O slideshow foi denunciado.
Seu SlideShare está sendo baixado. ×

Preguntas de no creyentes a cristianos 2

Anúncio
Anúncio
Anúncio
Anúncio
Anúncio
Anúncio
Anúncio
Anúncio
Anúncio
Anúncio
Anúncio
Anúncio
Carregando em…3
×

Confira estes a seguir

1 de 12 Anúncio
Anúncio

Mais Conteúdo rRelacionado

Diapositivos para si (20)

Quem viu também gostou (20)

Anúncio

Semelhante a Preguntas de no creyentes a cristianos 2 (20)

Mais de jasspiebl (20)

Anúncio

Mais recentes (20)

Preguntas de no creyentes a cristianos 2

  1. 1. Preguntas que no creyentes hacen a los cristianos
  2. 2. 2. ¿por qué Dios no sana a los creyentes amputados haciéndoles crecer nuevas extremidades?
  3. 3. El argumento de esta pregunta es: Si Dios es todopoderoso y hace milagros de sanidad y Jesús prometió que haría cualquier cosa que le pidiéramos en oración, ¿Por qué no restaura los miembros amputados de los creyentes? Entonces Dios no es todopoderoso y si es así, es mejor concluir que no existe Dios, por lo tanto no responde ninguna oración, que la oración es inútil y cualquier sanidad asociada a la oración es pura coincidencia.
  4. 4. Este es un argumento basado en una visión errada de Dios (al menos del Dios de la Biblia) y en una malinterpretación de las Escrituras. Podemos ver las siguientes asunciones falsas.
  5. 5. 1. Dios NUNCA ha sanado un amputado. ¿Realmente hay alguien que pueda decir con toda certeza que en toda la historia del mundo Dios no ha regenerado una extremidad perdida a una persona? El decir que como no tengo evidencia empírica de que Dios a sanado a un amputado, entonces Dios nunca ha sanado a un amputado en toda la historia, es como decir que como nunca he visto un pelícano pasar por el frente de mi casa, entonces nunca un pelícano ha pasado por esa zona en toda la historia.
  6. 6. 2. El amor y la bondad de Dios requiere que seamos sanados de toda enfermedad. El sufrimiento, las enfermedades y el dolor que experimentamos en esta vida existen debido al pecado, que corrompió toda la creación. En medio de todo esto, Dios en su amor y bondad, proveyó un Salvador para redimirnos de la maldición del pecado, pero la redención final será cuando el Salvador regrese y acabe con el pecado del mundo totalmente. Hasta ese momento estamos sujetos a la muerte física y al sufrimiento. Si el amor de Dios implicara sanar a todos de sus enfermedades, entonces nadie moriría porque su amor nos mantendría a todos sanos. La definición Bíblica del amor implica un sacrificio buscando lo que es mejor para aquel que es amado. Lo que es mejor para nosotros, no siempre es el completo bienestar físico. Tenemos por ejemplo el caso de Pablo y su aguijón en la carne, el cual no le fue removido por Dios a pesar que Pablo se lo pidió 3 veces, para que de esta manera, él pueda ser sostenido y experimentar mayor gracia de Dios. A través de esto, Pablo creció en humildad y en su entendimiento de la gracia y el poder de Dios.
  7. 7. 3. Dios aún hace milagros hoy de la misma manera que los hacía antes. En los miles de años de historia cubiertos por la Biblia, encontramos solo 4 períodos cortos en los cuales Dios realizó milagros de una manera particular: En el tiempo del Éxodo, durante el período de los profetas Elías y Eliseo, durante el ministerio de Jesús y durante la vida de los apóstoles. A pesar de que a lo largo de la Biblia vemos varios milagros, fue en estos 4 periodos en que eran algo común. El tiempo de los apóstoles acabó cuando Juan recibió la revelación del Apocalipsis, y luego con su muerte. Esto significa que los milagros luego de ese tiempo son algo raro. Por eso debemos tener cuidados con los llamados ¨apóstoles¨ hoy en día, que declaran tener poderes curativos, así mismo con los ¨sanadores espirituales¨, muchos de ellos, estafadores. Esto no significa que Dios no haga milagros hoy en día, sí los hace, pero no los hace de la manera ni en la cantidad que algunas personas lo afirman.
