O slideshow foi denunciado.
Utilizamos seu perfil e dados de atividades no LinkedIn para personalizar e exibir anúncios mais relevantes. Altere suas preferências de anúncios quando desejar.

Sociedad Boliviana de Historia pide al Gobierno parar la intervención al Instituto de Arqueología

La Sociedad Boliviana de Historia, conformada por investigadores nacionales y extranjeros, especialistas en diferentes etapas de nuestra historia, con el respeto que usted se merece, ve con profunda preocupación medidas que está tomando su gobierno en detrimento de la institucionalidad cultural.

  • Seja o primeiro a comentar

  • Seja a primeira pessoa a gostar disto

Sociedad Boliviana de Historia pide al Gobierno parar la intervención al Instituto de Arqueología

  1. 1. SOCIEDAD BOLIVIANA DE HISTORIA Fundada el 21 de septiembre de 1972 NOTA DE PRENSA Inquietud por aspectos de la gesti�n cultural (3 ANEXOS) La Sociedad Boliviana de Historia ha decidido manifestar a la Presidente Jeanine ��ez preocupaci�n por el modo en que se ha obrado en relaci�n con la gesti�n cultural, en particular con el Museo Tiwanaku. Tomamos la decisi�n de manifestarnos debido a que el sector afectado por las decisiones ejecutivas en este caso era de nuestra incumbencia, como personas que hemos dedicado muchos a�os a trabajar en favor de la cultura y del patrimonio tangible e intangible de la comunidad boliviana. Ello nos ha movido a convocar algunas personas, entre otras muchas que consider�bamos representativas, pertenecientes a nuestra instituci�n. Una vez reunidas, enviamos con mucho respeto nuestra carta a la Presidente ��ez, al igual que nuestro mensaje solicitando la atenci�n a nuestra solicitud. Sin embargo, no nos ha llegado ni respuesta ni acuse de recibo despu�s de nueve d�as del env�o. Estamos apenados porque dar�a la impresi�n de que nuestra fundada inquietud no parece merecer al menos ser escuchada. Entendemos que en la situaci�n actual hay muchos asuntos urgentes que atender, pero ello no puede implicar la ausencia de respuestas a preocupaciones leg�timas relacionadas con algo de lo que depende el futuro del pa�s, su identidad, un patrimonio que ha sobrevivido durante muchos siglos y que no nos pertenece en exclusiva. El sentido d solidaridad generacional nos obliga a reconocer que se trata de bienes a los que tambi�n tienen derecho las generaciones que nos reemplazar�n en este suelo, y que si hemos de comportarnos con responsabilidad, debemos asegurarnos de que llegue a ellas en las mejores condiciones. La Paz, 31 de julio de 2020 ANEXO 1: email del d�a 22 de julio. Al Ministerio de la Presidencia. Se�ora Jeanine ��ez Presidente de Bolivia Distinguida Se�ora Presidente: Le escribe Andr�s Eichmann, Presidente de la Sociedad Boliviana de Historia, a nombre de dicha instituci�n, fundada en el a�o 1972 y que re�ne estudiosos e intelectuales reconocidos en Bolivia y en el �mbito internacional. Algunos de los miembros de dicha Sociedad hemos firmado la carta que le hago llegar con este mensaje. Del mismo modo le hago llegar un documento en el que consta qui�nes la hemos firmado.
  2. 2. Las circunstancias de la pandemia, con las dificultades de movimiento que suponen, nos han obligado a recurrir a la firma digital. La falta de pericia en el uso de estos medios ha ocasionado, de un lado, la duplicaci�n de la firma del Dr. Platt; y de otro, el retraso en el env�o de ambos documentos, junto con el presente mensaje. Esperamos el acuse de recibo correspondiente, as� como la atenci�n a nuestra respetuosa solicitud. Le saluda atentamente Dr. Andr�s Eichmann Oehrli Sociedad Boliviana de Historia Presidente ANEXO 2: Carta a la Presidente Jeanine ��ez Distinguida Se�ora Presidente: La Sociedad Boliviana de Historia, conformada por investigadores nacionales y extranjeros, especialistas en diferentes etapas de nuestra historia, con el respeto que usted se merece, ve con profunda preocupaci�n medidas que est� tomando su gobierno en detrimento de la institucionalidad cultural. Es cierto que dicha institucionalidad en Bolivia ha tenido siempre una debilidad, especialmente por la falta de presupuesto. A pesar de ello se han dado pasos fundamentales como la salvaguarda del patrimonio cultural que constituye gran parte de nuestra memoria colectiva, as� como la profesionalizaci�n en las diferentes tareas que comprende su gesti�n En relaci�n con el motivo de esta nota es importante recordar que Tiwanaku, considerada cultura madre del mundo andino, incluso m�s all� de nuestras fronteras, pese a la labor de algunos investigadores, no tuvo una custodia institucional hasta mediados del siglo XX, cuando se cre� el Instituto Nacional de Arqueolog�a. Desde entonces, con subidas y bajadas, se ha incrementado el conocimiento de esta gran cultura con excavaciones, investigaciones, conservaci�n de su arquitectura, escultura y cer�mica. Parte de todo ese material cient�fico se encuentra en el edificio que por inadmisibles �rdenes del Ministerio de Educaci�n ha sido intervenido sin previo inventario. Con el pretexto de despedir a los funcionarios que all� trabajaban, se ha dejado el sitio en un preocupante desamparo. Es importante recordar que el citado repositorio no solamente est� a cargo de bienes correspondientes a la cultura Tiwanaku, sino a todas las culturas prehisp�nicas del �rea andina. Nuestra preocupaci�n tambi�n se debe a que como Director del Museo se ha nombrado a una persona que no tiene ninguna vinculaci�n con la investigaci�n arqueol�gica e hist�rica, cuando ha sido tradici�n, desde hace 70 a�os, que esa instituci�n sea dirigida por especialistas en el tema. Es cierto que se dieron algunas excepciones, pero no hay que repetir esos errores ni menos empeorar la situaci�n. Si ya se ha considerado un error bajar de rango a la cultura al eliminar el Ministerio del ramo, es tambi�n un error privilegiar compromisos pol�ticos y religiosos a la necesaria profesionalizaci�n de la gesti�n cultural. Tambi�n deseamos recordar aqu� que una autoridad de museo no capacitada puede incurrir en incumplimiento de deberes, y que seg�n el art�culo 223 de la C�digo Penal, �el que destruyere, deteriorare, sustrajere o exportare un bien perteneciente al dominio p�blico, una fuente de riqueza, monumentos u objetos del patrimonio arqueol�gico, hist�rico o art�stico nacional, incurrir� en privaci�n de libertad de uno a seis a�os�. Por ello le solicitamos que instruya al Ministro de Educaci�n, don V�ctor Hugo C�rdenas, hasta ahora considerado un brillante representante de la intelectualidad aymara, deje sin efecto la medida, se
  3. 3. nombre un profesional id�neo para el cargo de Director del Museo y se estudie la dotaci�n de mayores recursos para el funcionamiento del principal Museo de Arqueolog�a de nuestro pa�s. Sin otro particular, la saludan atentamente ANEXO 3: documento generado autom�ticamente por las firmas digitales.

×