y las riega con cariño. Las plantas tienen una mente vegetal queles hace sentir el calor del sol por la mañana cuando sus flores se despiertan y abren sus pétalos. Sienten así mismo lafrescura de la lluvia y la mano de un niño cuando las acarician. También tienen un cuerpo visible compuesto de raíces,tallos, hojas y flores. Las piedras y minerales están compuestas de átomos y partículas. Son cosas tan pequeñas que no se puedenver ni con un microscopio. Pero se sabe que los átomos se componen de partículas que giran unas alrededor de otras,igual que los planetas giran alrededor del sol. Esto es porque tienen algo invisible que hace que se muevan así, una especiede mente mineral. ¿Os habéis dado cuenta cómo todas las cosas de la creación tienen una mente invisible y un cuerpo visible?Pues bien, Dios es así también. El Padre Celestial tiene un corazón amante, por eso desea tener a alguien a quiénquerer, y siente alegría y a veces tristeza. Dios es muy inteligente, es un gran inventor, porque ha sido capaz de inventar y 2
  3. 3. crear cosas maravillosas que funcionan tan bien. Dios es un gran artista, porque ha creado pájaros y flores con colores tanbonitos. Pero, ¿cómo es el cuerpo de Dios? Dios no tiene un cuerpo como nosotros, con piernas y brazos. Dios está entodas las partes y puede oír y ver todo lo que decimos y hacemos. Así que el cuerpo de Dios es como una fuerza, unaenergía que está en todas las partes, como el calor y la luz del sol, o el viento y el aire. Pero, Dios quiere vivir es en nuestro corazón. Allí es donde el Padre Celestial quiere hablarnos y darnos amor.Así que en cierta manera nosotros somos como el cuerpo de Dios. Dios quiere acariciar a los animales, oler las flores ysentir la brisa del mar a través de nuestros sentidos. Dios quiere amar a toda la creación por medio de nosotros. Aún hay algo más que podemos descubrir de Dios observando a la creación. ¿Os habéis dado cuenta que todoexiste en parejas? Hay hombres y mujeres, es decir, padres y madres, niños y niñas. Todos los animales son machos yhembras. En las flores hay también una parte masculina y femenina. Por esta razón pueden nacer los niños, los huevos y las semillas. ¿Sabéis por qué esto es así? Porque Diostambién es masculino y femenino. Dios es como un padre y una madre. Aunque llamamos a Dios, Padre Celestial, estono significa que sea sólo padre. Dios a veces, cuando es severo y nos dice que tenemos que portarnos bien, nos quiere como un padre, y otrasveces nos abraza y consuela como una madre. Dios es el padre y la madre de todos los hombres. El Padre Celestial tieneun corazón grandísimo lleno de amor por todos sus hijos e hijas. Todo lo ha creado para darnos alegría y felicidad. Dios sóloquiere nuestro bien y sufre cuando nos hacemos daño unos a otros y nos portamos mal. El Padre Celestial siempre nosama, incluso cuando nos apartamos de él. Su amor es eterno e incambiable. Dar y recibir Dios ha creado muchos seres y cosas, los hombres y las mujeres, peces, pájaros, arboles, hierba, la tierra, el sol ylos planetas. ¿Existen cada una de estas cosas aisladas, separadas sin ninguna relación entre sí? No, Dios ha creadocada ser para que se relacione con otro, para que dé algo a los demás y a cambio reciba algo del otro. Sin una relaciónde dar y recibir nada podría existir ni multiplicarse. Fijáos en la naturaleza, si no hubiera aire no podríamos respirar y nos moriríamos. Si cuidamos un manzano,regándolo y echándole abono, luego el árbol agradecido nos dará unas sabrosas manzanas. Las flores ofrecen a las abejassu dulce néctar, a cambio las abejas les llevan el polen de otras flores pegados a sus patas que fertilizan las flores para queproduzcan sus frutos y semillas. Los árboles purifican el aire absorbiendo el gas carbónico y desprendiendo oxígeno, que eslo que los hombres y animales necesitan para respirar. Las plantas se alimentan de la tierra a través de las raíces, losanimales se comen las plantas, pero cuando se mueren su cuerpo se descompone y sirve de alimento a las plantas. El agua de la lluvia, descendiendo de las montañas, forma arroyos y ríos que riegan a los árboles y plantas, y dande beber a los animales. Los ríos van a parar al mar, allí el calor del sol hace que el agua se evapore y forme las nubes, quevolverán de nuevo a la tierra para producir la lluvia. La tierra da vueltas alrededor del sol. Os imagináis que un día la tierrase negara a seguir dando vueltas y quisiera irse sola por el espacio. ¿Qué ocurriría? Pues que todo lo que hay en la tierrase moriría, porque sin el calor y la luz del sol nada puede vivir. ¿Os dais cuenta como Dios ha hecho la naturaleza? Cadacosa existe para que vivan las demás. Dios también nos ha hecho para que vivamos los unos para los otros, para que nos necesitemos mutuamente.Pues, siempre tenemos algo que dar a los demás y algo que recibir de ellos. Cuando nacemos y somos un bebé,necesitamos el cariño y cuidado de nuestros padres. Sin ellos no podríamos sobrevivir. Ya que nuestros padres nos aman yse sacrifican por nosotros, debemos obedecerlos y quererlos. Y cuando se hacen abuelos y necesitan nuestra ayuda,debemos cuidarlos con el mismo cariño que ellos nos cuidaron a nosotros. El marido y la esposa se deben querer y ayudar mutuamente, así serán felices. Si son egoístas y se peleanharán desgraciados a sus hijos. Los hermanos y hermanas no deben tampoco ser egoístas y pelearse, sino ayudarse losunos a los otros y quererse mucho, así sus padres y toda la familia será feliz. En la escuela, el profesor debe enseñar yeducar a los alumnos como si fueran sus hijos, y los estudiantes deben respetar y prestar mucha atención a losprofesores. Los compañeros de clase también no deben pegarse entre sí, ni burlarse de los que son feos o torpes, sinoayudarse unos a otros, así todos estarán contentos en la escuela. ¿Qué es mejor, que des algo a los demás o sólo querer que te den cosas a ti? Imagináos que tenéis diez amigos.Si siempre estáis pidiéndoles cosas y pegándoles, nadie querrá ser vuestro amigo y al final os quedaréis solo. Pero, si por elcontrario, siempre estáis regalándoles cosas, ayudándoles y queriéndoles, entonces todos desearán seguir siendo vuestroamigo y en vez de diez cada vez tendréis más amigos. Por ello, debemos ser generosos y desprendidos. Al finalseremos los más felices porque todos querrán ser nuestro amigo. Los que son egoístas, los que quieren todo para ellos y sepelean con los demás, al final serán los más desgraciados porque nadie los querrá y se quedaran solos. Dios al crearnos invirtió todo su ser en nosotros, pensó en darnos todo lo que tenía y hacernos felices. El corazónde Dios sólo desear dar y dar amor a sus hijos. Por esto, no deberíamos ser egoístas, sino ser semejantes a Dios,querernos y ayudarnos unos a otros. Así toda la humanidad sería como una gran familia y no habría guerras, ni niños quepasaran hambre, ni se maltrataría a los animales. Todos viviríamos felices y en armonía, y nuestro Padre Celestial sería elmás feliz de todos. ¿Por qué Dios creó el mundo? 3
  4. 4. Hace miles de millones de años aún no había hombres, ni animales, ni casas, ni árboles, ni nada, sólo un inmensovacío. ¿Podéis imaginároslo? Dios estaba completamente solo. El Padre Celestial se sentía solo, tenía necesidad de tener a alguien con quién hablar, alguien con quién compartirtodo su amor. Imagináos que tenéis todos los juguetes que os gustan, pero nadie con quién jugar. Al principio puede que oshaga ilusión, pero después poco a poco os iréis poniendo tristes y necesitaréis un amigo o un hermano con quién jugar. Lo mismo le ocurría al Padre Celestial y por ello pensó: — ¡Oh, cómo me gustaría tener a alguien con quién compartir mi corazón! Puedo tener todo lo que quiera,pero si no puedo expresar mi corazón a nadie, ¿qué sentido tiene la vida? — ¡Oh, cuánto desearía tener a un ser semejante a mí! — murmuraba para sí el Padre Celestial — Alguien conquién poder vivir por toda la eternidad. Hablar juntos, trabajar juntos, reírse juntos, bailar juntos, descansar juntos. ¡Oh, quémaravilloso sería! — Crearé a mi hijo y a mi hija — siguió pensando en voz alta el Padre Celestial — Plantaré mi amor en ellos ycrecerán llegando a ser cada vez más semejante a mí. Cuando maduren y sus corazones estén llenos de mi amor lesdaré mi bendición y formaran un hermosa familia. Haré que puedan tener niños y se conviertan en padres. Así podrán amara sus hijos como yo les amaré a ellos. Seré como un abuelo para sus hijos, a los que abrazaré y amaré a través de ellos. — Mi amor vivirá en medio de ellos y todo el universo se sentirá atraído hacia mis hijos — decía Dios cadavez más entusiasmado — Toda la creación deseará bailar y cantar con ellos y seguirles a donde quieran que vayan. Misnietos también crecerán y llegarán a ser padres. Habrá familias ideales por todas las partes y mi amor estará con ellos parasiempre. ¡Si, éste es mi sueño y mi ideal! Solamente pensar en ello me hace sentir feliz. A partir de entonces el Padre Celestial estuvo muy ocupado. Trabajó muchísimo en idear la creación, que sería unlugar maravilloso donde sus hijos pudieran vivir. — Crearé un universo grandioso — planeaba Dios — El firmamento estará lleno de estrellas que brillaran por lanoche junto con la luna. De día estará el sol que dará luz y calor. Poblaré la tierra de diferentes animales, plantas, flores yfrutos de muchas formas y colores, para que nunca se cansen de admirarlos. Habrá montañas gigantescas y valles porcuyas praderas verdes correrán ríos de agua cristalina donde irán a beber los animales. Todos los ríos irán al mar y allí seunirán en un fuerte abrazo. Debajo de las aguas del mar también habrá plantas y todo tipo de peces, grandes y pequeños. El Padre Celestial pensó en crear muchas cosas que agradaran a sus hijos. Incluso antes de crearlos, siempreque pensaba en ellos su corazón rebozaba de alegría. Dios era como un padre y una madre que preparan las mejorescosas para su bebé antes de su nacimiento. Después de haber ideado su plan, pudo finalmente empezar la obra de la creación. Era una tarea inmensa.