O slideshow foi denunciado.
Seu SlideShare está sendo baixado. ×

12 el profeta sin descanso

Anúncio
Anúncio
Anúncio
Anúncio
Anúncio
Anúncio
Anúncio
Anúncio
Anúncio
Anúncio
Anúncio
Anúncio
Próximos SlideShares
02 sin descanso y rebeldes
02 sin descanso y rebeldes
Carregando em…3
×

Confira estes a seguir

1 de 10 Anúncio
Anúncio

Mais Conteúdo rRelacionado

Diapositivos para si (20)

Semelhante a 12 el profeta sin descanso (20)

Anúncio

Mais de chucho1943 (20)

Mais recentes (20)

Anúncio

12 el profeta sin descanso

  1. 1. Lección 12
  2. 2. No puedes descansar completamente en Cristo cuando sabes que estás haciendo algo contrario a su voluntad. Jonás es un ejemplo de alguien que alternó entre el descanso y la ansiedad. Descansaba en Dios, hasta el día en que Él le pidió predicar a sus enemigos. No encontró descanso en su huida, sino el profundo abismo. Cumplida su misión, no descansó, sino que llegó a enojarse por algo tan nimio como una calabacera. ¿Encontró Jonás, al final, el descanso?
  3. 3. Cuando Dios le encargó dar un mensaje en Nínive, Jonás decidió huir en dirección contraria, y buscar descanso en la bodega de un barco que se hundía. Jonás conocía de cerca la crueldad de los ninivitas (asirios), que ya habían realizado varias incursiones en el territorio israelita. Tarsis Gat-hefer Nínive Mar Mediterráneo Jonás vivía en Gat- hefer. Fue un profeta de éxito durante el reinado de Jeroboam II (2R. 14:25). Conocía a Dios y descansaba en Él. Entró en pánico ante la orden divina. ¿Predicar a sus enemigos? ¿Serían violentos con él? ¿Perdonaría Dios a los ninivitas, y quedaría como un profeta mentiroso?
  4. 4. Salvado de la muerte por un enorme pez enviado por Dios, Jonás puede encontrar el descanso que buscaba. Su oración muestra sus sentimientos en ese momento (Jonás 2). Agradece a Dios por haberle escuchado en su angustia (v. 2). Cuando esperaba morir, Dios le salvó la vida. Eso le da la esperanza de volver a ver el Templo (v. 3-6). Está seguro de que su oración es escuchada por Dios, en su Templo Celestial (v. 7). Reconoce que el único camino seguro es procurar hacer la voluntad de Dios (v. 8-9).
  5. 5. Para un israelita, Nínive (663 hectáreas) era sin duda una ciudad “grande en extremo” (Jonás 3:3) comparada con Samaria (8 hectáreas). Se necesitaban tres días para recorrer todas sus calles. Sin embargo, a Jonás le bastó un solo día de recorrido predicando la destrucción venidera para que hubiese una reacción colectiva de arrepentimiento. El Espíritu Santo trabajó arduamente en el corazón de los ninivitas. El rey mismo se vistió de cilicio y se sentó en ceniza para mostrar su arrepentimiento: “¿Quién sabe si se volverá y se arrepentirá Dios, y se apartará del ardor de su ira, y no pereceremos?” (Jonás 3:9). Los ninivitas encontraron descanso en la misericordia divina.
  6. 6. Jonás conocía a Dios y sabía que era misericordioso. Mucho antes de cumplirse los 40 días, tenía claro que Dios había perdonado a Nínive (Jonás 4:2, 5). ¡Y ahora él quedaría como un falso profeta! Pacientemente, Dios se acerca a él para advertirle que no era correcto enojarse (Jonás 4:4). Seguidamente, le da una lección práctica para enseñarle misericordia. Dios le regala a Jonás una hermosa calabacera que le diese sombra, pero la hace secar durante la noche. Esto enfurece a Jonás hasta desear la muerte. “Tú te compadeces de una planta […] Y de Nínive, una gran ciudad donde hay más de ciento veinte mil personas […] ¿no habría yo de compadecerme?” (Jonás 4:10-11 NVI)
  7. 7. Los ninivitas necesitaban que alguien les advirtiese de su mal proceder. ¡Y Dios mandó a un profeta que NECESITABA amar a los ninivitas! Tal vez Jonás no lo sabía, pero no estaba preparado para tener a un ninivita como vecino en el Cielo. Necesitaba aprender a amar como Dios ama. Si la tradición es correcta, Jonás aprendió la lección y pasó el resto de su vida trabajando a favor de los ninivitas. Por su parte, el rey de Nínive [Adad-nirari III (810- 782 a.C.)] proclamó el monoteísmo. ¡El amor de Dios había triunfado tanto a favor de Jonás como a favor de Nínive!
  8. 8. “El encargo que había recibido imponía a Jonás una pesada responsabilidad; pero el que le había ordenado que fuese podía sostener a su siervo y concederle éxito. Si el profeta hubiese obedecido sin vacilación, se habría ahorrado muchas experiencias amargas, y habría recibido abundantes bendiciones. Sin embargo, el Señor no abandonó a Jonás en su hora de desesperación. Mediante una serie de pruebas y providencias extrañas, debía revivir la confianza del profeta en Dios y en su poder infinito para salvar” E. G. W. (Profetas y reyes, pg. 199)
  9. 9. Te invitamos a bajar y estudiar cada una de las 13 lecciones de esta serie: ESTE SERVICIO ES GRATUITO Y PUEDES USARLO Slideshare.net/chucho1943

×