O slideshow foi denunciado.
Utilizamos seu perfil e dados de atividades no LinkedIn para personalizar e exibir anúncios mais relevantes. Altere suas preferências de anúncios quando desejar.

La mujer en la educación

1.386 visualizações

Publicada em

el papel de la mujer en

  • Seja o primeiro a comentar

La mujer en la educación

  1. 1. 1LA MUJER EN LAEDUCACIÓNEDUCACIÓNY SOCIEDADREALIZADO POR:María García CezónEsther Rodríguez GarcíaAmalia Montero Carrasco
  2. 2. 2ÍNDICE INTRODUCCIÓN…………………………………………………………….. 3 LA MUJER EN LAS AULAS, COMO ALUMNA……………………4 LA MUJER COMO MAESTRA……………………………………………7 WEBGRAFÍA Y BIBLIOGRAFÍA………………………………………..10
  3. 3. 3INTRODUCIÓNA lo largo de los dos últimos siglos se ha asistido al largo, lento y difícil proceso deincorporación de la mujer al sistema escolar contemporáneo. Ello ha supuesto, a igualritmo y con no menos dificultad, la construcción de un sistema escolar femenino sobrela base de un sistema escolar decimonónico pensado y estructurado “casi”exclusivamente para el varón.El proceso de incorporación progresiva de la mujer a la red educativa en unplano de máximos niveles de igualdad con los hombres, se integra en el marco de larevolución protagonizada por la mujer desde finales del siglo XIX y seguida con granfuerza en el XX, ciertamente, como han considerado algunos autores, la másimportante revolución social, silenciosa -y pacífica-, de los últimos tiempos.Para la mujer española de hace un siglo –como para la mujer actual en los países deltercer mundo- la incorporación al sistema educativo es el primer eslabón de lasconquistas femeninas necesarias para que adquiera dignidad como persona y para quela sociedad, en conjunto, progrese en tanto que ello supone:- la posibilidad de ser una persona más crítica y reflexiva, pasando de sujetopasivo a sujeto activo,- la conquista de mayores cotas de libertad, autonomía y dignidad,- el acceso al mundo laboral retribuido y- el paso hacia la emancipación femenina.Historia de un largo procesoEl proceso al que hemos aludido originó en su inicio fuertes tensiones, eincluso, a veces, un rechazo manifiesto fuera y dentro del propio recinto escolar, al noser bien visto, y sí muy criticado, que las mujeres invadieran espacios y funcionesconsiderados sin discusión masculinos, reservados exclusivamente para el varón. Y esque la sociedad burguesa liberal no solo se estructuró verticalmente en clasesdiferenciadas -alta, media y baja, sino que también lo hizo horizontalmente porgrupos, el masculino y el femenino, para los que se concibió un modelo de educacióndiferenciada: una educación pública para el hombre, la institución escolar, y unaeducación privada, doméstica, para la mujer.La progresiva penetración de la mujer en el sistema escolar ha contemplado enEspaña tres etapas bien diferenciadas: En un primer periodo, que se inicia en losalbores del liberalismo y se prolonga hasta la Ley Moyano (1857), se parte, comohemos apuntado, de la radical diferenciación de los canales de educación y de losmodelos formativos concebidos para uno y otro sexo: la nueva institución escolar –laescuela pública, el instituto, la universidad- será el espacio apropiado para el niño; el
  4. 4. 4hogar seguirá constituyendo el espacio idóneo para la niña. En una segunda etapa, queabarca la segunda mitad del siglo diecinueve y se prolonga a las primeras décadas delXX, se procede a la construcción de un sistema estructurado de educación femeninaparalelo al masculino; la mujer irá penetrando, a distancia del hombre, en la instituciónescolar, pero permanecerá separada física y socialmente de sus compañeros. En eltercer tramo, que se inicia con decisión en la época republicana aunque sufre unafuerte regresión en el primer franquismo, se camina hacia un sistema escolar únicocada vez menos sexista.El principal problema que había que subsanar era que abriendo las expectativaslaborales y de formación del colectivo femenino se ponía en entredicho el orden socialpatriarcal que regía.¿Por qué la educación infantil está colonizada por las mujeres?Porque para la mujer era inconcebible una formación generalizada y específica másallá de la necesaria para ejercer de buena madre, buena hija y buena esposa.Y porque cuando la mujer empezó a alcanzar cotas de igualdad en el primer escalóneducativo (la instrucción primaria) estos resultaban verdaderos cotos cerrados para elhombre, a quien sólo se permite ejercer las profesiones a las que dan acceso los títulosacadémicos y ocupar los puestos de responsabilidad para los que el bachillerato y lapropia universidad preparabanLA MUJER EN LAS AULAS, COMOALUMNALa promulgación de la Constitución Española en 1978 supuso el reconocimiento de laigualdad ante la ley de hombres y mujeres como uno de los principios inspiradores delordenamiento jurídico, señalando el derecho pleno de toda la población a laeducación.Desde entonces, todas las leyes de reforma del sistema educativo han impulsado yfavorecido con éxito el acceso generalizado de las mujeres a la educación.
