O slideshow foi denunciado.
Utilizamos seu perfil e dados de atividades no LinkedIn para personalizar e exibir anúncios mais relevantes. Altere suas preferências de anúncios quando desejar.

16 Actitudes Para Fracassar Parte 2

  • Seja o primeiro a comentar

16 Actitudes Para Fracassar Parte 2

  1. 1. DIECISEIS ACTITUDES PARA FRACASAR (2ª PARTE) PASTOR BERNARDO STAMATEAS IX. LA IRRESPONSABILIDAD Por ejemplo, le digo al pastor Leo: “Necesitamos que el atril lo pongan arriba del escenario,” y Leo le dice a Nelson, pero Nelson se olvidó porque está con el nene. Entonces lo veo a Leo y le digo: “No pusieron el atril ahí.” –“Yo se lo dije a Nelson. Yo ya cumplí.” me dice. “No, yo puse la responsabilidad en vos, si vos la delegaste o no, la responsabilidad es tuya.” A veces delegamos y pensamos que nos sacamos la responsabilidad de encima, pero cuando te dan una responsabilidad, vos tenés que supervisar que se haga, porque vos sos el responsable. “Se me dio”, “fue suerte”, “fue un golpe de suerte”, “no se lo que me pasó, mis emociones me llevaron”, “mi nervios me están matando”, siempre excusamos. Cada vez que ponés una excusa estás fracasando. Si no hiciste algo, decí: “No lo hice”, pero no des explicaciones: “Lo que pasa es que no lo puse porque cuando vos me lo dijiste estaba leyendo el libro,” “Lo que pasa es que cuando me lo dijiste, yo estaba orando.” No pongas excusas, si vos querés trabajar en primera línea, en la fila de Dios, tenés que matar todas las excusas. ¿Cuántas veces habrás escuchado: “me voy porque él es mi techo”? ¿Cómo el otro va a ser tu techo? Somos expertos en poner las culpas afuera, pero el techo te lo ponés vos. Crecés hasta donde querés crecer. “Me lastimaron…” No, vos Cada vez que permitiste que te lastimaran, nadie tiene autoridad para lastimar tu cora- ponés una zón. “Es que me fallaron, me desilusionaron, eso que dijo, me dolió.” ¿Y excusa estás por qué decidiste que te doliera? fracasando. Dios hablaba y a Moisés se le ablandaba el corazón, pero el de Faraón se endurecía. El problema no es la voz, es el tamaño del corazón. El mismo sol que derrite la cera endurece el cemento, el problema no es el sol, sino de qué material estás hecho. La misma palabra que vos decidiste que te doliera, otro decidió menospreciarla. ¿Qué es esto? No darle importancia. Cuando recuperemos el control remoto de nuestras emociones y de nuestra voluntad, nadie podrá lastimarnos nunca más, diga lo que nos diga, haga lo que nos haga, piense lo que piense. X. INCONSTANCIA O FALTA DE PERSEVERANCIA Nos entusiasmamos muy fácilmente, pero ante el primer obstáculo, desistimos. Por ejem- plo, tenés una meta: poner 10 negocios. Te pones la meta y viene una deuda, entonces pensás: “No, no debe ser esa la voluntad de Dios,” porque tenemos en la cabeza que todo lo que nos va a dar Dios, nos lo va a dar con paz. Hay dos tipos de paz: la de las circunstancias y la del propósito. Y son dos cosas distintas. Nunca busques la paz de las circunstancias, tenés que buscar la del propósito. Es la que dice: “Yo sé que lo que estoy haciendo, lo que Dios me pidió que yo haga ese es mi sueño y eso me da paz.” Si hay circunstancias con paz es mucho mejor, es mas fácil, pero si no llega a haber paz no www.presenciadedios.com
  2. 2. DIECISEIS ACTITUDES PARA FRACASAR (2ª PARTE) 2 importan las circunstancias porque no me muevo por la paz de las circunstancias, me muevo por la paz del propósito, de saber de que lo que Dios me dijo que yo tengo que alcanzar lo voy a alcanzar. Tenemos gente que nunca va a logar nada en nuestras iglesias, ¿por que? Porque tienen sueños grandes, pero vino mujer la de al lado, les ocupó la silla, se ofendieron, se enojaron y por tres meses no aparecen y vos decís: “¿A esas personas Dios le va a dar sueños grandes?” No. Cindy Jacobs cuenta que en una oportunidad estaba orando porque alguien la había criticado y ella decía: “Señor, mirá me criticaron y yo soy tu hija, soy la niña de tus ojos. Tú me tienes en la palma, me hirieron, estoy dolida. Señor, haz justicia.” Dice que Dios le habló y le dijo: “Pobrecita, estás dolida, estás herida. Cómo estás tan lastimadita no te puedo dar los sueños grandes que te prometí. Pobrecita, entonces quedáte tranquilita, curáte y quedate ahí.” Y ella reaccionó y dijo: “¡No, Señor perdona mi auto-conmiseración!” Necesitamos gente obsesiva con su sueño, obsesiva con lo que quiere alcanzar, porque lo vas a alcanzar para bendecir a muchos. XI. FALTA DE DESCANSO Una frase que leí, que me impactó de un pastor puertorriqueño, decía: “Todo cristiano nece- sita tener un buen colchón.” Dice que Dios tiene tantas cosas para nosotros que necesitamos descansar bien. Mike Murdock dice que todo cristiano necesita un buen despertador, que lo saque de la cama. Debemos