  8. 8. 4. Dios está obligado a hacer todo lo que le pidamos en oración. • Jesús dijo en Juan 14:12-14: • De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre. • Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. • Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré. Algunos han querido interpretar este pasaje como un cheque en blanco de parte de Jesús dándonos su aprobación para todo lo que le querramos pedir. Sin embargo esto es malinterpretar la intención de las palabras de Jesús. Primero, notemos que Jesús está hablando a sus apóstoles y la promesa es para ellos. Luego que Jesús ascendió, a los apóstoles se les dio poder para hacer milagros y esparcir el evangelio. Segundo, Jesús usa la frase ¨en mi nombre¨ dos veces, lo cual indica la base para las oraciones de los apóstoles y también implica que lo que se pida debe ser consonante con la voluntad de Jesús. De esta forma, una oración egoísta o motivada por la ambición no puede ser hecha en el nombre de Jesús. La oración es hecha en fe y la fe significa que confiamos en Dios y que Dios sabe lo que es mejor para nosotros. A lo largo de la enseñanza bíblica sobre la oración vemos que Dios puede usar su poder respondiendo a nuestras oraciones de la manera que esperamos o puede sorprendernos mostrándonos un camino que no esperábamos, en su sabiduría, Él siempre hace lo que es mejor.
  9. 9. 5. La sanación futura en la resurrección no puede compensar el sufrimiento terrenal. La Biblia muestra que nuestro sufrimiento actual no merece ser comparado con la gloria que será revelada en nosotros. Cuando un creyente pierde una extremidad, tiene la promesa de Dios de una íntegra regeneración futura y la fe es el estar seguros de lo que creemos y convencidos de lo que no se ve. Jesús dijo en Mateo 18:8: Por tanto, si tu mano o tu pie te es ocasión de caer, córtalo y échalo de ti; mejor te es entrar en la vida cojo o manco, que teniendo dos manos o dos pies ser echado en el fuego eterno. Sus palabras confirma la relativa poco importancia de nuestra existencia física en este mundo, comparada con nuestro estado eterno. Entrar en la vida eterna como un amputado para luego ser hecho completo, es mejor que entrar completo al infierno para sufrir eternamente.
  10. 10. 6. El plan de Dios está sujeto a la aprobación del hombre. Dicen que Dios no es justo con los amputados. La Biblia es muy clara al decir que Dios es perfectamente justo y en su soberanía, no le rinde cuentas a nadie. Un creyente tiene fe en la benignidad de Dios, aún cuando las circunstancias lo hacen difícil y la razón parece fallar.
  11. 11. 7. Dios no existe. Quienes plantean el argumento de por qué Dios no sana a los amputados, empiezan con la asunción de que Dios no existe y luego proceden a sustentar su idea lo mejor que pueden. Para ellos la religión es un mito. Este tipo de preguntas está diseñado no para buscar la verdad pero para desacreditar la fe. En realidad la pregunta puede ser una pregunta válida, con una respuesta bíblica válida la cual podría ser algo así: Dios puede sanar a los amputados y sanará a cada uno de ellos que cree en Cristo como su Salvador. La sanación llegará, no como resultado de nuestra demanda de esta en este momento, pero en el tiempo de Dios, posiblemente en esta vida pero definitivamente en el cielo. Hasta ese momento, caminamos en fe, confiando en el Dios que nos redime en Cristo y que promete la resurrección futura del cuerpo.
  12. 12. La resurrección de Lázaro y el corazón duro y perverso del hombre. Juan 11

×