O slideshow foi denunciado.
Utilizamos seu perfil e dados de atividades no LinkedIn para personalizar e exibir anúncios mais relevantes. Altere suas preferências de anúncios quando desejar.

1. control de-lectura_01

1.099 visualizações

Publicada em

  • Seja o primeiro a comentar

  • Seja a primeira pessoa a gostar disto

1. control de-lectura_01

  1. 1. Instituto de Ciencia Procesal Penal EL PROCESO DE HABEAS CORPUS Arsenio Oré Guardia. AbogadoEl hábeas corpus puede ser entendido como derecho fundamental y como proceso.Dentro del primer concepto se hace referencia al derecho que tienen las personas pararecurrir a un juez o tribunal competente para que sin demora se pronuncie sobre lalegalidad de su detención y ordene su libertad si la detención fuera ilegal. Dentro delsegundo al procedimiento establecido, de carácter sumario –sin demora, dice el artículo7 inciso 6) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos-, mediante el cual eljuez competente tutela el derecho que protege el habeas corpus.Las propuestas del Código Procesal Constitucional Ley Nº 28237 (publicado el 31 demayo de 2004) respecto a este instituto jurídico tuitivo de la libertad personal, son lassiguientes:I. AMBITO DE TUTELA DEL HABEAS CORPUSBajo la esfera de protección del habeas corpus se encuentran todos aquellos derechosque, de modo enunciativo, han sido establecidos en el artículo 25º del Código ProcesalConstitucional. En este aspecto repite en esencia el listado de derechos que previó laLey Nº 23506, excluyendo, sin embargo, de su ámbito de protección el derecho de laspersonas a guardar reserva sobre sus convicciones políticas, religiosas, filosóficas o decualquier otra índole, el derecho a la libertad de conciencia y de creencia, y el derechode no ser secuestrado. 1
  2. 2. Instituto de Ciencia Procesal PenalFrente a esta aparente reducción del elenco de derechos constitucionales que protege elhabeas corpus, el Código Procesal Constitucional acoge otros nuevos de singularimportancia, como el derecho a la integridad personal (Art. 25.1) que implica que nadiepuede ser lesionado o agredido físicamente, ni ser víctima de daños mentales o moralesque le impidan conservar su estabilidad psicológica o emocional, además, este derechoestá integrado por la prohibición de torturas y otros tratos crueles inhumanos odegradantes. Asimismo, debe destacarse que el derecho a la inviolabilidad de domicilio pasa a formar parte del ámbito de tutela del habeas corpus (Art. 25, in fine), lo que resulta razonable atendiendo a la ampliación que ha merecido en la jurisprudencia comparada el concepto de domicilio o, de modo más exacto, el replanteamiento de la forma típica de entender los supuestos en los que se produce una lesión a este derecho. En esta perspectiva el derecho a la inviolabilidad de domicilio se convierte en un “derecho a la libertad en el domicilio” que protege a la persona en dicho ámbito contra cualquier injerencia exterior que impide o dificulte su libertad de movimientos. Si bien el objeto de protección de este derecho estaba vinculado a la propiedad en la época del constitucionalismo primigenio, en la actualidad el domicilio hace referencia a todo lugar en que se despliega la vida privada, independientemente del título dominical. De la órbita de protección del habeas corpus, resulta asimismo importante remarcar la “cláusula de no autoincriminación” (Art. 25.2), que fue reconocida expresamente en la Constitución Política de 1979, en su artículo 2º, inciso 20, numeral “k”, no así en la Constitución de 1993, y funciona contra quien es objeto de una imputación penal de carácter judicial, o bien si la atribución delictiva se produce en sede policial, Ministerio 2