¿Podéis imaginároslo? El Padre Celestial necesitaba que alguien le ayudara. Por eso hizo primero a los ángeles y elmundo espiritual. No, no podemos ver este lugar aún, pero es un mundo maravilloso en donde viviremos por la eternidaddespués de nuestra vida en la tierra. — Ahora haremos el mundo físico donde nacerán mis hijos — le dijo Dios a los ángeles — Allí crecerán yaprenderán a experimentar mi amor. Si, será una escuela del amor para ellos. Entonces, Dios de su energía comenzó a formar las partículas, que son las cosas más pequeñas. Al juntarseéstas se formaron los átomos. Al unirse los átomos se formaron las moléculas que constituyen todos los minerales. LuegoDios con los minerales formó todos los cuerpos celestes, las estrellas, soles y planetas que componen el universo. ElPadre Celestial eligió la tierra como el lugar donde nacerían sus hijos. Allí fue donde plantó las semillas de las plantas yanimales. El Padre Celestial trabajó sin descanso durante millones de años hasta que todo estuvo listo. Incluso para Dios,esta tarea no fue fácil. ¡El Padre Celestial invirtió toda su energía, todo su corazón y amor hasta que no le quedaba yanada que dar! ¿No creéis que el Padre Celestial debió sentirse tremendamente cansado? Sin embargo, el Padre Celestial sedecía a sí mismo — No descansaré hasta que todo esté preparado para mis hijos. Cuando por fin todo estuvo listo, Dios reunió a los ángeles y les dijo — Ahora crearé al hombre y la mujer. Loscrearé a mi imagen y semejanza, y serán mis hijos. Hasta ese momento, Dios había creado a los ángeles, que sólo eran espíritus, y a los animales y plantas, que notenían un espíritu eterno. Pero ahora crearía al hombre y la mujer, con un espíritu eterno y cuerpo físico. Con sucuerpos podrían relacionarse con el mundo físico, con sus espíritus se comunicarían con el mundo espiritual. Así que seríanlos seres más completos, los reyes del universo. Y sobre todo podrían sentir el corazón del Padre Celestial, su amor yternura, y tener una relación con Dios como la de un padre y un hijo. Entonces, una vez más, el Padre Celestial derramó todo su corazón en la creación de sus preciosos hijos. Cuandoel Padre Celestial vio a sus hijos, sintió tanta alegría y amor que, por mucho que nos lo imaginemos, nos quedaremoscortos. ¡Qué feliz estaba el Padre celestial! Se sentía tan emocionado que quería reír y llorar a la vez de alegría. Cuando pensáis en vuestros padres, sentís que os quieren mucho. Pues el Padre Celestial aún os quiere más,porque el amor que nos dan nuestros padres vienen de Dios. Nosotros también podemos darle amor para que sea feliz y nose sienta sólo. Podemos decirle — Padre Celestial, te queremos mucho y queremos hacerte feliz — Entonces sentiremoscomo nos abraza y nos rodea con su amor. El Padre Celestial siempre está esperando a que tratemos derelacionarnos con él. Todos los ángeles y toda la creación se alegraron junto con Dios en aquel día tan señalado. 4
  5. 5. Las tres bendiciones de Dios Cuando el Padre Celestial creó a Adán y Eva, era el ser más feliz del mundo. Su corazón rebozaba de alegría yfelicidad. Dios tenía puestas todas sus ilusiones y esperanzas en ellos. Toda la creación la había hecho para ellos. Adán yEva eran el primer hijo e hija de Dios. Ellos iban a ser los primeros padres de todos los hombres. ¿Cuál era el plan que Diostenía para ellos? ¿Qué era lo que Dios esperaba de ellos? La Biblia nos cuenta que el Padre Celestial les bendijo diciéndoles — ¡Creced y multiplicáos, y dominad latierra! — ¿Qué significan estas bendiciones de Dios? Vamos a verlo ahora. La primera bendición de Dios: "Creced" Como cualquier ser humano, Adán y Eva primero fueron bebés, luego niños y adolescentes, hasta llegar a serjóvenes sanos y fuertes. Pero no sólo sus cuerpos deberían crecer, también sus espíritus deberían crecer hasta llegar a serun hombre y una mujer perfectos. Dios deseaba que aprendieran muchas cosas sobre los animales y las plantas, y que conocieran todos lossecretos del universo, pero lo más importante para el Padre Celestial era que Adán y Eva comprendieran su ideal y seunieran a él de corazón en una relación de amor. Así Adán y Eva serían perfectos. También, dentro de ellos sus mentesy sus cuerpos estarían unidos. Es decir, que nunca dirían mentiras ni harían nada malo hiciera sufrir a Dios. Ellos sentiríanel corazón del Padre Celestial y por eso nunca desearían hacer sufrir a Dios. Esta era la primera bendición de Dios; que llegaran a ser un hombre y una mujer perfectos. La segunda bendición de Dios: "Multiplicáos" Cuando Adán y Eva se hubieran convertido en jóvenes maduros y perfectos, el Padre Celestial les habría llamadoy les hubiera hablado de esta manera: — Hijos míos, estoy muy feliz de que ya hayáis crecido y vuestro corazón haya madurado. Ahora quierodaros mi bendición para que seáis marido y esposa. Deseo que os améis el uno al otro con un amor puro, eterno eincambiable. Deseo que tengáis muchos hijos e hijas y que los améis como yo os amo a vosotros. Quiero vivir convosotros, con vuestra familia. Seré como el abuelo de vuestros hijos y formaremos una familia feliz. Vuestros hijoscrecerán y a su vez tendrán hijos. Tendréis tantos descendientes que llenaran toda la tierra. Siempre estaremos unidos porel amor, formando una gran familia. Juntos seremos inmensamente felices. Este día, en el que el Padre Celestial hubiera bendecido en santo matrimonio a Adán y Eva, sería el día másfeliz de toda Su existencia. No hubiera podido parar de bailar y cantar de alegría. No sólo Dios, sino que también losángeles, los pájaros y todos los animales cantarían y bailarían llenos de felicidad. La boda de Adán y Eva era la boda delpríncipe y la princesa de Dios. Después de su boda se convertirían en el rey y la reina de todo el universo. Esta era la segunda bendición de Dios. Crear una familia ideal, tener muchos hijos y nietos, llenar la tierra defamilias ideales y formar así una gran familia unida por el amor. Este era el ideal que Dios siempre había soñado. La tercera bendición de Dios: "Dominad" Dios quería que sus hijos fueran unos reyes. Por eso, creó este mundo tan maravilloso para nosotros, parahacernos feliz. ¿Verdad que somos felices cuando respiramos el aire puro de las montañas, cuando nos bañamos en elmar, o cuando oímos a los pajaritos cantar? Nosotros debemos cuidar y amar a todas las criaturas de la naturaleza. Losanimales y las plantas quieren recibir el amor de Dios a través de nosotros y devolvernos belleza y servicio. Dios es el inventor más inteligente del universo y el artista más grande. Así que el Padre Celestial desea quenosotros estudiemos mucho, conozcamos todos los secretos de la naturaleza e inventemos y construyamos muchas cosas,aviones, cohetes, coches, casas, pero siempre sin destruir la naturaleza. Esta era la tercera bendición de Dios; que dominemos la creación con amor y que construyamos muchascosas para la felicidad de todos. Este era el ideal de la creación del Padre Celestial. Si Adán y Eva hubieran realizadoestas tres bendiciones de Dios, viviríamos en un paraíso terrenal, el Reino de los Cielos en la tierra, y después de la vidaaquí en la tierra iríamos a vivir con Dios eternamente en el Reino de los Cielos en el mundo espiritual. ¿Cómo crecemos? ¿Cómo Dios creó todas las cosas? ¿Tenía una varita mágica y dijo — ¡que haya sol y planetas! — y ¡plas!aparecieron de repente — ¡que haya árboles! — y ¡plos! todo estaba lleno de árboles? No, no fue como por arte de magia. Dios no creó a los seres ya maduros o perfectos. Dios creó la semilla de todas las cosas. Luego estas semillascrecieron y se desarrollaron hasta formar seres maduros. Por ejemplo: Si plantáis una semilla, al cabo de varias semanasaparece un tallo con pequeñas hojas verdes que crecerá hasta convertirse en una planta. Luego, en la primavera echaráflores y frutos. En otoño los frutos estarán ya maduros y podremos saborearlos. Nosotros también venimos de una semilla pequeñita que está plantada en el vientre de nuestra madre. Cuandonacemos somos un bebé pequeño, luego un niño. Crecemos mucho y nos convertimos en jóvenes. Y luego llegamos a ser 5
  6. 6. personas adultas y maduras. Hay tres etapas de crecimiento; la etapa de formación o la niñez, la etapa de crecimiento ola juventud, y la etapa de perfección o la madurez. Pero hay una diferencia entre nuestro crecimiento y el de las plantas y animales. Las plantas y los animalescrecen guiados por sus instintos de una manera natural, sin hacer grandes esfuerzos. Sólo tenemos que regar las plantasde nuestro jardín para que echen muchas flores y dar de comer a los gatitos para que crezcan y se pongan muy grandes.¿Tienen los gatos que aprender a leer y escribir, e ir a la escuela? No, se pasan todo el día jugando y tumbados tomando elsol. Sin embargo, a nosotros Dios nos ha dado la responsabilidad de desarrollar nuestro carácter y espíritu. Poresto, tenemos que estudiar y aprender muchas cosas. Cuando estamos creciendo no sabemos aún distinguir con certeza lobueno de lo malo. Por ello, Dios le dijo a Adán y Eva, cuando aún eran inmaduros, que no deberían comer del frutoprohibido. La responsabilidad de ellos era tener confianza y obedecer este mandamiento de Dios. Pero ellos noobedecieron y comieron del fruto causando así su propia desgracia y la de todos sus descendientes. Por eso, tenemos queobedecer y tener confianza en el Padre Celestial y en nuestros padres, y seguir sus consejos haciendo sólo cosas buenasy evitando las malas. ¿Por qué Dios nos ha dado esta responsabilidad? Su deseo es que comprendamos su ideal y que lleguemos ala perfección por nuestro propio esfuerzo. El Padre Celestial quiere estar orgulloso de nosotros y desea que lleguemos a serincluso mejor que él. Dios nos ha hecho diferentes de las plantas y animales porque somos sus hijos, los reyes de la creación. Esta esotra razón por la que tenemos la responsabilidad de estudiar, de aprender muchas cosas, de ser muy buenos y amar aDios, para así llegar a ser unos reyes buenos y amantes que sepan cuidar de las plantas, animales y todas las cosas de lacreación. El deseo más grande de Dios es que lleguemos a la perfección y libremente le amemos y nos unamos a élde corazón. Una vez que hayamos llegado a la perfección podremos hacer todo lo que queramos. Nunca haremos algomalo porque, sin que nadie nos lo diga, sabremos por nosotros mismos que las cosas malas hacen sufrir a Dios, a losdemás y nos hacen un daño a nosotros mismos. La perfección es vivir completamente feliz, queriendo a Dios, anuestros padres, a nuestro marido y esposa, a nuestros niños y a toda la gente del mundo con un amor verdadero.El reino de la perfección es el reino de la felicidad y el amor verdadero. El mundo espiritual El Padre Celestial nos creó con un espíritu y un cuerpo. Con nuestros ojos podemos ver el azul del cielo, connuestra nariz podemos oler el perfume de las flores, con nuestros oídos escuchar el canto de los pájaros, con nuestra bocasaborear una deliciosa fruta y con nuestras manos acariciar la suave piel de un gato. Este hermoso mundo físico que nosrodea nos es muy conocido y familiar. Pero aquí no podemos vivir para siempre. Nuestro cuerpo físico envejece como el de los abuelos y algún día tieneque morirse. ¿Qué le ocurre, entonces, a nuestro espíritu? Nuestro espíritu es eterno, y, después de que nuestro cuerpose muere, va a vivir al mundo espiritual. El Padre Celestial, ya desde antes de la creación