O slideshow foi denunciado.
Utilizamos seu perfil e dados de atividades no LinkedIn para personalizar e exibir anúncios mais relevantes. Altere suas preferências de anúncios quando desejar.

El Adolescente Infractor de la Ley Penal

864 visualizações

Publicada em

Publicada em: Direito
  • Seja o primeiro a comentar

  • Seja a primeira pessoa a gostar disto

El Adolescente Infractor de la Ley Penal

  1. 1. El Adolescente Infractor de la Ley Penal Jhonathan Jesús Albino Escriba USMP
  2. 2. Antecedentes y Premisas Iniciales
  3. 3. Código Penal de 1924 • La más remota protección a los menores en la legislación nacional se inicia con el Código Penal de 1924. • El tratamiento que se les daba estaba en función a su edad. • Se investigaba su situación moral y la de su familia. El carácter y los antecedentes del menor, y se aseguraba de cautelar su porvenir. • Se usaban los exámenes que fueren necesarios para dicho fin. • El menor podía quedar bajo el cuidado de una familia o en una casa de educación privada o pública hasta cumplir la mayoría de edad o, incluso, en una escuela correccional. • Se imponía medidas socioeducativas, tratando de que adquiera un oficio y así pueda reintegrarse.
  4. 4. • La legislación penal, incluyendo nuestro Código Penal actual y sus preceptos diversos – que comunican la especial consideración que se le debe tener al menor bajo criterios de discriminación positiva – hasta el novísimo Código de Responsabilidad Penal de Adolescentes, que viene a unificar la legislación correspondiente al tratamiento del menor en sede jurisdiccional y competencial tratándose de ilícitos de carácter penal. • Desde el inicio se puede apreciar que las leyes penales han reaccionado, ante el menor, de la manera más adecuada, por lo menos en sus preceptos.
  5. 5. Cuestiones Previas • Según nuestro Código de Niños y Adolescentes (Código de Menores), se considera niño a todo sujeto de derecho desde su concepción hasta cumplir los 12 años de edad; y adolescente, hasta los 18 (Art. I de su TP). • A pesar de ello, el nuevo Código de Responsabilidad Penal de Adolescentes solo otorga protección a aquellos adolescentes entre 14 y 18 años (Art. I de su TP). • Es menester recordar que la diferenciación entre el menor y el adulto infractor de la ley penal es una necesidad, no solo jurídica, sino también social, la cual debemos tener presente al momento de legislar y de realizar una correcta interpretación de la norma en el caso concreto. • El menor, de manera general, es una categoría que debe ser protegida en pro de la familia y, asimismo, de la sociedad.
  6. 6. Teoría General del Adolescente Infractor
  7. 7. Adolescente Infractor • Según el Dr. Chunga Lamonja: “Se considera adolescente infractor al autor o partícipe de un hecho punible tipificado como delito o falta en la ley penal.” • Para poder afrontar el problema del adolescente infractor de la ley penal, debemos buscar sus causas y así poder detectar ciertas patologías sociales que se están desarrollando actualmente, aplicando la norma según cada caso concreto – con énfasis tratándose en caso de menores – y con criterios de razonabilidad, contemplando las consecuencias a futuro, tanto del menor como del ambiente en el que este último se desarrolla. • Con ayuda de ciencias como la criminología, psicología, sociología, economía y hasta médica (en su faz social).
  8. 8. • En principio, se halla – en palabras de Jiménez de Asúa – “el origen del delito en los influjos del mundo circundante y en la reacción de la personalidad sobre ese mundo”. • Las causas del delito son diversas, puede ir desde lo más congénito hasta cualquier hecho exterior de importancia para el sujeto, acentuando la relevancia en las condiciones de su desarrollo. • Tratándose de adolescentes infractores se hará énfasis en la familia, los colegios y las instituciones sociales que participan activamente en el desarrollo del menor. Además, se debe tener en cuenta las instituciones en general y el tratamiento que la justicia les tiene preparado.
  9. 9. • Según el Derecho penal alemán, la edad de responsabilidad criminal comienza en lo 14 años; “niños” por debajo de esta edad no son penables. La “adolescencia”, que comprende individuos entre 14 y 18 años, sólo lo son cuando, después de su desarrollo moral y espiritual, son capaces de comprender la ilegalidad de su acción y cuando su voluntad determina esta inteligencia adecuadamente. El número de adolescentes que por esta inteligencia quedan libres no es grande (aproximadamente 3 %), pero no son muchos los denunciados a pesar de que el acto cometido sea indudable. Asimismo, numerosos adolescentes dejan de ser denunciados y condenados porque ya anteriormente fueron empleados contra ellos medios de educación y otras medidas que se creyeron necesarias, o bien porque el Tribunal prescindió de la pena. Dr. Franz Exner