  3. 3. Instituto de Ciencia Procesal Penal Público, o en una instancia congresal o administrativa. Asimismo, por esta garantía normativa de no autoincriminación nadie está obligado a reconocer culpabilidad contra su cónyuge, ni sus parientes dentro del cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad1. Constituye otra acertada innovación en la esfera de protección del habeas corpus, el derecho a decidir voluntariamente prestar el servicio militar, conforme a la ley de la materia (Art. 25.8), lo cual se condice con lo establecido en la Ley de Servicio Militar, N.° 27178, del 29 de septiembre de 1999, y su Reglamento, el Decreto Supremo N.º 004-DE-SG, del 17 de marzo de 2000, que proscriben el reclutamiento forzoso como procedimiento de captación de personal para ser incorporado al servicio en el activo, el cual es voluntario para todos los varones y mujeres seleccionados. En consecuencia, cualquier acto por el cual se pretenda incorporar a la persona en edad militar al servicio en el activo, con prescindencia de su expresa y libre manifestación de efectuarlo en esos términos, constituye una forma de detención y, por lo tanto, susceptible de ser reparada a través del proceso constitucional del hábeas corpus2. Una ampliación de la tutela de los derechos de la libertad, lo constituye también, el derecho a no ser privado del documento nacional de identidad (Art.25º.10), porque al igual que el pasaporte son documentos fundamentales para gozar en los más amplios1 Respecto a esta cláusula de no incriminación el Tribunal Constitucional ha sostenido de modo uniforme en loscasos 719-03-HC/TC ( Renán Alegre De La Cruz), y 376-03-HC/TC Laura Bozzo, que “...todo procesado goza delderecho fundamental a la no autoincriminación, una de cuyas manifestaciones incluso autoriza al inculpado a guardar un absolutosilencio y la más imperturbable pasividad durante el proceso, en el correcto supuesto de que debe ser la parte acusatoria la encargada dedesvanecer la inocencia presunta...” . Asimismo, en el Exp. N.º 1567-2002-HC/TC, de Alejandro Rodríguez Medrano,el Supremo Intérprete de la Constitución sostuvo “que todo procesado está en la obligación de colaborar con lajusticia cada vez que dicha colaboración sea requerida, en la medida en que ello no importe una afectación delderecho constitucional a la no autoincriminación.”2 Esta posición ha sido expresada por el Tribunal Constitucional en sus sentencias Nº 030-01-HC/TC (ChristianVelásquez Balboa), y 212-01-HC/TC (Jorge Olivera Arcalla). 3
  4. 4. Instituto de Ciencia Procesal Penal términos a transitar libremente, ya sea a ingresar o salir del país y a movilizarse por la región y el resto del mundo.II. MODALIDADES DE HABEAS CORPUS El Código Procesal Constitucional presenta una variada gama del instituto del habeas corpus según las situaciones y circunstancias en que se producen la afectación a la libertad fundamental afectada, pudiendo detectarse las siguientes clases de habeas corpus: a) Habeas corpus innovativo (Art. 1º, pf. 2do.). Resulta procedente en los casos que pese a haber cesado o haberse convertido en irreparable la violación de la libertad personal, es necesario la intervención de la autoridad jurisdiccional a fin de que tales situaciones no se repitan en el futuro contra la persona del accionante. El juez constitucional atendiendo al agravio producido declarará fundada la demanda precisando los alcances de su decisión, disponiendo que el demandado no vuelva a incurrir en las acciones u omisiones que motivaron la interposición de la demanda. b) Habeas corpus preventivo (Art. 2º). Que podrá ser utilizado en los casos en que, no habiéndose concretado la privación de la libertad, existe empero la amenaza cierta e inminente de que ello ocurra, con vulneración de la Constitución o la ley de la materia. Al respecto, es requisito sine qua non de esta modalidad que los actos destinados a la privación de la libertad se encuentren en proceso de ejecución; por ende, la amenaza no debe ser conjetural ni presunta. 4