de este universo físico, habíacreado a los ángeles y un maravilloso mundo espiritual para nosotros. Lo que pasa es que no podemos verlo con los ojos denuestro cuerpo físico. No podemos ver tampoco nuestro alma o espíritu, pero esto no quiere decir que no exista. De hecho en nuestroespíritu están las cosas más valiosas que poseemos, nuestro corazón y amor, nuestros sentimientos y deseos, nuestrainteligencia. Pero nuestro espíritu existe realmente y también tiene un cuerpo espiritual eterno, que no envejece ni muere. El mundo espiritual no se puede ver con los ojos del cuerpo físico, pero si podremos verlos con los ojos denuestro cuerpo espiritual. El mundo espiritual es muchísimo más bello y hermoso que este mundo físico. Allí vivenlos ángeles. Allí, en vez de respirar aire, respiraremos el amor de Dios. Allí la naturaleza es maravillosa e inmensa, y connuestro cuerpo espiritual podremos volar y viajar, incluso a la velocidad del pensamiento. Fijáos bien, nuestra vida tiene tres etapas. Durante nueve meses vivimos dentro del vientre de mamá. Allínuestro cuerpo se va formando poco a poco. Aunque es un lugar oscuro y pequeño, estamos protegidos y alimentado pornuestra madre. Al nacer pasamos del vientre a un mundo más grande. Cuando nacemos tenemos un cuerpo muy pequeño,pero ya podemos respirar, comer y desenvolvernos en este nuevo mundo. Esta es la segunda etapa de nuestra vida quedura 80 o 90 años. Durante la vida aquí en la tierra, el cuerpo y el espíritu crecen al mismo tiempo. El cuerpo es como elárbol y el espíritu como el fruto. El Padre Celestial creó este mundo como una escuela del amor. Primero, recibimos elamor de nuestros padres y hermanos y hermanas, así vamos aprendiendo a recibir y dar amor. Luego, nos casamos ytenemos niños, entonces nuestra capacidad de dar amor aumenta. Así nuestro espíritu va madurando al mismo tiempo queaprendemos a amar a los demás y experimentamos cada vez más el amor del Padre Celestial. Al final nos hacemos abuelos y un día abandonamos este mundo para ir a vivir con el Padre Celestial en el mundoespiritual, nuestro hogar eterno, un mundo más grande y maravilloso que este. Así pues, la muerte no es algo triste sinocomo un nuevo nacimiento o como viajar a otro país o planeta. Allí viviremos con nuestros padres y familiares quehayan partido antes que nosotros. Esta es la tercera etapa en nuestra vida en la que, sobre todo si somos buenos,viviremos con nuestro Padre Celestial y nuestra familia por la eternidad. ¿Cómo nuestro espíritu puede crecer hasta ser maduro o perfecto, mientras vivimos aquí en la tierra? Porejemplo, para que nuestro cuerpo crezca sano y fuerte, necesitamos el calor y la luz de sol, aire puro y comida sana. ¿Quépasaría si no comiéramos lo necesario? Al cabo de un tiempo nos pondríamos enfermos ¿Y si nunca nos diera el sol ni 6
  7. 7. respirásemos aire puro? Nos ocurriría lo mismo. Dios es como el sol del mundo espiritual, la fuente de amor, sabiduría y vida. Por esto, nuestro espíritu, paracrecer, necesita recibir el amor de Dios, aprender los ideales de Dios y vivir en un ambiente de armonía. Son nuestrospadres los que deben darnos el amor de Dios y enseñarnos las palabras de Dios. Esto es como el calor, la luz y el airepara el espíritu, pero también éste necesita una especie de alimentos o vitaminas. El alimento para nuestro espíritu sonlas buenas obras. Dios y nuestros padres nos enseñan lo que está bien y lo que está mal. Cuando hacemos cosas buenasnos sentimos felices y cuantas más cosas buenas hagamos más alimentamos a nuestro espíritu y más bello yhermoso se volverá. Sin embargo, la gente que hace cosas malas envenena su espíritu, que se vuelve negro y feo. Por esto, el Padre Celestial quiere que aprendamos a dar y recibir amor, queriendo a nuestros padres yhermanos, y haciendo muchas cosas buenas por los demás, para que así podamos vivir felices aquí, y luego nos prepararáun lugar maravilloso en el mundo espiritual. Sin embargo. la gente que es mala y egoísta, que siempre se están peleandoy haciendo daño a los demás, destruyen sus espíritus y después de morir van a un sitio oscuro y horrible en el mundoespiritual. La caída de Adán y Eva Cuando el Padre Celestial comenzó a crear este mundo, ya había hecho antes el mundo espiritual y a los ángeles.Igual que Dios puso muchos animales y plantas en el mundo físico para la alegría del hombre, en el mundo espiritualpuso a los ángeles para cuidar y servir a los hombres. Así que desde antes de la creación del mundo había muchos ángeles. Ellos ayudaron a Dios en la creación yvieron como Dios creó todas las cosas. Por esto conocían muchos secretos de la naturaleza. Especialmente Lucifer, queera el jefe de todos los ángeles. Era muy inteligente y hermoso. Era el ángel que Dios más amaba. Por fin llegó el gran día, el día en el que nacieron Adán y Eva, el hijo y la hija del Padre Celestial, los reyes de lacreación. Dios había trabajado muchísimo, había invertido todo su corazón preparándolo todo para sus hijos. De toda latierra Dios había escogido un lugar precioso para que sus hijos nacieran, el Jardín del Edén, por donde pasaban cuatro ríosy estaba lleno de árboles frutales, plantas y animales de todas clases. ¡En aquel día, Oh, el Padre Celestial se sentía inmensamente feliz! ¡Si, lloraba de felicidad! Fue la cosa másgrande que Dios jamás había experimentado. Toda la creación y los ángeles se alegraron con él. Fue un día inolvidable. Los ángeles cuidaron de Adán y Eva cuando eran pequeños. Dios amaba y confiaba tanto en Lucifer que leencargó que cuidara y educara a Adán y Eva. Su misión era la de ser como su profesor y enseñarles todos los secretos dela creación. Adán y Eva a medida que crecían eran cada vez más hermosos y Dios los amaba cada vez más. Adán siempreandaba corriendo detrás de los animales que se encontraba y a todos les iba poniendo un nombre. Eva disfrutabaadmirando las flores y plantas que crecían en el Jardín del Edén. Pero, entonces, ocurrió algo... Un sentimiento diferente comenzó a crecer en el corazón de Lucifer. Un sentimiento extraño y frío. Sentíacomo si ya no era tan importante como antes. — A Dios lo único que le preocupa ahora es Adán y Eva — pensaba Lucifer — Cuando ellos crezcan serán másimportantes que yo y Dios los pondrá a cargo de toda la creación. Lucifer sentía como si Dios le quería menos que antes. Se sentía abandonado e inútil. Comenzó a pensar —¿Y yo qué? He estado trabajando para Dios todo este tiempo. Adán y Eva no han hecho nada. Ellos no saben nada acercade la creación. ¡Son tan ignorantes! ¿Por qué Dios los ama más? De hecho, estaba muy celoso de que Adán y Eva fueran más amado por Dios. Sin embargo, Dios seguíaamando a Lucifer tanto como antes, pero era natural que amara más a sus hijos. Lucifer debería haber compartido la mismaalegría que Dios sentía al amar a sus hijos y haber cumplido fielmente su misión de cuidar y servir a Adán y Eva. En elfuturo podría haber recibido un amor muy grande de Dios a través de Adán y Eva, que hubiera compensado con creces lafalta de amor que sentía ahora haciéndole completamente feliz. Pero Lucifer no pudo ver esto. Estaba siempre pensando — ¿Cómo puedo tener el dominio sobre Adán y Evay sus descendientes? ¿Cómo puedo ser el rey de la creación? Cada vez estaba más enfadado y centrado en sí mismo. No se preocupaba de lo que le ocurriera a Adán y Eva,no se preocupaba de Dios, ni de sus ángeles, ni de la creación. Lo único que se preocupaba era de como podría seguirsiendo el número uno, el más amado por Dios. Lucifer sabía que Adán y Eva muy pronto serían maduros y perfectos, y Dios les bendeciría en matrimonio,llegando a ser marido y esposa. Entonces, se convertirían en el rey y la reina de la creación y sería muy difícil dominarlos.Por esto pensó — Debo aprovecharme ahora que todavía son jóvenes inmaduros, antes de que lleguen a la perfección yDios les dé la bendición. El Padre Celestial estaba muy preocupado por esta situación. Lo que más le preocupaban eran sus hijos. Elloseran adolescentes, puros e inocentes, aún no sabían discernir entre lo bueno y lo malo con claridad, porque todavía eraninmaduros. También estaba preocupado por Lucifer. Dios conocía sus sentimientos e intenciones y temía que pudieseengañar a Adán y Eva. La Biblia dice que Dios les prohibió comer del fruto del árbol de la Ciencia del Bien y del Mal. En realidad nohabía el Jardín del Edén ningún árbol o fruto con ese nombre. El fruto prohibido era un símbolo del amor. Comer del frutosignificaba tener relaciones de amor prematuras o antes de tiempo. Podemos imaginarnos así lo que ocurrió. Un día Dios llamó a Adán y Eva, y les habló muy seriamente: 7
  8. 8. — Hijos míos, sabéis que os quiero mucho y deseo siempre vuestro bien y felicidad. Aún sois jóvenes y debéiscrecer y madurar. Podéis hacer todo lo que queráis, pero hay algo de lo que tengo que preveniros. Hasta que llegue eltiempo en que ya seáis maduros y recibáis mi bendición, debéis guardar la pureza y la inocencia de vuestro amor comoel tesoro más valioso y apreciado. Si os comportáis como marido y esposa antes de recibir mi bendición perderéis elamor verdadero y moriréis espiritualmente. Especialmente, a ti Eva debo prevenirte de que no hagas caso a Lucifer si tratade decirte lo contrario y por ninguna razón debes dejar que te coja de la mano, te acaricie o te bese. Adán y Eva, viendo la seriedad con Dios les habló, se estremecieron y en ese momento no se les pasó por lacabeza desobedecer a Dios, aunque, por ser tan jóvenes e inocentes, no entendían bien el mandamiento. Mientras tanto, Lucifer, que seguía enseñando a Adán y Eva muchos secretos sobre la naturaleza, empezó aquerer estar más tiempo a solas con Eva. Le decía a Eva — Deja que tu hermano se vaya por ahí persiguiendo a losanimales. Tú quédate conmigo pues quiero contarte más cosas muy interesantes. Lucifer se sentía muy atraído hacia Eva porque ella era muy hermosa. Eva también se sintió atraída por Luciferporque parecía muy sabio e inteligente. Un día Lucifer le dijo a Eva — ¿Te ha dicho Dios que no debes dejar que nadie teacaricie y que te bese? ¿Si? ¡Eso es que Dios no quiere que disfrutes del amor y seas feliz! Pero Eva acordándose del mandamiento de Dios lo rechazaba diciéndole que si Dios lo había prohibido sería poralgo y que había que ser obedientes. Sin embargo, después de pasar muchos días junto con Lucifer, al final, Eva se sintióconfundida, sin saber si debía obedecer el mandamiento de Dios o no. Entonces, cometió una terrible equivocación.Se dejó seducir y engañar por Lucifer y ambos se comportaron como marido y esposa. Después Eva se sintió culpable por lo que había hecho y se dio cuenta que Adán era quién debería ser su marido,y no Lucifer. Vio que Adán era aún inocente y puro, y buscó su consuelo. Y luego convenció a Adán para que se comportaracomo su marido. Pero esto también era contra el mandamiento de Dios. El Padre Celestial les había dicho que debíanesperar hasta que, una vez maduros, se casaran con el permiso de Dios.Eva logró seducir y engañar a Adán y se unieron como marido y esposa sin el permiso ni la bendición de Dios. ¡No sabéis lo terrible que fue esto! ¡Qué desgraciados y miserables se sentían después de perder el amor deDios! Se sentían temerosos y culpables, sus espíritus se oscurecieron al perder el amor de Dios y derramaron muchaslágrimas de desconsuelo y desesperanza. ¿Sabéis qué pasó con Dios? ¡El Padre Celestial sintió la pena más grande que jamás halláis podido imaginar!