7].  4*

 

í
1
Í
187

" ' a arquitectura está siempre al servicio de un mundo por cons-
truir.  Hay necesidades urgentes que requieren resp...
L8â_ç__ PeNsAu LA ARKQLJITTtÇTLVR/ À Lin mapa íoncerjtual

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  
  
 
  
   
 
  

desmesur...
LL MUNCitÍ* mi;  :: cima raul».  l39

a convivir tanto con lo amable como con las dificultades.  Las grandes
ciudades requ...
190

HL _ r _A t;  p¡ Va¡ _I_ , j i ; q
H miuixiruc) voa (ÇlÇÍ)NÉ. TRL, JlR l9l

La recuperación del patrimonio construido de las ciudades es un
aporte a su soste...
El primero,  se refiere a la disolución de las desigualdades entre los ha-
bitantes;  el segundo,  a una relación armónica...
i9? PENSAR LA ARQUETECWJRA.  ur.  mapa COHCHDi| .liàl~

de las desigualdades entre los ha-

El primero,  se refiere a la d...
Próximos SlideShares
Carregando em…5
×

Mundo por construir

280 visualizações

Publicada em

0 comentários
0 gostaram
Estatísticas
Notas
  • Seja o primeiro a comentar

  • Seja a primeira pessoa a gostar disto

Sem downloads
Visualizações
Visualizações totais
280
No SlideShare
0
A partir de incorporações
0
Número de incorporações
11
Ações
Compartilhamentos
0
Downloads
4
Comentários
0
Gostaram
0
Incorporações 0
Nenhuma incorporação