  5. 5. Instituto de Ciencia Procesal Penalc) Habeas corpus excepcional (Art. 23º). Nuestra Constitución, regula los Estados de Excepción en el artículo 137º, y el artículo 200º, parte final establece que el ejercicio de las acciones de habeas corpus y de amparo no se suspende durante la vigencia de los regímenes de excepción a que se refiere el artículo 137º. Es innegable así, la procedencia del habeas corpus en los Estados de excepción, que denominamos de excepción por las condiciones reinantes en que se dicta, por lo que bien vale el nombre seleccionado. Debe anotarse, que la tramitación correcta de este habeas corpus debe hacerse a la luz de los principios de razonabilidad y proporcionalidad que se utilizan para determinar la validez de los actos que restringen derechos en los Estados de Excepción. La aplicación de la razonabilidad, si tratándose de derechos suspendidos, las razones que sustentan el acto restrictivo del derecho no tienen relación directa con las causas o motivos que justificaron la declaración del régimen de excepción, o si la demanda se refiere a derechos constitucionales que no han sido suspendidos. La aplicación del principio de proporcionalidad, si tratándose de derechos suspendidos, el acto restrictivo del derecho resulta manifiestamente innecesario o injustificado atendiendo a la conducta del agraviado o a la situación del hecho sumariamente evaluada por el Juez.d) Habeas corpus reparador (Art. 25º.7). Constituye la modalidad clásica, opera ante la detención o prisión en contravención a la Constitución y las leyes, vale decir, sin cumplir los requisitos establecidos en el artículo 2º, inciso 24, literal “f” de la Constitución y 5
  6. 6. Instituto de Ciencia Procesal Penal de normas del Código Procesal Penal. Es decir, opera frente a la privación de la libertad arbitraria o ilegal de la libertad física, por orden policial, mandato judicial civil o del fuero militar, o decisión de un particular, buscando reponer las cosas al estado anterior de la violación.e) Habeas corpus restringido (art. 25º.13). Se emplea con el objeto de concluir molestias o restricciones a la libertad física o de locomoción que, en los hechos no configuran una detención, pero sí limita, en menor grado, la libertad del sujeto.f) Habeas corpus traslativo (art. 25º.14). Opera en los casos de los procesados, en que las autoridades judiciales o penitenciarias indebidamente pudieran estar prolongando su detención en un proceso judicial, o de los reos que ya han cumplido su condena pero siguen en cárcel. Acontece por ejemplo, en los casos en que existe exceso de detención al continuar el procesado detenido más allá del plazo fijado por la ley, o si el condenado no obstante haber cumplido su condena continúa en prisión. Es decir, el derecho a la excarcelación de un procesado o condenado, cuya libertad haya sido declarada por el Juez.g) Habeas corpus instructivo (Art, 25º.16) El derecho a no ser objeto de una desaparición forzada, permite la postulación de lo que doctrinariamente se ha definido como Habeas Corpus Instructivo, en el cual el Juez Constitucional a partir de sus indagaciones sobre el paradero del detenido-desaparecido, busca identificar a los 6
  7. 7. Instituto de Ciencia Procesal Penalresponsables de la violación constitucional, para su posterior proceso ysanción penal en la vía ordinaria. La desaparición forzada es quizás elcrimen más execrable, porque en su seno incluye numerosasviolaciones de los derechos más fundamentales del ser humano.Supone una originaria detención ilegal carente de mandato judicial nisituación de flagrancia, torturas o tratos inhumanos o degradantes yfísicos y mentales, violación a la libertad de movimientos, violación alderecho a un juicio justo y las garantías del debido proceso, ejecuciónextrajudicial y violación al derecho a la verdad y justicia para la víctimay sus allegadosSegún la Convención Interamericana Sobre Desaparición Forzada dePersonas (adoptada en Belem do Pará, el 9 de junio de 1994), y de laque el Perú es país signatario, con fecha de ratificación 13 de febrerode 2002, define a la desaparición forzada de personas, como laprivación de la libertad de una o más personas, cualquiera que fuere suforma, cometida por agentes del estado o por personas o grupos depersonas que actúen con la autorización o aquiescencia del Estado,seguida de la falta de información o de la negativa a reconocer dichaprivación de libertad o informar sobre el paradero de la persona, conlo cual se impide el ejercicio de los recursos legales y de las garantíasprocesales pertinentes.La práctica de la desaparición forzada de personas atenta contradiversos derechos fundamentales, además de violar la libertadlocomotora: i) Impide interponer los recursos legales que permitanproteger los derechos conculcados, impidiendo acudir a un tribunal a 7