¡Con cuánta ilusión había preparado todas las cosas para sus hijos! ¡Con cuánto anhelo había estado esperando el día delas bodas de sus hijos! Ellos se habrían convertido en los Verdaderos Padres de la humanidad, teniendo en suscorazones el amor verdadero, puro y desinteresado de Dios. Este amor verdadero es el que hubieran transmitido a sus hijosy descendientes, realizándose así el mundo ideal de Dios. Sin embargo, todo este ideal se perdió. Al ser engañados por Lucifer y casarse sin la bendición de Dios, seconvirtieron en unos padres falsos, con un amor egoísta, desobedientes y llenos de miedo, envidias, celos y odios. Esto eslo que multiplicaron realizando así un mundo de odios y guerras. Al perder a sus queridos hijos el corazón del Padre Celestial se hizo pedazos. Dios no pudo parar de llorar.Todas sus ilusiones e ideales se vinieron abajo. Los ángeles, animales, plantas y toda la creación lloró con Dios por estapérdida. El sufrimiento de Dios fue tan profundo que nadie pudo consolarle. Sin embargo, el Padre Celestial no perdió la esperanza. A partir de entonces, debido a que Dios tiene un amorincondicional y eterno, su único pensamiento era como acabar con el sufrimiento de sus hijos y recuperarlos de nuevo. Diosse determinó absolutamente a salvarles. Así durante toda la historia el Padre Celestial ha estado trabajando sindescanso, buscando a esos Verdaderos Padres que pudieran vencer a Satán y llevar a todos los hombres hacia él. ¡Quéfeliz será nuestro Padre Celestial cuando se consiga esto! Caín y Abel El mundo se había convertido en un lugar oscuro y gris desde que Adán y Eva se habían apartado de Dios.Cuando Adán y Eva vivían con Dios todo les parecía maravilloso, el sol brillaba más intensamente y los pájaros cantabancon más alegría. Sin embargo, ahora sus vidas eran como una pesadilla, sentían miedo y soledad, y se echaban las culpasel uno al otro de su infelicidad. El Padre Celestial no podía amarles ni vivir con ellos. Dios sentía mucha pena por sus hijos e ideó un plan parasalvarles lo más pronto posible. Su plan era claro. De entre sus descendientes nacería el Mesías, un nuevo Adán, quelograría vencer a Satán y junto con su esposa, una nueva Eva, se convertirían en los Verdaderos Padres de todos loshombres. Pero antes de que pudiera ocurrir esto, la familia de Adán y Eva tenían que apartarse de Satán y prepararse pararecibir al Mesías. El corazón de Adán y Eva era una mezcla de buenos y malos sentimientos. Por ello, Dios les iba adar dos hijos, Caín y Abel. El mayor, Caín, sería el que representaría el lado malo y el menor, Abel, el lado bueno. El plande Dios era que Abel conquistara con amor el corazón de Caín y ambos se amaran mucho y juntos volvieran a Dios.Entonces, podrían también llevar a Dios a sus padres, Adán y Eva. Así que el Padre Celestial estaba esperandoansiosamente el día en el que pudiera recuperar a sus hijos. De acuerdo al plan de Dios, Adán y Eva pusieron a su primer hijo el nombre de Caín y al segundo el nombre deAbel. Pasó el tiempo y ambos crecieron. También tuvieron más hermanos y hermanas. Caín se hizo agricultor, empezó atrabajar la tierra y sembrarla. Abel, en cambio, se hizo pastor y cuidaba las ovejas y cabras. Debido a que Adán y Eva se habían apartado de Dios no pudieron enseñar a sus hijos a ser buenos y darles elamor de Dios. Especialmente, Caín tenía un carácter odioso, siempre maltrataba a sus a sus hermanos sin ninguna razón. 8
  9. 9. Todos le temían porque les pegaba. Sin embargo, Abel era totalmente diferente, ayudaba y cuidaba de sus hermanos.Todos le querían. Pronto se convirtió en el favorito de la familia. Caín, al ser el mayor, quería que sus hermanos le obedecieran, pero ellos escuchaban más a Abel que a él. Caínse sentía muy celoso de Abel. Caín trabajaba duramente arando y sembrando la tierra, pero como no lo hacía con buencorazón, sus cosechas no eran buenas. Abel cuidaba su rebaño y cada primavera nacían muchos nuevos corderillos.Parecía que todo le salía bien. Esto aumentó la envidia de Caín. Llegó el tiempo en el que Caín y Abel tenían que demostrar su fe y amor al Padre Celestial. Dios les pidió que lehicieran una ofrenda. Caín debería ofrecerle frutos del campo, y Abel un cordero de su rebaño. Caín, que tenía un corazón resentido en contra de su hermano, cuando preparó la ofrenda no escogió los mejoresfrutos, ni puso todo su corazón y fe al ofrecerlos a Dios. Por esta razón, se levantó un viento muy fuerte que tiró su ofrendadel altar de piedra que había preparado. El Padre Celestial no pudo aceptar su ofrenda. Abel escogió el cordero más hermoso y puro de su rebaño para la ofrenda, puesto que pensaba que todo lo quetenía se lo había dado Dios. Preparó el altar y la ofrenda con todo su corazón y con sumo cuidado para agradar y consolaral Padre Celestial. Cuando Dios vio la actitud de Abel, Su corazón se llenó de alegría. ¡Por fin tenía a alguien en quiénconfiar! Abel sintió esta alegría que venía de Dios y, viendo que el humo blanco del sacrificio ascendía derecho hacia elcielo, sintió que su ofrenda había sido aceptada por Dios. Caín se puso furioso y más celoso que nunca de su hermano. No podía ni siquiera mirarle a la cara. Pensaba— ¿Por qué Dios ha aceptado la ofrenda de Abel y no la mía? Cuando Dios lo vio así le preguntó — ¿Por qué estás enfadado? El mal te acecha como fiera que te codicia, perosi obras bien, podrás vencerle Dios quería que Caín superara sus celos, que no actuara como Satán, que reconociera que su hermano era másbueno y tratara de aprender de él. Por otro lado, Dios esperaba que Abel consolara a Caín, que le amara y le ayudara asuperar sus celos. El deseo de Dios era que Abel se ganara el corazón de Caín con amor verdadero y amboshermanos se unieran y juntos volvieran a Dios. Sin embargo, Abel, que se sentía muy contento, se despreocupó de suhermano y no le ayudó. Caín, que era muy orgulloso, no pudo arrepentirse ni superar sus celos. Al final odiaba a Abelcon todo su corazón. Un día siguió a Abel y cuando estaban en un lugar apartado del campo, cogió una quijada y golpeó a suhermano hasta matarle. Al ver a Abel sin vida en el suelo, corrió desesperado por el campo. Cuando Dios lo vio, le preguntó —¿Dónde está tu hermano? — ¡No lo sé! — contestó Caín — ¿Soy acaso el guardián de mi hermano? — Caín, ¿qué has hecho? — exclamó Dios — Veo que la sangre de tu hermano tiñe la tierra. Te maldigo a vagarpor la tierra y a ser perseguido por los hombres. ¿Cómo podría ya vivir tranquilo con el remordimiento de lo que había hecho? El Padre Celestial lloró mucho lamuerte de Abel, pues todas sus esperanzas de salvar a toda la familia de Adán y Eva se perdieron. Adán, Eva y sushermanos lloraron desconsoladamente por la muerte de Abel. El único que sonreía era Satán, porque había hecho fracasarel plan de Dios, incitando a Caín a matar a Abel. Ahora, a través de Caín dominaría a todo el mundo. ¿Pensáis que el Padre Celestial se dio por vencido? ¡No, eso nunca! Siguió luchando por encontrar a alguien enquién poner sus esperanzas. Los descendientes de Caín se volvieron cada vez más malos y violentos. Sin embargo, Dioseligió a Set, que era tranquilo y bondadoso como Abel, para escoger de entre sus descendientes a un hombre bueno yjusto. Este era Noé. ¿Qué lecciones podemos aprender de esta historia? En primer lugar, nunca debemos guardar celos ni enfado en nuestro corazón. Cuando vemos a otros que sonmás buenos o mejores que nosotros, debemos ser humildes y aprender de ellos, no sentirnos envidiosos. Esta fue la actitudde Caín y eso le hizo desgraciado. Nuestro corazón es como una maceta. Si sembramos semillas malas, nacerán ortigas yespinos. Si pones semillas buenas, saldrán flores preciosas. Los celos nos hace tener un carácter malo. En cambio, lahumildad, el pedir perdón y la obediencia hace que seamos bellos por dentro. En segundo lugar, cuando somos los mejores de clase o los más inteligentes, no debemos burlarnos de losdemás y reírnos de ellos porque son más torpes. Sino, más bien, tratar de ayudarles a ser mejores, como lo que deberíahaber hecho Abel con su hermano Caín. En tercer lugar, debemos tener la misma fe y confianza en Dios que tenía Abel. Cuando somos niños o jóvenesdebemos confiar también en nuestros padres y contarle todos nuestros problemas, pues ellos sólo quieren vuestra felicidady son quienes mejor pueden guiarnos al Padre Celestial. La familia de Noé Transcurrieron muchos años y los descendientes de Adán y Eva se hicieron cada vez más numerosos. De entreellos, los del linaje de Caín eran los más violentos, se mataban unos a otros y lograron dominar a todos los demás por lafuerza. La corrupción y maldad reinaba por todas partes. Dios cuando miraba la tierra sentía una pena infinita. El Padre Celestial deseaba mandar al Mesías para quesalvara al mundo, pero en aquellas circunstancias tan malas no le harían caso y lo matarían. Así que Dios se decidió aacabar con aquella sociedad perversa mandando un diluvio. Dios vio que Noé, un descendiente de Set, que vivía con su esposa y sus tres hijos, Sem, Cam y Jafet, era elhombre más bueno y honrado de aquel tiempo, Un día, al salir de su casa, escuchó la voz de Dios que le decía: — ¡Noé, Noé! Los hombres se han vuelto demasiado malos y he decidido destruirlos junto con este mundo malo 9