Nenhuma nota no slide

Mundo por construir

  1. 1. 7]. 4* í 1 Í
  2. 2. 187 " ' a arquitectura está siempre al servicio de un mundo por cons- truir. Hay necesidades urgentes que requieren respuesta y hay - _ldeseos de cambio y transformación. Las ideas no son siempre precisas y definidas, los interrogantes están presentes. ¡Qué mundo se quiere construir? gEs el mismo de ahora? ;Es otro? Diariamente se inician nuevas obras y se concluyen las ya iniciadas. Muchas de ellas se propo- nen como apoyo de lo necesario, otras son superfluas. La visión de futu- ro se opaca en los Iaberintos de lo utilitario y es, en muchas situaciones, un simple producto de las dinâmicas del mercado inmobiliario, un sim- ple ejercicio matemático de Contabilidades utilitaristas. Más allá de ello, hay otros valores que determinan la calidad del mundo que se constru- ye. Hay ciudades en las que la calidad de vida se incrementa gracias a lo que en ellas se edifica y hay otras que se perjudican. La ciudad desea- ble no cuenta todavia con ejemplos paradigmáticos, no hay una ciudad ejemplar, cada una carga con sus propios defectos. En el mundo globalizado los problemas son análogos: compleji- dad social derivada de las desigualdades, ocupación extensiva del terri- torio, escasez relativa de equipamientos y servicios públicos, aumento
  3. 3. L8â_ç__ PeNsAu LA ARKQLJITTtÇTLVR/ À Lin mapa íoncerjtual desmesurado del consumo de energia y de producción de residuos con- taminantes, desvalorización de lo antiguo y sobrevaloración de lo nue- vo. La lista de dificultades es interminable. El mundo se encuentra hoy en un equilibrio precario entre lo posible y lo indeseable. Según las esta- dísticas, el futuro de la humanidad se define hoy en las ciudades, lo que sitúa el tema urbano en primer plano en la visión de futuro. Las ciudades son objeto de estudio, de planeación y de prospectiva, sus destinos son impredecibles. Pensar la ciudad del futuro es una tradición que cuenta con mu- chos siglos de existencia en el mundo occidental. Las ciudades ideales del Renacimiento italiano fueron propuestas como alternativa a las im- perfecciones de las ciudades reales. En ellas, se estableció un principio básico, la relación en la forma urbana, entre el orden social y el orden l espacial. La claridad de Ia forma urbana debía inspirar o afirmar Ia cla- ridad del orden social. Posteriormente, se amplió esta idea en la Utopia; de Tomás Moro y en las propuestas ideales de los utopistas franceses e: ' ingleses de comienzos del siglo X| X. Las propuestas urbanas de la Moder- nidad siguieron esa línea de pensamiento. En términos contemporáneosÍ' esto no parece posible, ya que tanto en el capitalismo como en el socia-l lismo han existido desigualdades y conflictos; y las ciudades los han rea-i flejado. El problema central, el de Ia convivencia armónica, dista mucho_ de alcanzarse. ” Las ciudades de hoy, aún en los mejores casos, son imperfectas; - Las grandes urbes acumulan problemas 'y presentan pocas soluciona. " de fondo. En ellas existen rincones amables insertos en tejidos confusqsfê- y heterogéneos, por consecuencia, la vida urbana se ha acostumbradfq 1, 80 Helen Rossum, Las ciudades ideales, Madrid, Alianza.
  4. 4. LL MUNCitÍ* mi; :: cima raul». l39 a convivir tanto con lo amable como con las dificultades. Las grandes ciudades requieren de cuidados intensivos y de cirugias delicadas. Su arreglo implicaria cambiar las tendencias mundiales de urbanización y producción de espacio habitable, alcanzar una distribución territorial más equilibrada y una ciudad más equitativa. Es tal vez por esto, que se prefieren intervenciones a pequeña escala y no se proponen soluciones más radicales. Desde hace varias décadas, se habla en el mundo de la sostenibili- dad de las ciudades y de la arquitectura bioclimática. En el primer cam- po hay más de teoria que de práctica, mientras que en el segundo se han presentado avances apreciables, sin llegar a ser todavia de común acep- tación por parte de la comunidad profesional. Entre la sostenibilidad y el bioclimatismo hay vínculos profundos, son entendidos muchas veces como sinónimos, pero sus alcances son distintos. La sostenibilidad es un concepto de amplia repercusión, el bioclimatismo es un instrumento de esa sostenibilidad. Los conceptos básicos del desarrollo sostenible como una opción para el futuro de la humanidad, fueron consignados en el Informe Brundt-l land, publicado en español en 1987 bajo el titulo Nuestro futuro común. En él se habla con particular énfasis del futuro urbanizado y del problema de la sostenibilidad de las ciudades, en especial de las "megaciudades" formadas en el mundo a lo largo del siglo pasado. Desde entonces, el término "sostenibilidad" se ha incorporado en el lenguaje politico, insti- tucional y profesional y, por fuerza del uso y de las interpretaciones dis- tantes de su verdadero sentido, ha perdido su valor como argumento para enfrentar; los problemas generados en las concepciones actuales del desa- rrollo económico y social y sus efectos sobre el medio natural.