  8. 8. Instituto de Ciencia Procesal Penal fin de que decida sobre la legalidad de la detención. Ii) Implica actos de tortura, generalmente tratos inhumanos y degradantes, afectando el derecho a la integridad personal. iii) Lesiona el derecho a la vida, porque esta práctica criminosa supone, con frecuencia, la ejecución extrajudicial de los detenidos y el posterior ocultamiento de sus cadáveres, generando impunidad3. El trámite a seguir por el Juez, cuando se trate de una desaparición forzada, está previsto en el artículo 32º del Código Procesal Constitucional, que prevé: 1) Si la autoridad, funcionario, o persona demandada no proporcionan elementos de juicio satisfactorios sobre su paradero o destino, el juez podrá a dotar todas las medidas necesarias que conduzcan a su hallazgo, pudiendo incluso comisionar a jueces del distrito judicial donde se presuma que la persona pueda estar detenida para que las practiquen. 2) Asimismo, el Juez dará aviso de la demanda de habeas corpus al Ministerio Público para que realice las investigaciones correspondientes. 3) Si la agresión se imputa a un miembro de la Policía nacional o de las fuerzas armadas, el juez solicitará, además, a la autoridad superior del presunto agresor de la zona en la cual la desaparición ha ocurrido, que informe dentro del plazo de veinticuatro horas si es cierta o no la vulneración de la libertad y proporcione el nombre de la autoridad que la hubiere ordenado o ejecutado.3 Así lo ha sostenido el Tribunal Constitucional en el Expediente Nº 2488-02-HC/TC, de Genaro VillegasNamuche. 8
  9. 9. Instituto de Ciencia Procesal Penal h) Habeas corpus correctivo (Art. 25º.17). Protege el derecho del detenido o recluso a no ser objeto de un tratamiento carente de razonabilidad y proporcionalidad, respecto de la forma y condiciones en que se cumple el mandato de detención o la pena, procurando preventiva o reparadoramente, impedir tratos o traslados indebidos a personas detenidas legalmente. Se otorga para lograr que sin suspender la medida de restricción a la libertad, ésta se cumpla conforme a su regulación constitucional, convencional o legal, facultando por ejemplo el traslado de un lugar de detención a otro, para evitar o hacer cesar los maltratos o condiciones indignas contra un detenido o reo en cárcel. Así procede, ante la amenaza o acto lesivo del derecho a la vida, la integridad física y psicológica, o el derecho a la salud de los reclusos o personas que se encuentran bajo una especial relación de sujeción internados en establecimientos de tratamiento públicos o privados (tal es el caso de las personas internados en centros de rehabilitación y de menores, en internados estudiantiles, etc.). Igualmente es idóneo en los casos en que, por acción u omisión, importen violación o amenaza al trato digno o se produzcan tratos inhumanos o degradantes. Es también admisible la presentación de esta modalidad en los casos: De arbitraria restricción del derecho de visita familiar a los reclusos. De ilegitimidad de traslado de un recluso de un establecimiento penitenciario a otro. La determinación penitenciaria de cohabitación en un mismo ambiente de reos en cárcel de procesados y condenados44 En efecto, en el caso Alejandro Rodríguez Medrano (Exp. Nº 726-2002-HC/TC), el Tribunal Constitucionalseñaló que “mediante este medio procesal puede efectuarse el control constitucional en las que se desarrolla la 9