  10. 10. que han creado. Haré venir un diluvio y todos se ahogaran, pero te he elegido a ti para que construyas un arca en lo alto dela montaña, así que tu y tu familia y una pareja de cada especie animal se salve — Noé se quedó atónito, pero creyótotalmente en lo que Dios le decía. El plan de Dios era que, salvando a Noé y su familia, ellos pudieran empezar un nuevo mundo, un nuevolinaje bueno del cual nacería el futuro Mesías. Noé hizo exactamente lo que Dios le había mandado hacer. Junto con sufamilia, después de muchos años de duro trabajo y sacrificios, lograron construir el arca. ¿Pensáis que fue fácil para Noé concluir su tarea? No, de ninguna manera. Cuando le contó a su esposa lo queDios le había dicho, ella no se lo creyó. Pensó que su marido había perdido la cabeza. Así que Noé tuvo que empezar aconstruir el arca totalmente solo. Todas las mañanas, después de oír las quejas y reproches de su propia familia, partía solohacia la montaña para construir el arca. Su único consuelo era mirar el cielo azul y sentir en su corazón el amor del PadreCelestial. Al cabo de un tiempo, su esposa y sus hijos, viendo la fe tan grande que Noé tenía en Dios, se decidieronayudarle a construir el arca. Noé también anunció a toda la gente que Dios iba a mandar un diluvio. Les decía que teníanque arrepentirse y que la salvación estaba en el arca. Pero sus vecinos y la gente de su ciudad se reían y burlaban deNoé y su familia. Todo el mundo los señalaban con el dedo gritándoles —¡Ahí van esos locos! — Incluso los niños lestiraban piedras. Adán y Eva no tuvieron fe en Dios y le desobedecieron. Por esto, Dios tenía que encontrar a un hombre quetuviera una fe muy grande a pesar de cualquier dificultad. El Padre Celestial estaba muy feliz porque Noé demostró alconstruir el arca una fe incambiable a pesar de ser perseguido por todo el mundo. Después de terminar el arca, Noé y su familia, la llenaron de alimentos y provisiones para ellos y los animales. Porfin, Noé y su esposa, sus tres hijos junto con sus esposas entraron y cerraron las puertas. Entonces, el cielo se oscureció yempezó a llover. Siguió lloviendo por cuarenta días y cuarenta noches. Toda la tierra quedó inundada y en medio deaquella gran mole de agua sólo flotaba el arca de Noé. Su fe y amor a Dios había salvado a su familia. Ellos se sentíanentonces muy agradecidos y unidos con Noé. Pasaron muchos días hasta que las aguas fueron asentándose. Noé primero soltó un cuervo, que revoloteóalrededor del arca. Luego, mandó un paloma, que volvió al arca al no encontrar tierra firme. Mandó una segunda palomaque volvió con una rama de olivo. Una tercera ya no regresó, lo cual significaba que las aguas ya había retrocedido ypodían salir del arca. Noé abrió la ventana y vio tierra firme. Noé salió del arca con toda su familia y los animales. Dieron gracias a Dios ofreciéndole un sacrificio. Entonces,Dios les bendijo diciéndoles — Creced, multiplicáos y cuidad de los animales de la tierra, los pájaros del cielo y lospeces del mar. Os doy este nuevo mundo para vosotros — ¡Qué feliz se debería sentir el Padre Celestial en aquelmomento! El sol volvía a brillar en el cielo, la lluvia lo había purificado todo y un arco iris de colores muy brillante aparecióen el cielo como señal de la promesa de Dios de que no mandaría de nuevo otro diluvio. La tierra podía ser de nuevo unJardín del Edén. El deseo de Dios era que los tres hijos de Noé, junto con sus esposas se unieran de corazón a Noé y heredaran lafe tan grande que tenía Noé en el Padre Celestial. Así toda la familia estaría unida a Dios y separada de Satán. Pero,desgraciadamente, Satán trató de infiltrarse dentro del corazón de sus hijos y así sembrar una semilla de discordia. Alfinal consiguió entrar en el corazón de Cam, el segundo hijo de Noé, echando a perder todas las esperanzas que Dios teníapuestas en la familia de Noé. Noé, después de bajar del arca, trabajó duramente para plantar una viña. Cuando vino el tiempo de la cosechaestaba tan contento que bebió mucho zumo de uva hasta que se emborrachó. Así que sin saber lo que hacía se quedódormido desnudo en su tienda. Cam pasó por allí y vio a su padre durmiendo desnudo. Se avergonzó de su padre y mostróuna actitud de crítica y reproche por lo que había hecho. No sólo eso, sino que llamó a sus hermanos e hizo que ellos seavergonzaran y criticaran también a su padre. Trajeron una manta y lo taparon caminando de espaldas para no verle. Cuando Noé se despertó y se enteró de lo sucedido, maldijo a Cam y le dijo que sus descendientes seríanesclavos de los de sus hermanos. El Padre Celestial estaba muy triste por lo que había hecho Cam. Satán habíadespertado en su corazón malos sentimientos en contra de su padre Noé; vergüenza, crítica y censura. Si Cam hubierarecordado que toda la familia pudo salvarse gracias al sacrificio y la fe tan grande de Noé al construir el arca, hubiera tenidoun corazón lleno de agradecimiento y amor por Noé. Así no le hubiera dado importancia al hecho de que se acostaradesnudo aquel día en la tienda. Lo hubiera tapado sin decírselo a nadie. Pero Cam no actuó así, sino que incluso puso atodos sus hermanos en contra de su padre. El Padre Celestial se afligió mucho, la semilla del mal y la discordia había entrado en aquella familia quehabía salvado del diluvio. Estaba tan afligido como cuando Caín mató a Abel. Todas las esperanzas que tenía puesta en lafamilia de Noé se vinieron abajo. Sabía que tendría que esperar mucho tiempo hasta que pudiera encontrar otra familia quepudiera ser la semilla buena de la cual pudiera nacer el Mesías. La lección que podemos aprender de esta historia, es que siempre debemos unirnos de corazón con nuestrospadres, aunque ellos cometan errores, debemos estar agradecido por sus sacrificios y esfuerzos en cumplir la voluntad deDios. Debemos heredar la fe tan grande que ellos tienen en el Padre Celestial, así que toda nuestra familia esté unida decorazón en el amor de Dios. Así también debemos respetar y seguir a todos hombres de gran fe y dedicación a Dios,unirnos a ellos, heredar su fe y seguir su trabajo para Dios. La familia de Abraham 10
  11. 11. Pasaron muchos años hasta que el Padre Celestial pudo encontrar a otro hombre bueno. Este era Abraham,descendiente de Sem. Abraham vivía en Harán, en casa de su padre Teraj. Un día Dios se le apareció y le dijo: — Sal de la casa de tu padre y vete al país que te indicaré. Bendeciré a tu familia y descendientes, que seconvertirán en una gran nación — Abraham tuvo una confianza muy grande en Dios y partió con su esposa Sara y susobrino Lot, juntos con sus siervos y rebaños, hacia Canaán, la tierra prometida. Cuando Abraham llegó a Canaán, se encontró con una tierra maravillosa, con buenos pastos y muy fértil. Dios lehabló de nuevo una noche: — Mira las estrellas del cielo y cuéntalas si puedes. Así será tu descendencia. Te he traído a esta tierra paradártela en propiedad, para ti y para tus hijos. Abraham le preguntó — Señor, ¿qué he de hacer para tenerla? — Entonces, Dios le dijo que le ofreciera elsacrificio de una vaquilla, un carnero y una paloma. Debería cortar los animales en dos y quemarlos en un altar. El deseo de Dios era que Abraham se convirtiera en el padre de la fe, en un nuevo Noé, por eso esperaba quepusiera todo su corazón y amor en el sacrificio. Por otro lado, Satán estaba observando expectante las acciones deAbraham, para ver si encontraba un fallo por el cual acusarle ante Dios. Abraham preparó el altar y la leña para el fuego, escogió los animales y los sacrificó, cortó en dos a los másgrandes, pero se le olvidó cortar a la paloma. Los ofreció en sacrificio, pero se olvidó también de orar antes para queDios aceptara su ofrenda. No preparó la ofrenda con sumo cuidado y amor. Por esta razón, unas aves de rapiña, quesimbolizaban a Satán, se abalanzaron sobre los cuerpos. Abraham tuvo que espantarlas. Cuando atardecía, Abrahamestaba tan cansado que cayó en un profundo sueño. El Padre Celestial estaba muy triste por la mala actitud de Abraham. Dios no pudo aceptar su ofrenda debido aque Abraham no demostró suficiente fe al hacer el sacrificio, algo tan sencillo y fácil si lo comparamos con lo que tuvo quehacer Noé. Abraham se despertó presa de un gran terror y escuchó la voz de Dios que le amonestaba diciéndole — Haz desaber que tus descendientes serán esclavos y vivirán oprimidos durante 400 años en una tierra extraña. Abraham se sintió muy apenado y arrepentido por su mala actitud y falta de fe hacia Dios, tanto que lloró muchopidiéndole perdón. El Padre Celestial, conmovido, pensó en darle otra oportunidad de demostrar su fe y amor. Abraham y Sara eran ya muy mayores y aún no tenía un hijo propio. Un día, unos ángeles se aparecieron y lesdijeron que iban a tener pronto un hijo. Este anuncio se hizo realidad y, por fin, tuvieron a su único hijo Isaac. ¿Podéisimaginaros lo felices que estaban? Cuando nació organizaron una gran fiesta para celebrarlo. Para ellos, su hijo Isaac, erala cosa más preciosa y querida del mundo, más incluso que sus propias vidas. Pasó el tiempo. Isaac ya era un joven muy bueno y obediente que siempre ayudaba a sus padres. Entonces, elPadre Celestial quiso probar de nuevo la fe de Abraham. Un día le habló de esta manera: — Abraham, ve con tu querido hijo al monte Moria y allí ofrécemelo en sacrificio. — Así lo haré, mi Señor — respondió Abraham sobrecogido. Su corazón quedó paralizado y la angustia inundó su cuerpo. — ¿Sacrificar a mi amado hijo, el único que tengo? — pensaba con angustia — Dios me había prometido que misdescendientes formarían un gran pueblo ¿cómo es posible que ahora me pida que sacrifique a mi único hijo? Una tormenta de sentimientos pasaron por su mente — ¡Cuánto más fácil sería ofrecer mi vida en lugar de la demi hijo! — Sin embargo, recordando que en su primera ofrenda hizo sufrir mucho a Dios, se determinó esta vez aobedecer a Dios. Esa noche habló con su querida esposa Sara. Ella lloró desconsoladamente, pero apoyó a Abraham ensu decisión. A la mañana siguiente, Abraham partió hacia el monte Moria con su hijo. En el camino cortaron leña para elsacrificio. El pequeño Isaac, que llevaba la leña, le preguntó a su padre — Papá ¿dónde está el carnero que vamos asacrificar? Abraham, con el corazón en un puño, le contestó — Isaac, hijo mío, sabes que tú fuisteis un maravilloso regalo deDios. Pues bien, ayer Dios me pidió que te entregara de nuevo a él. Abraham no pudo contener las lágrimas. Isaac al oír esto, le contestó — No te pongas triste, papá, si es lo queDios quiere, yo gustoso me ofrezco al sacrificio. Así podré ir al cielo y verlo antes — Abraham se muy sintió sorprendidoy consolado por la fe de su hijo. Como sabéis Dios no quería que Abraham matara a su hijo Isaac, sólo quería que demostraran su amor a Dios.El mismo Padre Celestial estaba sorprendido por la fe de estos dos hombres. Ahora si podía decirle a Satán con orgullo —¿Has visto que fe tienen mis hijos? — Satán esta vez tuvo que callarse a regañadientes. Llegaron al sitio que Dios había escogido. Abraham construyó un altar y puso la leña encima. Luego, colocó aIsaac encima de la leña. Entonces, Abraham cogió el cuchillo y levantó la mano. En ese momento, el Padre Celestial lloróde alegría al ver la actitud de ambos. Cuando estaba a punto de clavar el cuchillo, de repente, Abraham escuchó una vozdel cielo que decía — ¡Abraham, Abraham! ¡No hagas daño a tu hijo, porque ahora ya se que amas de todo corazón aDios! ¿Os podéis imaginar la alegría tan grande que sintieron en ese momento Abraham y su hijo Isaac? Sentían quehabían vuelto a nacer. Dios derramó un gran amor en sus corazones. Luego, Abraham vio a un carnero que estabaatrapado por los cuernos en un zarzal. Padre e hijo ofrecieron este carnero en sacrificio en lugar de Isaac. Al escuchar estos relatos bíblicos, debemos comprender el corazón del Padre Celestial, sus alegrías, sus penas.También, debemos compartir los sentimientos de los personajes, aprender de sus fallos y de sus aciertos. En este caso,podemos aprender del amor tan grande a Dios que tuvieron este padre e hijo. Abraham, aunque en su primera ofrenda falló, 11
