O slideshow foi denunciado.
Seu SlideShare está sendo baixado. ×

Alineando experiencias espanol

Anúncio
Anúncio
Anúncio
Anúncio
Anúncio
Anúncio
Anúncio
Anúncio
Anúncio
Anúncio
Anúncio
Anúncio
Carregando em…3
×

Confira estes a seguir

1 de 6 Anúncio
Anúncio

Mais Conteúdo rRelacionado

Quem viu também gostou (20)

Semelhante a Alineando experiencias espanol (20)

Anúncio

Mais recentes (20)

Anúncio

Alineando experiencias espanol

  1. 1. Alineando experiencias, historias y sueños Por Rodrigo Borges Delfim Traducido por Gabriela Muente El sector textil emplea muchos inmigrantes que viven en São Paulo, con destaque para los de origen boliviano. Sin embargo, infelizmente son comunes los casos de condiciones precarias y de trabajo análogo a la esclavitud en el área, frutos de una cadena compleja y repleta de tercerizaciones y cuarterizaciones de mano de obra, jornadas extenuantes, locales insalubres, entre otros factores. Romper este círculo vicioso no es tarea fácil, pero intentar actuar en este cuadro y colaborar para mejores condiciones en el sector textil es de objetivo de Alinha, una plataforma online enfocada en la aceleración de talleres de costura y en el aumento de su visibilidad para el mercado. Para esto, busca colaborar para mejorar las condiciones de trabajo en la cadena de la moda con enfoque en el apoyo al emprendedorismo. Foto 1: “Alinha” busca mejorar las condiciones, dar visibilidad y valorizar el trabajo de los talleres de costura. Crédito: Mário Pimenta A Alinha busca melhorar as condições, dar visibilidade e valorizar o trabalho das oficinas de costura. Crédito: Mário Pimenta La iniciativa es llevada adelante por las amigas Monyse Almeida y Dari Santos, graduadas respectivamente en Derecho y Relaciones Internacionales por la PUC-SP,
  2. 2. y que desde la universidad tienen interés en acciones que busquen actuar en el sector de producción textil. “Alinha” y la Alianza Emprendedora Desarrollada en el segundo semestre del 2014, “Alinha” tuvo su lanzamiento oficial el 16 de diciembre, en São Paulo, junto con el evento de presentación de los resultados de este año de la Alianza Emprendedora – una OSCIP (Organización de la Sociedad Civil de Interés Público), sin fines lucrativos, que trabaja con proyectos de generación de renta, negocios inclusivos y diseminación de la cultura emprendedora en el Brasil. “Alinha” es uno de los principales frutos del proyecto Un Mensaje para la Libertad, llevado adelante por la Alianza desde 2013 y que tiene como mira el fortalecimiento de emprendedores y el combate al trabajo en condiciones análogas a la esclavitud en la industria textil de la ciudad de São Paulo. Foto 2: Alianza Emprendedora, “Alinha” y colaboradores durante un evento en SP. Crédito: Rodrigo Borges Delfim Aliança Empreendedora, Alinha e parceiros durante evento em SP. Crédito: Rodrigo Borges Delfim “El emprendedorismo de las clases no tenía nada que ver con el emprendedorismo que realmente es hecho en el Brasil. En este escenario, nos preguntamos sobre que podría ser hecho realmente. De ahí nació la Alianza”, resume Lina Useche, cofundadora de la institución. Ayudar a desarrollar una plataforma en los moldes de “Alinha” no estaba en los planos iniciales de la Alianza. “La idea era desarrollar una herramienta tecnológica de denuncia para los inmigrantes en el segmento de la industria textil y junto a los inmigrantes en São Paulo. Después, la iniciativa acabó desarrollándose para algo que