  10. 10. Instituto de Ciencia Procesal PenalIII. ASPECTOS PROCESALES DEL HABEAS CORPUS El Código Procesal Constitucional ha diseñado un modelo de habeas corpus en el que se refleja todos los principios y condiciones que la dogmática imprime a este proceso, veamos: El Código de forma expresa (Art. 26º) permite la actio populis, es decir, concede legitimación a cualquier particular para que sea éste el que pueda iniciar este proceso constitucional, lo que se hace debido a la especial naturaleza del derecho que se pretende tutelar mediante el habeas corpus: la libertad individual; pues de exigir la legitimidad ordinaria para obrar en dicho proceso, se estaría restringiendo la oportunidad de obtener tutela jurisdiccional efectiva a dicho derecho constitucional. Lo regulado explica la naturaleza de la acción, pues existen casos de privación de libertad en donde la persona perjudicada se encuentra imposibilitada de poder ejercer tal derecho. Asimismo, se establece un procedimiento exento de formalidades y costos; por lo tanto, no se requiere poder, firma de letrado, papel sellado, y ningún tipo de pago, otorgándosele al accionante toda clase de facilidades eliminando los formalismos que suelen exigir las leyes para otros tipos de proceso. En este sentido, el Juez y el Tribunal Constitucional deben adecuar las exigencias de las formalidades previstas en el Código Procesal Constitucional al logro de los fines de los procesos constitucionales (Art. III del Título Preliminar). La acción de habeas corpus puede ser ejercida por escrito o verbalmente, en forma directa o por correo, a través de los medios electrónicos de comunicación u otro idóneo (fax, correo electrónico, por ejemplo). Cuando se trata de demanda verbal,restricción del ejercicio de la libertad individual, en todos aquellos casos en que éste se haya decretadojudicialmente”. 10
  11. 11. Instituto de Ciencia Procesal Penalse levanta acta ante el Juez o Secretario, sin otra exigencia que la de suministrar unasucinta relación de los hechos (Art. 27º).En cuanto a las reglas de la competencia, el artículo 28 es claro al referirse que “lademanda de hábeas corpus se interpondrá ante cualquier Juez Penal, sin observarturnos”, además, se entiende que no necesariamente el juez competente es aquel endonde se encuentra el detenido o del lugar en donde se haya ejecutado la medida oel del lugar en donde se haya dictado .Conforme a su naturaleza y los derechos que tutela, se establece un procesosumarísimo, con plazos muy cortos para la tramitación y resolución de la acción.Este trámite de carácter sumarísimo se realiza en casos de detenciones arbitrarias oen los supuestos de afectación a la integridad personal. Pero, ¿cuándo será arbitrariauna detención? Se dará este presupuesto cuando ha sido practicada sin orden deljuez, también cuando, no obstante tener este requisito, la misma no es por escrito;igualmente lo será si no está debidamente fundamentada, o no obstante estarlo, losfundamentos sean inaplicables para el caso concreto. Asimismo, también lo serácuando el juez que ordena la medida no sea el competente. Policialmente seráarbitraria una detención cuando ésta se lleve a cabo sin el requisito de la flagranciadelictiva que la Constitución exige. También será arbitraria una detención cuando sesupera las 24 horas o los 15 días naturales señalados excepcionalmente por laConstitución. O en los casos en que la detención, en principio, fue legal y queposteriormente se volvió arbitraria.Por otro lado, esta investigación sumarísima también se da en los supuestos deafectación a la integridad personal ¿Qué quiere decir integridad personal? 11
  12. 12. Instituto de Ciencia Procesal Penal¿Constituye un sinónimo a la llamada salud individual? Consideramos que son dosconceptos distintos, por un lado, la salud es entendida como aquel estado debienestar físico y psíquico que permite a la persona actuar en sociedad y que puedeexperimentar una persona aún cuando se vea afectada en su integridad ¿cómo así?Al operarnos el médico afecta nuestra integridad, pues no sólo realiza cortes, sinoque en algunos casos extrae algunos elementos de nuestro cuerpo (ej. Un riñon), sinembargo ello trae como consecuencia un mejoramiento de nuestra salud. Por tanto,integridad y salud son dos términos diferentes, si bien en muchos casos el afectar laintegridad conlleva en resquebrajar la salud, sin embargo, no siempre ocurre así.En estos supuestos, el juez puede constituirse en el lugar