  10. 10. La Familia (...) La ruina de muchas familias numerosas no tiene su causa en la falta de energías educadoras, sino en las adversas condiciones sociales, económicas y de vivienda, que conducen a un ambiente amargo, lleno de preocupaciones, al agotamiento de la madre, a la borrachera del padre y al descuido de los hijos. Algunos autores, al estudiar grupos de niños delincuentes de la misma edad y el mismo origen, han observado que los delincuentes provenientes de familias más reducidas que los no delincuentes, y contienen una proporción más elevada de los hijos únicos y una menor proporción de hijos menores (Folson). Jacques Leclerq
  11. 11. • La familia se nos presenta como el primer núcleo social, creado por el doble instinto del sexo y la paternidad. No podemos concebir un comienzo lógico de la sociedad humana, ni un comienzo histórico de las diversas sociedades concretas, sin recurrir a una forma de familia por más elemental y rudimentaria que sea. Luigi Sturzo • La familia juega un papel importante respecto a la socialización y adaptación del menor a su realidad social, la inserción de valores y demás características que permitan desarrollo de su educación. • Los adolescentes infractores suelen venir de familias disfuncionales, es decir, de aquellas que no cumplen el rol de educar a los menores; así como también de los grupos antisociales que influyen en su conducta.
  12. 12. • Es fundamental resaltar el influjo que tenga el papel del sexo sobre el menor: El predominio del varón puede crear en la muchacha un fuerte sentimiento de insuficiencia, con todas las consecuencias de la “protesta viril”. A menudo se presenta este influjo en las épocas en que los procesos en la esfera de los órganos sexuales hacen resaltar el papel femenino: como en la aparición de la menstruación, en la llegada del embarazo, en el periodo de lactancia y especialmente en las horas del climaterio, durante las cuales la mujer halla aún cierta compensación en su papel sexual educador típicamente femenino. Estas causas engendras sinnúmero de injurias, engaños, hurtos en almacenes, denuncias falsas, estafas, etc. Análogos fenómenos presenta la pubertad en los varones: el muchacho quiere, ante todo, aparecer varonil, y llega por este empeño a actos agresivos, delitos violentos, etc. La llegada de un hermano menor engendra en el otro (…) celos infantiles, que a veces pasan inadvertidos para los padres y a menudo hasta por el propio titular de la envidia. Estos celos originan el que se ha llamado “Complejo de Caín”. (…) De aquí la frecuencia con que “estos niños” se vuelven malos (…) No les importa recibir castigos por sus actos (…) Jiménez de Asúa
  13. 13. • Prueba de ello son los diversos atentados feministas en estos últimos años, que han tenido como activistas a muchos jóvenes; esto al igual que algunos delitos contra los homosexuales (y viceversa); así como las reacciones ante lo “Políticamente Correcto” (PC), entre otros actos que hacen violentos a los adolescentes. Estando, dichas conductas, muchas veces justificadas, por lo que, se decidirá en cada caso concreto con atención a las condiciones de cada uno de los adolescentes implicados. • Se entiende que muchos de los jóvenes – actualmente de la generación Millenial – protegen mucho su libertad, por lo que cualquier atentado contra ella podría significar una reacción indeseable en términos sociales y que pueden calzar en algún tipo penal. • Por último, la familia también puede ayudar a corregir el complejo que se produce a partir de la situación de inferioridad orgánica de la que padezca el menor.
  14. 14. Causas Económicas y Sociales • Cuando hablamos de estas causas nos referimos a situaciones diversas en la vida del menor, tanto si consideramos que la educación es el mayor recurso económico, como la predisposición de los padres a cumplir con sus obligaciones parentales. • El orden económico en el ambiente del menor es fundamental, ya que repercute su psicología y su manera de entender las cosas que le rodean. • Los conceptos del trabajo y dinero son insoslayables en el entendimiento del menor hacia su exterior. Restarle importancia a ello sería no entender el por qué suceden tantos robos provenientes de familias carentes de recursos o por qué algunos adolescentes con recursos suficientes hurtan a sus ascendientes cuando éstos no están predispuestos a entregarles mayores cantidades de dinero.