  12. 12. luego estuvo dispuesto a sacrificar lo que más quería en el mundo por amor a Dios. Isaac, a pesar de ser tan joven, se uniócompletamente de corazón a su padre y estuvo dispuesto a sacrificar su vida por amor a Dios y a su padre. Así, nosotrostambién, debemos aprender a no ser egoístas y sacrificar las cosas que más nos gustan por amor a Dios y a losdemás. Esaú y Jacob Abraham era ya muy anciano y Isaac aún no se había casado. Deseaba que su hijo se casase con alguien de susparientes. Oró y Dios le dijo que mandara a un siervo a Harán, donde vivían sus familiares, y que cuando llegara al pozo, laprimera joven que le ofreciera de beber sería la esposa elegida por Dios. De esta manera, el Padre Celestial eligió aRebeca, hija de un sobrino de Abraham, para que fuera la esposa de Isaac. Rebeca era muy hermosa y buena. Isaacestaba muy agradecido a Dios por haber elegido una esposa tan buena para él. Rebeca concibió mellizos. Pero advirtió que se peleaban dentro de su vientre. Ella, preocupada, oró a Dios. ElPadre Celestial la tranquilizó diciéndole — Tienes en tu seno dos pueblos, uno será más fuerte que el otro y el mayorservirá al menor — Lo que Dios le quiso decir es que iba a tener dos hijos, el mayor sería más malo, como Caín, y elmenor más bueno, como Abel, y que el hermano mayor, en vez de tener celos y matar a su hermano como hizo Caín,debería amar, servir y aprender de su hermano menor. Al primero que nació, lo llamaron Esaú, y era rubio y velloso. Le gustaba cazar. Tenía un carácter orgulloso yegoísta, siempre quería ser el jefe, y no pensaba mucho en Dios, sino en comer bien y divertirse. Al segundo, lollamaron Jacob, y era moreno y lampiño. Tenía un carácter bondadoso y pacífico, pensaba siempre en Dios y queríaheredar la fe y el amor de su padre Isaac. Según la costumbre tradicional, Esaú, el mayor, tenía el derecho de la primogenitura. Que significa que cuandoIsaac fuera muy anciano bendeciría a Esaú y éste se convertiría en el jefe de la familia. Pero, Jacob sentía en su corazónque el Padre Celestial lo había elegido a él, no a Esaú, para guiar a toda la familia y ser el padre de un pueblo que tuviera fey amor a Dios. Por esta razón, trató de quitarle la primogenitura a su hermano Esaú. Un día que Jacob estaba preparando un guiso de lentejas, volvió Esaú de cazar muy cansado y hambriento. — ¡Pronto! ¡Tengo mucha hambre¡ ¡Dame tu guiso! — le dijo Esaú. — Lo haré si a cambio tú me das la primogenitura — le contestó Jacob. — ¿De qué me sirve la primogenitura si lo que quiero ahora es comer? — exclamó Esaú. Entonces, júramelo — replicó Jacob. Esaú lo juró y así vendió su primogenitura por un plato de lentejas. Pasaron los años. Isaac era ya muy anciano y apenas podía ver. Así que un día llamó a Esaú y le dijo — Esaú,hijo mío, soy muy viejo y a punto de morir, ve de caza y prepárame un guiso como a mí me gusta y después de comer tedaré mi bendición. Rebeca escuchó estas palabras. Ella también sentía que Dios quería que la bendición la recibiera Jacob, en vezde Esaú. Así que corrió a llamar a Jacob. — ¡Jacob, tu padre quiere dar la bendición a tu hermano! Yo te prepararé el guiso y tu se lo llevarás a tu padrepara que te dé a ti la bendición. — Pero, Esaú es velludo y yo lampiño, si mi padre me toca se dará cuenta que no soy Esaú — replicó Jacob. — Tu has lo que te digo y tráeme dos cabritos. Rebeca preparó el guiso y hizo que Jacob se vistiera con las ropas de Esaú. Luego, le cubrió los brazos y loshombros con la piel de los cabritos. Así Jacob fue a llevarle la comida a su padre. — ¿Quién eres? — preguntó Isaac. — Soy Esaú — respondió Jacob. — Acércate para que pueda tocarte — dijo Isaac dudando — Si, es verdad, son los brazos de Esaú. Me habíaparecido por la voz que eras Jacob — Así, Isaac se creyó que Jacob era su hijo mayor, Esaú. Después de comer, bendijo a su hijo diciendo: — Qué Dios te bendiga con abundancia y prosperidad. Sé señor de tus hermanos y inclínese ante ti loshijos de tu madre. Apenas salió Jacob, volvió Esaú de la caza, preparó el guiso para su padre y entró a verle. — Te traigo tu comida favorita, padre — le dijo. — ¿Quién eres tu? — le contestó sorprendido Isaac. — Soy Esaú, tu hijo mayor — respondió Esaú. — Entonces, ¿a quién acabo de dar la bendición? — se preguntó Isaac desconcertado. Esaú, al darse cuenta del engaño, dio un gran grito de enfado y luego le pidió a su padre que lo bendijera a él. — Lo siento muchísimo, Esaú, sólo puedo dar una bendición — le dijo Isaac. Esaú, lleno de odio contra su hermano, pensó para sí — Después de que mi padre haya fallecido, mataré aJacob. Rebeca, que conocía las intenciones de Esaú, avisó a Jacob. — Tu hermano te quiere matar — le dijo — Lo mejor será que te vayas a Harán y vivas con tu tío Labán por untiempo. Así pues, Jacob emprendió de inmediato su camino a Harán. Jacob trabajó duramente para su tío Labán en Harán durante 21 años. Formó una familia, tuvo muchos hijos y 12
  13. 13. consiguió mucho ganado y riquezas. Durante todo ese tiempo pensaba en sus padres y en su hermano Esaú.. Oraba a Diostodos los días para que su hermano dejara de odiarle. Soñaba con el día en el que pudiera volver a su casa y abrazar aEsaú. Jacob sabía que su familia era una familia especial, bendecida por Dios, que sería el origen de un gran pueblo. Losplanes del Padre Celestial eran aún más importante, pues de su linaje nacería el futuro Mesías que salvaría el mundo. Llegó por fin el momento de la partida. Jacob mandó un mensaje a Esaú para decirle que regresaba a casa y sedespidió de su tío Labán. Reunió a toda su familia, sirvientes, rebaños, riquezas y juntos emprendieron el camino haciaCanaán. A mitad de camino, se enteró que su hermano había reunido 400 hombres para hacerle frente y matarle. Jacobestaba muy preocupado y temeroso. Aquel día por la noche, después de que todos cruzaron el río Yabboc, se quedó solo al lado del río orandodesesperadamente a Dios. Jacob amaba mucho a Esaú. Le pedía a Dios que conmoviera su corazón para que pudieracambiar su actitud de odio y celos hacia él. En ese momento, apareció un ángel que trató de matarle. Jacob sedefendió luchando con todas sus fuerzas. La lucha se prolongó toda la noche. Jacob logró resistir hasta el final, a pesar queel ángel le había roto la cadera de un golpe. Cuando al amanecer, el ángel quiso irse, Jacob lo agarró con fuerza y le dijoque no lo soltaría hasta que le diera su bendición. El ángel lo bendijo diciéndole — Reconozco que me has vencido. A partirde ahora te llamarás Israel, que significa "el que luchó con un ángel." El Padre Celestial estaba muy feliz por la victoria de Jacob. Dios había creado a los hombres para que fueran losreyes de la creación, sin embargo, un ángel, Satán, había engañado y dominado a Adán y Eva, y luego a todos susdescendientes. Ahora, Jacob había sido el primer hombre que lograba vencer a un ángel con la fuerza de sudeterminación y fe en Dios. Así que el Padre Celestial se sentía muy orgulloso de Jacob. También, Jacob estaba muy contento. Ya no temía encontrarse con Esaú. Ahora tenía la plena confianza deganarse su corazón con amor. Jacob amaba tanto a su hermano que estaba dispuesto a darle todo lo que había ganadotrabajando duramente en Harán. Mandó a unos siervos con ovejas, cabras, camellos y riquezas para que se lasofrecieran a Esaú como un regalo suyo. Esaú se quedó muy sorprendido y conmovido por los regalos. Cuando por fin se encontraron, Jacob se inclinó siete veces ante Esaú, dando ejemplo de humildad. Esaú,entonces, corrió a su encuentro, lo abrazó y rompió a llorar. Ambos lloraron abrazados. Esaú pudo cambiar su corazón llenode odio y celos hacia su hermano, pudo sentir que Jacob lo amaba mucho y esto le conmovió. Pudo reconocer que Jacobera mejor que él y se arrepintió de haber querido matarle. Este fue el momento más feliz del Padre Celestial desde que creó a Adán y Eva. Dios había sufrido muchocuando ellos cayeron y, más tarde, cuando Caín mató a Abel. Al ver a Esaú y Jacob, abrazados y llorando, el PadreCelestial derramó lágrimas de alegría y esperanza. Por fin, tenía una familia unida de corazón, que sería la semilla de supueblo elegido. Esta fue una gran victoria para Dios. Por esta razón, Jacob tuvo 12 hijos, de donde vinieron las doce tribus deIsrael, el pueblo elegido para recibir al Mesías. José y sus hermanos Jacob tuvo doce hijos. De todos ellos, José, el penúltimo, era su preferido. Hizo que le confeccionaran unatúnica con todos los colores del arco iris. Los demás hermanos estaban celosos de José porque era el más amado por supadre y, al verle con su hermosa túnica, se sintieron aún más envidiosos. Una noche, José tuvo un sueño y cuando se locontó a sus hermanos, éstos le odiaron todavía más. — He soñado — dijo — que el sol y la luna y once estrellas en el cielo se arrodillaron entre sí. Al oír estas palabras, los hermanos de José se enfurecieron. Dios había elegido a José para una misión muyimportante, la misión de guiar a toda la familia de Jacob, pues tenía un carácter bondadoso y una fe muy grande. José eracomo Abel y junto con Benjamín, el último que aún era un niño, eran los dos hermanos más buenos de la familia.Mientras que sus hermanos mayores eran todos como Caín, egoístas y orgullosos. El deseo de Dios era que sus hermanos pudieran superar sus celos y envidias y llegar a amar a José.Viendo que José era el más amado por su padre y por Dios, deberían haberse dado cuenta que José era mejor que ellos yque tenían que obedecerle y seguir su ejemplo. Sin embargo, por desgracia actuaron como Caín. Unos días más tarde,llevaron a los rebaños a pastar a un sitio alejado. Los hermanos vieron acercarse de lejos a José con su túnica de colores. — Ésta es nuestra oportunidad — se dijeron unos a otros — vamos a matarle y tirarlo a un pozo seco.Podríamos decirle luego a nuestro padre que una fiera salvaje lo ha devorado. Pero Rubén sintió pena y dijo — No le matemos, no debemos mancharnos las manos de sangre. Es mejor que lotiremos al pozo y lo dejemos ahí. Todos estuvieron de acuerdo y cuando José llegó a donde estaban sus hermanos, éstos se le echaron encima y,quitándole la túnica, lo tiraron al pozo. Allí lo dejaron sin comida ni agua y se sentaron a almorzar. Al atardecer, llegó una caravana de ismaelitas cargados de especias, bálsamos y mirra. Judá sugirió que podíanvender a José como esclavo a los ismaelitas y así podrían deshacerse del hermano que tanto odiaban sin tener quematarle. De esta forma, José fue vendido por veinte monedas de plata y los ismaelitas se lo llevaron a Egipto. Mientrastanto los hermanos mataron un cabrito y empaparon la túnica de José con su sangre. Jacob se horrorizó cuando se la mostraron. — ¡Es la túnica de José! ¡A mi querido hijo lo ha matado una fiera! A Jacob se le rompió el corazón. Por mucho tiempo, estuvo llorando la perdida de su hijo y no había nadie que 13