de la detención y decomprobarse la detención arbitraria ordenará su libertad. Estamos ante el casotípico de hábeas corpus reparador. No será necesario se notifique al responsable dela agresión para que se cumpla la resolución judicial que ordena la libertad delinjustamente detenido.Cuando no se trate de una detención arbitraria ni de una vulneración a la integridadpersonal, el juez conocedor de la causa citará a quien presuntamente ha violado elderecho, para que explique la razón que ha tenido para adoptar la medida. Una vezescuchada a la persona que practicó la medida el juez resolverá de plano en eltérmino de un día natural, bajo responsabilidad. La resolución que emita el juezpodrá ser notificada personalmente al agraviado, así se encuentre privado de sulibertad, también puede notificarse al agraviado (o quien interpuso la demanda) o suabogado, si lo hubiere.El artículo 33 del Código Procesal Constitucional establece normas especiales deprocedimiento. En primer lugar, se menciona que no cabe recusación salvo por el 12
  13. 13. Instituto de Ciencia Procesal Penalafectado o quién actúe en su nombre. En segundo lugar, no caben excusas de losjueces ni de los secretarios. En tercer lugar, esta sumariedad implica también, lahabilitación permanente ex lege de días y de horas, para la realización de lasactuaciones procesales. En cuarto lugar, no interviene el Ministerio Público. Enquinto lugar, se pueden presentar documentos cuyo mérito apreciará el juez encualquier estado del proceso. En sexto lugar, el juez o la Sala designará un defensorde oficio al demandante, si lo pidiera ( consideramos que en caso que al perjudicadolas circunstancias no le permitan conocer ejercer el derecho que la ley le concede eneste caso, el juez podrá nombrarle de oficio un abogado defensor en virtud del art.121 del Código de Procedimientos Penales) y, por último, las actuaciones procesalesson improrrogables, lo que marca una nota distintiva de otros procesosconstitucionales, dándole celeridad al trámite imbuido de la necesidad de restablecerel derecho conculcado.Como consecuencia de esta sumariedad, los jueces están obligados a tramitar conpreferencia los procesos constitucionales (Art. 13º), especialmente el habeas corpus;asimismo, no cabe recusaciones (salvo por el afectado o de quien actúe en sunombre), ni excusas del Juez o Secretario.Todo lo dicho hasta el momento tiene como consecuencia el hecho de que seacentúe el requisito del favor processum, es decir, aquel principio procesal conforme alcual el juez, en caso de duda entre continuar o no con el proceso hasta su decisiónfinal sobre el fondo del asunto, debe preferir darle trámite y continuar con él (Art.III del Título Preliminar), ello en consideración a la especial relevancia que tiene elconflicto que se plantea dentro de este proceso constitucional, en el que está enjuego uno de los valores supremos del Estado Constitucional, como es la libertad. 13
  14. 14. Instituto de Ciencia Procesal PenalIV. ALCANCES DE LA SENTENCIA DE HABEAS CORPUS La resolución que declara fundada la demanda de habeas corpus dispondrá diversas medidas, en atención a lo siguiente: a) Si se trata de un habeas corpus reparador, debe proceder la puesta en libertad de la persona privada arbitrariamente de este derecho. b) Si se trata de un habeas corpus correctivo, debe disponerse que continúe la situación de privación de libertad de acuerdo con las disposiciones legales aplicables al caso, pero si el juez lo considerase necesario, ordenará cambiar las condiciones de la detención, sea en el mismo establecimiento o en otro, o bajo la custodia de personas distintas de las que hasta entonces la ejercían. c) Si se trata de un habeas corpus traslativo, la persona privada de la libertad debe ser puesta inmediatamente a disposición del Juez competente, si la agresión se produjo por haber trascurrido el plazo legalmente establecido para su detención. d) Si se trata de un habeas corpus innovativo, se ordenará que cese el agravio producido, disponiendo las medidas necesarias para evitar que el acto vuelva a repetirse. 14

×