  15. 15. • Es falso que todos los delitos contra la propiedad estén determinados por el “mundo circundante económico”. Naturalmente que a este respecto siempre existen relaciones; sólo cuando alguien vive en relaciones suficientes o cuando fuese capaz de adquirir el sustento suficiente con su trabajo honrado y, a pesar de ello, roba, estafa o desfalca, entonces habría que mirar, en primera línea, a la idiosincrasia de su carácter para comprender su conducta y no a su situación económica. Tal vez, en estas mejores condiciones económicas el sentido del individuo estuviese dirigido a un “más”; en todo caso no es posible apoyar, por codicia de riquezas, sus acciones en su situación económica personal o general (…) No se puede caer en el en error de hacer iguales la criminalidad de condición económica y la criminalidad de necesidad. Dr. Franz Exner
  16. 16. Las Instituciones Sociales • De la misma manera, las instituciones sociales son las encargadas de desarrollar lo que el adolescente aprendió y continúa aprendiendo en casa con la familia. Tales instituciones como el colegio u otros centros educativos son responsables de desenvolver los valores adquiridos e inculcar otros nuevos propios de la convivencia en sociedad, tomando en cuenta la libertad de las personas que interactúan. • Estas, así como la familia, permiten el desarrollo de la personalidad del adolescente: Existen, sin embargo, algunas características del entorno urbano que afectan a la mayoría de los habitantes de la ciudad. Desde el punto de vista social, la crisis no sólo se refiere a la pobreza, aún cuando es definitivamente en elemento más crítico. Implica también un cambio en la estructura de los valores sociales, lo cual está alterando de forma muy importante la naturaleza de la vida familiar y el patrón general de las relaciones humanas. A ello se suma un aumento
  17. 17. en el consumo del alcohol y de las drogas, y las tensiones que se derivan de una inseguridad cada vez mayor y de nuestra incapacidad para controlar y desahogar la hostilidad. El debilitamiento general de nuestras más importantes instituciones de control social, especialmente la familia y la educación es también característica de esta crisis urbana. C. Rodríguez – Marin Reimat
  18. 18. Justicia Restaurativa y Debido Proceso
  19. 19. Justicia Restaurativa • Se busca reparar el daño ocasionado por el ilícito, tanto a la víctima como a la sociedad, incluso fuera del marco de proceso judicial alguno. • Lo que se busca con esta filosofía no es el castigo en sí, por el contrario, se quiere atender los intereses de los que están en juego, concretamente los victimarios. Es esto prioridad tratándose de adolescentes menores. • La justicia restaurativa requiere de la cooperación constante de los operadores jurídicos, como sociales. Las instituciones de rehabilitación cumplen un rol fundamental en este apartado, así como la responsabilidad del gobierno de apoyar este sistema de medidas correctivas. • No se debe tratar al menor como un adulto, ya que no poseen la misma responsabilidad ni percepción ni conciencia. Por lo que debe aplicárseles medidas correctivas, más no medidas cautelares comunes como lo es la prisión preventiva.
  20. 20. Debido Proceso • Hay una serie de principios que deben ser respetados para que se cumpla con lo que se conoce como el debido proceso en sede judicial. • En el caso del menor infractor, estos principios se vuelven más flexibles y se añaden algunos otros, como lo es el derecho del menor a ser oído y tenido en cuenta en el fallo que disponga el juez correspondiente. • Asimismo, debemos tener presente que el proceso que se desarrollará será de carácter tutelar, y como tal se le confiere al juez un gran poder discrecional, quien podrá disminuirle la pena o, incluso, absolverlo, dependiendo del caso concreto.
  21. 21. Finalmente… El principal objetivo de las políticas públicas es el fortalecimiento de la institución de la familia, entendida como la institución por excelencia que permite el desarrollo de la persona humana y que sin ella sería imposible concebir una sociedad ordenada y con los valores que deben caracterizar a todo grupo social que se desarrolla constantemente en comunidad.

×