  14. 14. pudiera consolarle. Cuando los ismaelitas llegaron a Egipto, vendieron a José al capitán de la guardia del faraón cuyo nombre eraPutifar. José trabajó mucho para Putifar y éste, admirado por su lealtad e inteligencia, lo nombró jefe de sus sirvientes. José era joven y hermoso y la esposa de Putifar se fijó en él. Intentó numerosas veces seducirle, pero Josésiempre la rechazaba. Día tras día trataba de tentarle. Un día lo mando llamar a su habitación y se abalanzó sobre José,agarrándole por la túnica. José se pudo escapar, pero no pudo evitar que ella se quedara con su túnica en sus manos. Al regresar Putifar a casa, su esposa le enseñó la túnica y acusó a José de haber ido a su habitación con laintención de querer abusar de ella. Putifar, sumamente enojado, hizo que encarcelaran a José de inmediato. Estuvo en la cárcel más de dos años. A pesar de haber sido acusado injustamente, José nunca se quejó por susituación ni guardó en su corazón ningún resentimiento contra nadie. Tampoco odiaba a sus hermanos por lo que hicieroncon él, sino todo lo contrario, oraba a Dios todos los días para que algún día pudiera reunirse con sus padres y hermanos.El Padre Celestial viendo esta actitud tan maravillosa de José preparó las cosas para que muy pronto pudieracumplir su deseo. José tenía el don especial de saber interpretar los sueños y predecir el futuro. Un día, entraron en la cárcel elcopero del faraón y el panadero real. Ambos tuvieron dos sueños y José se los interpretó. Le dijo al copero que seríaperdonado y al panadero que moriría ahorcado. Y así sucedió tres días más tarde. Una noche, el faraón tuvo un extraño sueño; se hallaba cerca del Nilo y, de repente, siete vacas muy gordas ysaludables subieron del río y se pusieron a pastar entre los juncos. Al rato, siete vacas muy flacas también subieron del río yparecían tan débiles que ni siquiera podían mantenerse en pie. Entonces, las vacas flacas se comieron a las gordas. Elfaraón se despertó sobresaltado. Por la mañana, mandó llamar a todos los sabios y magos del reino, pero ninguno de ellosfue capaz de interpretar su sueño. Entonces, el copero se acordó de José y explicó al faraón cómo en la cárcel había interpretado su sueño. Elfaraón hizo que inmediatamente fueran a buscar a José. Tras pensarlo unos minutos, José dijo: — Dios me ha revelado que vuestro sueño significa que Egipto pasará siete años de abundancia y prosperidad,pero tras ellos vendrán siete años de sequía y hambre. Por este motivo sería conveniente que en el periodo deprosperidad se almacenara grano de trigo para poder sobrevivir en el tiempo de sequía. El faraón se quedó tan impresionado que decidió nombrarle primer ministro. Se quitó un anillo del dedo y se lopuso a José; también colgó a su cuello una cadena de oro y le entregó vestidos de lino muy fino. — Tu gobernarás al pueblo de Egipto — declaró solemnemente — serás el más importante después de mí. Bajo la supervisión de José, se recogió y almacenó grano durante los siete años de prosperidad. Al llegar los sieteaños de sequía, hubo grano suficiente para todos, tanto que los países vecinos venían a buscar grano a Egipto. El hambre también había llegado a Canaán. Jacob vio que su pueblo pasaba hambre y decidió mandar a diezde sus hijos a Egipto para que comprasen trigo. El menor, Benjamín, se quedó en casa con él. Los hermanos emprendieron el camino desde Canaán a Egipto. Fueron a ver al primer ministro del país, que noera otro que su hermano José. En su presencia, los diez hermanos, que no se dieron cuenta de quién era aquel ministro, searrodillaron humildemente, con las caras postradas en el suelo. José los reconoció al instante y su corazón le dio unvuelco por la alegría que sintió al ver a sus hermanos, pero no les reveló su identidad porque quería ponerlos a prueba.También advirtió que su amado hermano Benjamín no venía con ellos. Les habló con un tono severo y acusador. — Creo que sois espías y habéis venido a conspirar contra Egipto. — No es verdad, señor — protestaron — Somos los hijos de Jacob y venimos de Canaán. Somos doce hermanos,el menor se ha quedado con nuestro padre, y el otro murió. José los hizo encarcelar y al tercer día los llamó a su presencia de nuevo. — Llevad este trigo a vuestro padre, pero debéis volver con vuestro hermano menor. Uno de vosotros se quedaráaquí como rehén, y si no volvéis, morirá. Los hermanos temblaban de miedo y pensaron que todo aquello era un castigo por lo que le hicieron a José. Sesintieron culpables y se arrepintieron. Mientras hablaban entre ellos, José los escuchaba con el corazón en un puño viendolo asustado que estaban. Hasta ahora les había hablado a través de un interprete, así que sus hermanos no sabían quepodía entender todo cuanto decían. José los amaba mucho, pero les hacia pasar por aquella situación para que searrepintieran y cambiaran sus corazones. Entonces, José dio la orden que Simeón fuera encarcelado. Luego, ordenó que llenaran sus sacos de trigo, perosecretamente volvió a dejar el dinero que le habían dado en su interior. Al llegar a Canaán, le explicaron a Jacob lo sucedido. — Primero perdí a José, después a Simeón — dijo Jacob — Y ahora me quieren arrebatar a Benjamín. No quieroque os llevéis a Benjamín. Si algo le pasara me moriría de pena. Sin embargo, pronto el trigo se agotó y no había más remedio que volver otra vez a Egipto. — No podemos volver allí sin Benjamín — dijo Judá. Jacob se entristeció mucho, pero Judá le prometió que cuidaría de Benjamín y lo traería de vuelta a casa sano ysalvo. De este modo, los hermanos volvieron a ver a José y éste les invitó a comer a su casa. Al entrar José en la sala,los hermanos se postraron ante él y le ofrecieron los regalos que llevaban. Cuando José vio a Benjamín, se emocionó tantoque tuvo que salir de la sala para llorar. A su regreso, les ofreció lo mejor que tenía para comer y beber. Una vezfinalizada la comida, José ordenó que llenaran sus sacos de trigo y que le volvieran a meter el dinero que habían pagado. 14
  15. 15. También, escondió una copa de plata de su propiedad en el saco de Benjamín. Los hermanos emprendieron el viaje en cuanto salió el sol. Pero cuando aún no estaban muy lejos los soldadosde José los alcanzaron. Registraron los sacos de cada uno y al hallar la copa de plata en el saco de Benjamín los arrestó atodos. Al llegar a casa e José, los hermanos se arrodillaron y le suplicaron que les perdonase. — Os podéis ir todos — les dijo José — salvo el hombre en cuyo saco ha sido hallada la copa. Éste se quedaráconmigo y será mi siervo. — No os quedéis con Benjamín — le imploró Judá — Si no regresa con nosotros nuestro padre se morirá depena, porque ya sufrió mucho cuando perdió a uno de sus hijos. Os ruego que yo mismo o cualquiera de los demás nosquedemos en su lugar. José vio que esta vez estaban dispuestos a sacrificarse en lugar de su hermano Benjamín, pues no queríanhacer sufrir más a su padre. En realidad, estaban también arrepentidos en sus corazones por haber vendido a José y haberhecho sufrir tanto a Jacob. Así que José al final les dijo: — Soy José, vuestro hermano, a quién vendisteis como esclavo. Entonces abrazó a Benjamín y lloró, y también besó a todos sus hermanos que se abrazaron a él llorando.Luego, les dijo que fueran a avisar a Jacob y volvieran con todos sus rebaños y pertenencias para establecerse en Egipto. Cuando Jacob se enteró de lo sucedido se llenó de asombro y felicidad. ¡Su amado José estaba vivo! Pronto setrasladó con toda la familia a Egipto y emprendieron allí una nueva vida. El Padre Celestial se sentía también inmensamente feliz al ver que la familia de Jacob estaba de nuevo reunida yde que todos los hermanos que habían actuado mal con José pudieron arrepentirse y cambiar sus corazones.El deseo de Dios era que la familia de Jacob se multiplicara en Egipto y se convirtieran en un gran pueblo, el puebloescogido de Dios, del cuál nacería el Mesías. Moisés es sacado de las aguas del Nilo Después de que toda la familia de Jacob emigró a Egipto, allí disfrutaron de una vida próspera y se volvieronmuy numerosos. Sin embargo, cuando subió al poder un nuevo faraón que no había conocido a José, temiendo que losisraelitas pudieran llegar a dominar el país, ordenó que fueran considerados como esclavos y obligados a construirciudades y caminos. Transcurrieron 400 largos años durante los cuales los israelitas sufrieron esclavitud y penalidades. El puebloansiaban que Dios les mandara un libertador que pudiera sacarlos de Egipto y llevarlos de vuelta a la tierra prometida deCanaán. Éste precisamente era el plan de Dios. El Padre Celestial predestinó a Moisés, incluso antes de su nacimiento,para que fuera el salvador de su pueblo. Su misión era conducirlos a Canaán y allí construir la nación elegida de Diospreparada para recibir y proteger al Mesías que vendría en el futuro de entre sus descendientes. Por aquel tiempo, el faraón, tratando de evitar que los israelitas se siguieran multiplicando, ordenó que cuandonaciera un nuevo bebé, si era niño, fuera matado, y si era niña la dejaran vivir. Moisés nació en aquellas circunstancias, y su madre para evitar que lo mataran los soldados del faraón, hizo unacesta de juncos y allí colocó con ternura a su bebé. Luego, la dejó flotando en el Nilo. La hermana de Moisés desde la orillaobservaba la cesta para ver lo que sucedía. Al poco rato, bajó a bañarse al Nilo la hija del faraón, acompañada de sirvientas. Enseguida, vio la cesta entre losjuncos e hizo que una criada se la trajese. Cuando abrió la cesta, el niño empezó a llorar y ella se enterneció. — !Qué niño tan hermoso! — dijo. En aquel momento la hermana de Moisés se acercó y se ofreció a buscar una nodriza para el bebé. A la princesale pareció bien y la muchacha corrió a buscar a su madre para que fuera la nodriza del niño. La princesa se encaprichócon el niño y lo adoptó como hijo suyo. Lo llamó Moisés que significa “sacado de las aguas” y lo llevó a vivir al palacio delfaraón. El primer intento de Moisés de liberar al pueblo de Israel Moisés fue educado como un príncipe egipcio en medio de las comodidades y lujos del palacio real. Pero, supropia madre, que era su nodriza, en secreto le enseñó las creencias y tradiciones de los israelitas. Le explicó cómo Dioshabía llamado a Abraham y le había prometido que sus descendientes serían un gran pueblo. Le contó también las historiasde Isaac, Jacob y José. Le infundió la fe de sus antepasados y la convicción de ser el pueblo escogido de Dios. Cuando se hizo mayor, Moisés, al ver el sufrimiento de los israelitas, demostró su fe en Dios al estar dispuesto aabandonar los placeres y lujos del palacio del faraón por ponerse del lado de su pueblo. Moisés vivió en el palacio hasta loscuarenta años de edad. Un día vio cómo un capataz egipcio propinaba una salvaje paliza a un israelita. Sintió tanta pena por el sufrimientode aquella persona y tanta ira hacia el agresor, que le golpeó al egipcio con tanta fuerza que le causó la muerte. Luego loenterró en la arena para que no se supiera lo ocurrido. Entonces, se reunió con los jefes y los ancianos de los israelitascomunicándoles que Dios le había escogido para liberar al pueblo de la esclavitud y que había llegado la hora de emprenderla vuelta a la tierra prometida de Canaán. Los israelitas en vez de confiar en Moisés, tuvieron miedo de él. A pesar de que vieron cómo había matado al 15