  5. 5. 190 HL _ r _A t; p¡ Va¡ _I_ , j i ; q
  6. 6. H miuixiruc) voa (ÇlÇÍ)NÉ. TRL, JlR l9l La recuperación del patrimonio construido de las ciudades es un aporte a su sostenibilidad, en la medida en que genera espacio útil y re- duce las demandas de expansión territorial. La visión de la ciudad "des- echable" es poco apropiada en términos de sostenibilidad, pues subyu- ga Io existente a la categoria de desperdício. Hay muchos ejemplos de recuperación de sectores y edificaciones que aportan a la calidad de vida en sus respectivas ciudades y tienen un valor adicional. La memo- ria construida fortalece la identidad ciudadana, le da soporte y, al mismo tiempo ofrece espacios especiales en los que se alojan diversas activi- dades propias de la vida de la ciudad. La ciudad puede ser vivida por sus habitantes y por sus visitantes, los primeros en su cotidianidad, los demás en las experiencias de sus viajes. Los lugares de la memoria casi siempre son amables, acogedores. Si se quisiera expresar un ideal de ciudad futura, seria el de una red de conjuntos urbanos de tamaño mediano y pequeño, con entornos naturales conservados y amables, con sistemas eficientes de transporte público, con sectores patrimoniales activos y vecindarios reconocibles y, por encima de todo ello, con una calidad de vida equitativamente distri- buida y con un alto indice de satisfacción ciudadana. La transformación de una gran ciudad en este ideal es prácticamente imposible, por lo cual es deseable reurbanizar el planeta con un nuevo modelo. Las propues- tas más recientes de ciudad, por ejemplo las "arcologias" de Paolo Sole- ri, responden a esta intención. Espacial y técnicamente son viables aún cuando parezcan fantásticas, su escala es menor que la de muchos de los megaproyectos que se construyen diariamente en el mundo. Soleri basa sus proyectos de ciudad en tres principios básicos: la equidadsocial, la congruencia ambiental y la miniaturización material.
  7. 7. El primero, se refiere a la disolución de las desigualdades entre los ha- bitantes; el segundo, a una relación armónica entre la ciudad y la na- turaleza; y el tercero, a Ia reducción del cuerpo fisico de la ciudad y su concentración en grandes "megaestructuras". Soleri imagina un mundo de ciudades conectado por sistemas de transporte eficientes: el avión y el tren, en el que el territorio se ha liberado para fines agrícolas o para la recuperación de ecosistemas afectados hoy por la urbanización. Su mi- croproyecto denominado "Arcosanti", que actualmente se encuentra en Construcción, es calificado por él como un "laboratorio urbano". Los visionarios como Soleri, proponen nuevas estructuras para al- bergar las ciudades sostenibles del futuro. La realidad muestra que es necesario pensar también en cómo intervenir en la ciudad existente para alcanzar algún nivel de sostenibilidad. Esa intervención puede llevarse a cabo en distintas escalas e incluye propuestas tales como el plan de transporte masivo de Curitiba o el plan de "cubiertas verdes" de Chica- go. Es evidente que una ciudad en la que predomine la arquitectura bio- climática gana algunos puntos en términos de sostenibilidad y que todo espacio o edificación concebido bioclimáticamente contribuye a la sos- tenibilidad de la ciudad. El bioclimatismo no debe ser una opción sino un compromiso profesional y puede ser traducido en Ia normatividad urbana como pauta para las nuevas edificaciones y para la adecuación de las existentes.
  8. 8. i9? PENSAR LA ARQUETECWJRA. ur. mapa COHCHDi| .liàl~ de las desigualdades entre los ha- El primero, se refiere a la disolución e la ciudad y la na- a una relación armónica entr bitantes; el segundo, cción del cuerpo físico de la ciudad y su turaleza; y el tercero, ación en grandes "megaestructura por sistemas de transporte eficient erado para fines agrícolas o para la urbanización. Su mi- a la redu s". Soleri imagina un mundo concentr es: el avión y de ciudades conectado el tren, en el que el territorio se ha lib e ecosistemas afectados hoy por la recuperación d , que actualmente se encuentra en croproyecto denominado "Arcosanti" cción, es calificado por él como un "laboratorio urbano". constru Soleri, proponen nuevas estructuras para al- ro. La realidad muestra que es ad existente para Los visionarios como ar las ciudades sostenibles del futu mbién en cómo intervenir en la ciud idad. Esa intervención puede llevarse s tales como el plan de " de Chica- berg necesario pensar ta alcanzar algún nivel de sostenibil a cabo en distintas escalas e incluye propuesta tiba o el plan de "cubiertas verdes predomine la arquitectura bio- ilidad y que todo transporte masivo de Curi s evidente que una ciudad en la que nos puntos en términos de sostenib bioclimáticamente contribuye a la sos- be ser una opción sino matividad go. E climática gana algu espacio o edificación concebido tenibilidad de la ciudad. El bioclimatismo no de al y puede ser traducido en la nor un compromiso profesion icaciones y para la adecuación urbana como pauta para las nuevas edif de las existentes.

×