  5. 5. 5Si se tienen en cuenta los antecedentes históricos, culturales, sociales, etc., que hanvenido acompañando el recorrido de las mujeres en la educación, resulta inevitablereconocer el esfuerzo de quienes han contribuido a que generaciones de niñas ymujeres logren acceder a la educación en condiciones de pleno derecho. Por otraparte, debe subrayarse la idea de que dicho acceso no se habría producido sin unhecho que a menudo no se contempla: la necesidad y el deseo de las propias niñas ymujeres por aprender y acceder al pensamiento y al conocimiento humano.En las últimas décadas, niñas y mujeres se han incorporado masivamente a las aulashasta el punto de poder afirmar que hoy en día las mujeres son mayoría en los nivelespostobligatorios de enseñanza, a excepción de los estudios de grado medio deFormación Profesional.DISTRIBUCIÓN DEL ALUMNADO MATRICULADO POR ENSEÑANZA Y SEXO,CURSO 2006/2007Esta afirmación se evidencia de forma más clara al observar la distribución porcentualpor sexo en las Enseñanzas de Régimen General. En este sentido, resultaparticularmente destacable la presencia femenina en Bachillerato y el crecimientosostenido de las mujeres universitarias.Si, además de observar la incorporación de las mujeres a la educación, la mirada sedirige a la calidad de ese recorrido, el reconocimiento del avance de las mujeres no esmenor. Saber cuántas mujeres están terminando con éxito sus estudios no deja de ser
  6. 6. 6un elemento de juicio de doble carácter diagnóstico, puesto que es revelador delesfuerzo hecho por las mujeres y predictor del potencial de las mismas para el futuro.Si bien hay más niños que finalizan la Educación Primaria (también es más elevada laproporción de alumnos matriculados en esta etapa) y el número de hombres y mujeresque se doctoran es muy similar, en el resto de enseñanzas el porcentaje de mujeresque actualmente se titulan es superior.PORCENTAJE DE HOMBRE Y MUJERES EN LOS DIFERENTES NIVELESEDUCATIVOS
  7. 7. 7LA MUJER COMO MAESTRAComo punto de partida nos encontramos a María Moliner, la primera mujer profesoraen la Universidad de Murcia.Antes de profundizar en el desarrollo del tema quiero mostrar un contrato de trabajode una maestra en 1923.MODELO DE CONTRATO QUE FIRMABAN LAS MAESTRAS CON ELCONSEJO NACIONAL DE EDUCACION.Este es un acuerdo entre la señorita……. Maestra, y el Consejo de Educación y de la Escuelapor el cual la señorita……… acuerda impartir clases por un periodo de ocho meses a partirdel…………. De 1923La señorita acuerda:1. No casarse. Este contrato quedara automáticamente anulado y sin efecto si lamaestra se casa.2. No andar en compañía de hombres.3. Estar en su casa entre las ocho de la tarde y las seis de la mañana, a menos que seapara atender una función escolar.4. No pasearse por las heladerías del centro de la cuidad.5. No abandonar la cuidad bajo ningún concepto sin el permiso del presidente delConsejo de Delegados.6. No fumar cigarrillos. Este contrato quedara automáticamente anulado y son efectosi se encontrara a la maestra fumando.7. No beber cerveza, vino, ni whisky. Este contrato quedara automáticamente anuladoy sin efecto si se encontrara a la maestra bebiendo.8. No viajar en ningún coche o automóvil con ningún hombre excepto su hermano osu padre.9. No vestir ropas de colores brillantes.10. No teñirse el pelo.11. Usar al menos dos enaguas.12. No usas vestidos que queden a más de cinco centímetros por encima de los tobillos.13. Mantener el aula limpia: Barrer el suelo del aula al menos una vez al día. Fregar el suelo del aula al menos una vez por semana con agua caliente y jabón. Encender el fuego a las siete, de modo que la habitación este caliente a las ochocuando lleguen los niños. Limpiar la pizarra una vez al día.14. No usar polvos faciales, no maquillarse ni pintarse los labios.