  3. 3. intentase de hecho interferir en la cadena productiva y ayudar a mejorar las condiciones de trabajo en el sector”, explica Cristina Filizzola, también de la Alianza Emprendedora. Fue de esta revisión de proyecto que nació “Alinha”, que se encontró con el conocimiento que Monyse y Dari ya tenían acumulado sobre el tema. Mientras Monyse hizo seguimiento de casos de trabajo análogo a la esclavitud cuando fue practicante en el Ministerio Público del Trabajo (MPT), Dari desarrolló investigaciones sobre el tema y se involucró personalmente también con la actuación del Centro de Apoyo al Migrante (CAMI) – entidad colaboradora de “Alinha” y de la Alianza. Ya con este nuevo enfoque, “Alinha” fue presentada y premiada en la edición más reciente del Social Good Brasil, promovido el mes pasado en Florianópolis (SC), lo que aceleró aún más la implantación de la startup. ¿ Cómo funciona? “Alinha” no hace intermediación de mano de obra entre talleres y compradores, pero sí les da herramientas para que puedan eliminar intermediarios y se conecten directamente. Una vez registrado en el sistema (mediante respuesta a un cuestionario), el comprador puede buscar los talleres más aptos a atender su demanda, consultando informaciones que van desde el número de empleados hasta los tipos de máquinas de coser presentes en cada una. Foto 3: Logotipo de la plataforma “Alinha”, ya al aire. Crédito: “Alinha”
  4. 4. Logotipo da plataforma Alinha, já no ar. Crédito: Alinha Los talleres también responden a un cuestionario que, con base en las condiciones y herramientas de trabajo de cada local, va a atribuir a ella una puntuación. Solamente talleres con una determinada puntuación estarán aptos para la búsqueda y contacto por medio de la plataforma. ¿Y si el local registrado presenta una puntuación baja? Ahí entra en escena una de las principales actividades de “Alinha”, que es dar consejos y orientaciones para que el taller perfeccione su administración y las condiciones de trabajo. Con este tipo de consultoría, el negocio puede ganar más puntos, volverse más viable y mejor estructurado, pudiendo así integrar el área pública de la plataforma y estar visible para compradores y nuevos negocios. “Es emponderar a estos pequeños empresarios, que están muchas veces en la informalidad, con herramientas – desde conocimiento, información y colaboradores que puedan ayudarlos – para que ellos consigan condiciones más justas y apoyo para que ellos mismos puedan valorizar su trabajo. Ellos ya hacen un buen trabajo, solo necesitan mostrar eso al mundo”, explica Dari. Foto 4: Las fundadoras Dari Santos (e) y Monyse Almeida (d), en la presentación de “Alinha” Crédito: Rodrigo Borges Delfim
  5. 5. As fundadoras Dari Santos (e) e Monyse Almeida (d), na apresentação da Alinha. Crédito: Rodrigo Borges Delfim Además de la búsqueda, “Alinha” permite también que comerciantes y talleres hagan evaluaciones mutuas. “Los costureros y empresarios tienen libertad para escoger con quien trabajar. Esto me gusta mucho en la propuesta de “Alinha””, explica el boliviano Miguel Angel Saavedra, que ya trabajó como costurero y hoy actúa como consultor. Él también es voluntario en el proyecto Sí, Yo Puedo, otro colaborador de la Alianza Emprendedora. Próximos pasos Con el lanzamiento oficial de “Alinha”, comienza una nueva fase: el trabajo de campo junto a los talleres de costura, con el objetivo de ayudar en la capacitación y expansión de los negocios, mediante la mejora de las condiciones de trabajo y administración de cada una. “Ahora es la parte más “offline”. Después del desarrollo de la plataforma, ahora es hora de visitar los talleres, ver las metodologías de alineamiento y perfeccionar, ir a la calle realmente”, resume Monyse. A pesar de la tarea ser ardua y pueda encontrar resistencia de los emprendedores más recelosos, los frutos ya cosechados por “Alinha” muestran que la startup tiene totales condiciones de cumplir con el papel y el mensaje que su propio nombre transmiten: el de alinear y conectar no apenas negocios, pero también valores, experiencias y sueños de mejores condiciones de vida para todos los involucrados en la cadena productiva de la moda. Y, quien sabe, estimular también otras iniciativas en el área.

×