  16. 16. agresor egipcio por defender a un israelita, no creyeron que fuera el elegido de Dios para salvarlos de la opresión egipcia.No sólo eso, sino que incluso divulgaron el hecho de que Moisés había matado al capataz egipcio. El rumor llegó a oídosdel faraón, y éste se enfureció mucho y buscó a Moisés para matarlo. Así que Moisés, rechazado por los israelitas y perseguido por el faraón, no tuvo más remedio que huir de Egiptohacia el desierto de Madián. El Padre Celestial se sintió muy apenado de que los israelitas no hubieran podido creer enMoisés, pues por su culpa fracasó este primer intento de liberarlos de la esclavitud egipcia. En Madián, Moisés se casó con Séfora, una hija de un sacerdote llamado Jetró. Allí pasó otros 40 años de suvida. Dios llama de nuevo a Moisés Un día, apacentando ovejas, Moisés las condujo a la montaña sagrada del Sinaí. El rebaño pastabatranquilamente cuando, de repente, se le apareció Dios en forma de una zarza ardiendo. Moisés se dio cuenta que el fuegono consumía la planta. Entonces, oyó la voz de Dios que le llamaba: — Moisés, descálzate, puesto que el suelo que pisas es tierra santa. Moisés se cubrió el rostro porque no se atrevía a mirar a Dios. — He visto cómo mi pueblo sufre en gran manera en Egipto — dijo el Padre Celestial — quiero liberarles de esepaís tan cruel y darles su propia tierra, una tierra bendecida repleta de leche y miel. Tú. Moisés, debes volver de nuevo aEgipto y liberar a mi pueblo. — Pero, ¿cómo voy a poder hacerlo? — preguntó Moisés. — Yo estaré contigo — le contestó Dios — Debes decir a los israelitas que soy el Dios de sus padres, el Dios deAbraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob, y que deben obedecerme. Ve a ver al faraón y pídele, en mi nombre, quelibere a los israelitas. — Pero, ¿qué voy a hacer si no creen que he sido enviado por Dios? — Moisés, ¿qué llevas en la mano? — Una vara. — Tírala al suelo. Moisés tiró la vara al suelo e inmediatamente ésta se convirtió en una serpiente que se retorcía en la arena. — Ahora cógela por la cola. Moisés cogió la serpiente y ésta se convirtió nuevamente en una vara. — Ahora, mete tu mano en tu seno — le ordenó Dios. Y Moisés, al sacarla, vio horrorizado que su mano se había vuelto leprosa. — Vuelve a meterla. Moisés así lo hizo, y observó que su mano volvía a estar sana. — Y si aún no te cree, toma agua del Nilo, derrámala en la tierra, y el agua se convertirá en sangre. — Pero Señor, yo no tengo el don de la palabra — insistió Moisés.— Tu hermano Aarón, que te saldrá al encuentro, hablará por ti — contestó Dios un poco molesto por la falta de confianzade Moisés en sí mismo — Ahora, vete y haz lo que te he dicho. De este modo, Moisés se fue de Madián y se dirigió a Egipto acompañado de su mujer e hijos. Por aqueltiempo ya había muerto el faraón que quiso matar a Moisés. Aarón fue avisado por Dios de la vuelta de Moisés y salió a suencuentro al desierto. Después de que Moisés le contara todas las cosas que Dios le había dicho, se reunieron con lasautoridades de los israelitas. Y esta vez si creyeron en Moisés, después de que éste realizara los tres milagros en supresencia. Moisés ante el faraón Luego, Moisés y Aarón fueron de inmediato a ver al faraón. Le pidieron al faraón que dejara que el pueblo deIsrael saliera al desierto durante tres días para ofrecer sacrificios a su Dios. El faraón se negó y no sólo eso, sino queordenó que a los israelitas, que en aquellos momentos tenían que fabricar ladrillos con barro y paja, no se les proporcionaramás paja y que ellos mismos debían ir a recogerlas a los campos. Moisés dijo a Aarón que tirara la vara al suelo, que se convirtió en serpiente. Entonces, el faraón ordenó a susmagos que tiraran sus varas, que también se convirtieron en serpiente. Pero la serpiente de Moisés se las tragó a todas.Luego. Moisés hizo el milagro de la mano y el de convertir agua del Nilo en sangre. Pero aún así, el faraón se negó enrotundo a dejar salir a los israelitas. Con el fin de ablandar el corazón tan duro del faraón, Dios le dio a Moisés el poder de mandar terribles plagassobre Egipto. Una fue una plaga de ranas, otra de moscas, otra de saltamontes, otra de peste. Cada vez que Moisésmandaba una plaga, el faraón lo hacía venir y le imploraba que alejara la plaga de su país, prometiéndole que liberaría alpueblo. Pero después de que pasaba la plaga, rompía su promesa y se negaba a dejarles marchar. En total fueron 10plagas y la peor fue la última. El Padre Celestial habló a Moisés: — Voy a enviar una última plaga a Egipto, una plaga tan terrible que el faraón no tendrá más remedio que accedera dejar partir a mi pueblo. A media noche morirán los primogénitos de todas las familias. Desde el primogénito de la 16
  17. 17. familia del faraón hasta el de la familia del esclavo más pobre, incluso los primogénitos del ganado. Este día serárecordado y santificado como la Pascua. Cada familia israelita deberá matar un cordero, lo asará y se lo comerá conhierbas amargas y pan sin levadura. Deberéis pintar los umbrales de vuestras casas con la sangre del cordero, demodo que cuando yo pase por la noche deje intactas vuestras casa. Moisés reunió a los ancianos del pueblo y le explicó lo que Dios le había dicho y cómo deberían celebrar aqueldía. Así lo hicieron todos. Llegó la medianoche y, de repente, oyeron gritos y llantos. Todas la familias, excepto ellos,sufrieron el castigo de Dios. El faraón, muy entristecido por la muerte de su primogénito, hizo llamar a Moisés y Aarón y les dijo: — ¡Cojed a vuestro pueblo e iros! ¡Marchaos cuanto antes mejor! Así pues, los hijos de Israel, unos 600.000 hombres, mujeres y niños, con todos sus rebaños, abandonaronfinalmente Egipto. En esta ocasión, los israelitas, al ver todos los milagros y prodigios que hizo Moisés, creyeron y seunieron con él completamente. Pero, aún les quedaba un largo camino por delante hasta llegar a Canaán, con muchassituaciones difíciles que pondrían a prueba su fe. El paso del mar Rojo El Padre Celestial condujo a su pueblo fuera de Egipto, a través del desierto, hasta llegar a orillas del mar Rojo.De día, les guiaba por medio de una columna de humo y, de noche, por medio de una columna de fuego. De este modo,el pueblo sabía por qué camino debía seguir. Cuando el faraón se dio cuenta que se habían escapado, se arrepintió de haberlos dejado salir y preparó a susejércitos para ir tras ellos. Los israelitas, que habían acampado a orillas del mar Rojo, vieron aterrorizados cómo seacercaba hacia ellos el ejercito egipcio. Muertos de miedo y demostrando muy poca confianza en Dios, fueron a quejarsea Moisés. — ¡Por qué nos has sacado de nuestra confortable esclavitud para traernos a morir al desierto! — No temáis — les dijo Moisés — Tened confianza y veréis cómo Dios nos protegerá de nuestros enemigos. Entonces, siguiendo las ordenes de Dios, Moisés extendió su mano sobre las aguas del mar. Inmediatamenteempezó a soplar un viento muy fuerte y las aguas se separaron, de tal manera que apareció una franja de tierra seca queatravesaba el mar de un lado al otro. El pueblo cruzó a la otra orilla del mar por ese paso. En cuanto el faraón vio lo que ocurría galopó con sus ejércitos y se internó en el mar para tratar de alcanzarles.Pero cuando el ejercito del faraón se encontraba en medio del mar, Dios ordenó a Moisés que volviera a extender su mano.La aguas del mar se volvieron a cerrar sobre los egipcios y todos murieron ahogados. Los hijos de Israel lograron llegar sanos y salvos a la otra orilla y, al darse cuenta de cómo Dios les habíaprotegido se pusieron a bailar y cantar recitando versos de alabanza y agradecimiento a Dios. Los diez mandamientos A los tres meses, llegaron al desierto de Sinaí y allí establecieron su campamento. Moisés subió a la cima delmonte Sinaí para orar a Dios. Allí permaneció 40 días orando y ayunando. Durante este tiempo, Dios se apareció a Moisésy le dijo: — Soy el Señor, tu Dios, que te saqué de Egipto. 1. No adorarás a ningún otro Dios. 2. No harás ningún ídolo para postrarte y adorarlo. 3. No pronunciarás el nombre de Dios en vano. 4. Santificarás el sábado, el séptimo día de la semana. 5. Honra a tu padre y a tu madre. 6. No matarás. 7. No cometerás adulterio. 8. No robarás. 9. No darás falso testimonio contra tu prójimo. 10.No codiciarás las posesiones de los demás. Siguiendo las indicaciones del Padre Celestial, Moisés inscribió estos diez mandamientos en dos tablas depiedra. También le dio instrucciones para construir el arca de la alianza y el tabernáculo, que era como un templo hechode tiendas que pudieran desmontar y transportar durante su viaje por el desierto. Mientras tanto, los israelitas, al ver que Moisés tardaba mucho en regresar de la cima de la montaña, fueron a vera Aarón y le dijeron: — Debes darnos un dios, pues no sabemos lo que le ha pasado a ese Moisés que nos sacó de Egipto. — Traedme oro — les dijo Aarón — y os daré lo que me pedís. Los hombres y las mujeres le llevaron todas sus joyas, las fundieron y con el oro Aarón modeló una granestatua de un becerro. Construyeron un altar y la gente acudía allí para ofrecerle sacrificios y para bailar y festejar a sualrededor. Cuando Moisés bajaba de la montaña, con las dos tablas de piedra en las que estaban grabadas los diezmandamientos, oyó grandes voces y música; vio el becerro de oro, el humo de los sacrificios y la gente borracha bailando 17

×