  8. 8. 8Este es un contrato real de una maestra de escuela en 1923, en los últimos noventaaños las cosas han cambia mucho. Es un poco impactante pensar que se trata de unacuerdo de principios del siglo XX, pero hay que tener en cuenta que España seencontraba en esos momentos bajo la Dictadura de Primo de Rivera.En la actualidad, como se cita el articulo “Mujeres en la docencia: la ley del embudo” deEva del Amo: Si tuviéramos que explicar gráficamente la presencia de mujeres queejercen la docencia desde la primera etapa de la educación hasta el último escalafón dela misma veríamos cómo la figura que forman las cifras tiene forma de embudo: muchasprofesoras de Infantil y muy pocas rectoras.Durante la primera mitad del siglo XX, muchas mujeres ejercieron como profesoras en laenseñanza primaria.En la actualidad, se ha avanzado mucho, pero la docencia femenina no ha alcanzado adespegar en los escalones más altos del sistema educativo. En otras etapas comoEducación Infantil y Primaria, el porcentaje el de un 76 % de puestos que ocupan lasmujeres contra un 34% que son ocupados por hombres. En educación infantil nueve decada diez profesores son mujeres.Esto también ocurre en la Educación Especial, donde el porcentaje de profesoras llegahasta el 80%, y en la enseñanza de idiomas con un 74 %. Según el Ministerio deEducación, las mujeres representan aproximadamente dos tercios del profesorado delas enseñanzas del régimen general no universitario, con un 68%.En la etapa de enseñanza superiores las cifras entre hombres y mujeres empiezan aigualarse, en el periodo de Educación Secundaria las maestras ocupan un 55% y enFormación Profesional un 37%."Estos datos son, probablemente, reminiscencias de la creencia popular, adoptadadurante muchos años, que afirmaba que estas enseñanzas técnicas pertenecíanprincipalmente al ámbito masculino, lo que durante décadas se tradujo en una mayorpresencia de chicos en las aulas”. (Eva del Amo)Las cifras de la participación de la mujer en el aula como decente van disminuyendosegún nos vamos acercando a la enseñanza superior:“Si observamos cualquier clase de una Universidad española, prácticamente en todaslas facultades nos daremos cuenta de que el número de alumnas sobrepasa al dealumnos. De hecho, seis de cada diez nuevos graduados en el primer y segundo cicloson mujeres, y estas cifras ya no parecen extrañar a nadie. Sin embargo, las mujeresque vuelven a la Universidad para enseñar sólo son un 36% del total de los docentes(un 35% en universidades públicas y un 41% en privadas), lo cual demuestra que elembudo de mujeres docentes va cerrándose a medida que nos acercamos al último
  9. 9. 9escalón del sistema educativo.” (Eva del Amo)Dentro de la universidad en la categoría de Otro Personal Docente (asociadosayudantes, ayudantes doctores, colaboradores, contratados doctores, eméritos,maestros de taller, profesores visitantes y otro profesorado, la representación femeninaalcanza un 38%.Desde unos años atrás hasta los días de hoy, el papel de la mujer como docenteuniversitaria ha sufrido un estancamiento:“En el curso 2004-2005, el número de mujeres titulares de universidad era de un 36,3%(frente al 36,6% de ahora), mientras que las titulares de escuela universitaria ascendíanal 41,3% (frente al 41,4% actual) y las catedráticas de universidad alcanzaban un 13,8%(frente al 14,3% que refleja el último curso). Es decir, una evolución prácticamente nula.La evolución de la mujer como docente en el sistema educativo ha sufrido muchocambios, en la actualidades no existe nada comparable al contrato de una maestra de1923.Además ha ido aumentando de forma considerable la participación de la mujer en elaula como docente.PORCENTAJE DEL PAPEL DE LA MUJER COMO DOCENTE EN LASDIFERENTES ETAPAS EDUCATIVASEDUCACION INFANTIL Y PRIMARIA: 76%*En educación Infantil nueva de cada diez maestros son mujeres.EDUCACION ESPECIAL: 80%ENSEÑANZA DE IDIOMAS: 74%*las mujeres representan dos tercios del profesorado de las enseñanzas del régimengeneral no universitario.EDUCACION SECUNDARIA: 55%FORMACION PROFESIONAL: 37%UNIVERSIDADES PÚBLICAS: 35%UNIVERSIDADES PRIVADAS: 41%UNIVERSIDAD: OTRO PERSONAL DOCENTE: 38%*en las 77 universidades que hay en España tan solo hay 10 rectoras.
  10. 10. 10WEBGRAFIA Y BIBLIOGRAFIA http://www.igualdaddegeneroyeducacion.es/documentos/Intercambia/Colecci%C3%B3n%20Mujeres%20en%20la%20Educacion/12.Las%20mujeres%20en%20el%20sistema%20educativo.pdf Exclusión, discriminación y resistencias: El acceso de la mujer al sistemaeducativo (1833-1930), Carmen Benso Calvo, (Universidad de Vigo) Articulo “Mujeres en la docencia: la ley del embudo” de Eva del Amo http://www.aprendemas.com/guias/especialmujeres2009-2010/P1_3.asp

×