aprender a cuidar el cuerpo, aprender a descansar, saber cuales son los momentos de mayor irritabilidad, porque cuando uno está agotado, está irritable. En esos momentos no tenemos ni que decidir nada ni conectarnos con nadie. Por ejemplo, yo termino de predicar el domingo a la noche en el último culto y ya no puedo hablar con nadie, ni orar. Hay gente que viene con algún tema o con algo y yo se que ahí todo me molesta porque estoy cansado. Después del trabajo no hay que decidir nada y saber incorporar el descanso. XII. FUNCIONAR CON PRINCIPIOS VIEJOS Yo creo que este es el más difícil. Cuanto más tiempo está una idea en nuestra cabeza, más difícil es de arrancarla. Nuestra mente fue creada para trabajar con creencias, que es lo que vos tenés en tu mente, lo que pensás, eso es una creencia. Cuanto más tiempo está esa creencia, más nos enamoramos de ella y más hábito se hace. Para que una creencia nueva venga a nuestra mente tiene que salir la vieja. Jesús dijo que al odre viejo no se le pone vino nuevo, porque el vino nuevo fermenta y rompe el odre. Pero dice des- pués, que todo el que prueba el vino viejo, dice que es mejor. ¿Qué está Cuanto mas tiempo diciendo? Que cuando uno incorpora un hábito es muy difícil arran- está una idea en carlo. nuestra cabeza, Hay un principio que dice: nuestra mente siempre tiende a su nor- más difícil es de malidad. Todos tenemos un concepto de normalidad. ¿Qué es la nor- arrancarla. malidad? Es lo que vivimos. Por ejemplo, te criaste con una mamá enfer- ma o tu mamá tenía depresión. Tu concepto de normalidad es enfermedad. Por ejemplo, gente que hizo dinero, pero sigue hablando de su pobreza: “Me acuerdo cuando cayó la bomba en la Segunda Guerra Mundial y entonces…” ¿Por qué? Porque nuestra mente siempre nos tira hacia nuestra normalidad. www.presenciadedios.com
  3. 3. DIECISEIS ACTITUDES PARA FRACASAR (2ª PARTE) 3 Si yo viví enfermo de chiquito, mi normalidad es estar enfermo. Si me crié en una iglesia legalista, mi normalidad es el legalismo, a menos que rompa mi normalidad. Por ejemplo, el apóstol Pedro había sido pescador, Jesús se muere, ¿qué hace Pedro? Vuelve a ser pescador, porque la mente siempre te tira a la normalidad. Ejemplo: Tu normalidad es estar enfermo porque eso es lo que viviste en tus primeros años y Dios te sana, te bendice, pero, inconscientemente, vas a hacer todo lo posible para volver a enfermarte. Porque la mente siempre vuelve a su normalidad. Otro ejemplo: de chico tu papá y tu mamá gritaban, se insultaban, se tiraban con los platos. Te casás con una gran persona, son felices, están bien y la engañaste, ¿por qué? Porque la mente siempre te tira al concepto de normalidad, si para vos normalidad fue conflicto siempre te va a tirar a eso. En una iglesia una mujer que dirigía la alabanza decía: “Bueno, hermanos, vamos a poner- nos de pie. ¡Qué lindo es cantarle al Señor! Porque cuando uno le canta al Señor, Él se manifiesta. Bueno, vamos a cantar,” y entre coro y coro hablaba, hablaba y hablaba. Venía otra canción y movía la mano, cantaba y hablaba… Cuando ter- minó la reunión ella me llevó para el hotel con el marido y entonces Si nosotros nos me preguntó: “Dígame, porque yo quiero aprender. ¡Que privile- descuidamos, todos los gio llevarlo a usted al hotel! Corríjame, enséñeme.” conceptos viejos afloran. -“Bueno, te voy a preguntar algo: ¿quién dirige mañana?” Si te criaste en una pregunté. iglesia legalista y no -“Yo,” responde. matás esos conceptos, -“Te propongo algo, mañana cuando dirijas no hables, y hacé vas a volver a ellos. todas las canciones seguidas, sin hablar nada. Porque eso se llama fluir en la unción. Por ejemplo, si vos le das un beso a tu marido, no le das un beso y después le contás un chiste, no le das otro beso y después le hablás. Vos no le hacés un preámbulo. Para hacer un paralelo, no hables, no muevas la mano porque la gente te mira la mano y la piernita dejala quietita, clavála”, porque esta hermana movía una sola pierna. Al otro día ella pasó a dirigir, hizo lo que le dije, cerró los ojos y una canción después de la otra, ¡bajó una unción, una presencia! Una cosa impresionante. Cuando volvíamos al hotel, me decía: “¡Qué tremendo, qué poder, qué gloria!” Le pregunto: “¿Quién dirige mañana?” “Yo,” responde. “¡Gloria a Dios!” Al otro día, empezó la adoración ¡y volvió otra vez a como lo dirigía antes! Porque uno tiende a “su” normalidad. El domingo les digo a los pastores: “Cuando vamos a orar, vamos a tomar de la mano y a dar una palabra profética.” Y miro y había un par que imponían las manos, entonces me acerco y digo: “No, tomá de la mano, no le impongas las manos.” ¿Por qué les impusieron las manos? Porque tienen la normalidad de meterle la mano en la cabeza a la gente. Si nosotros nos descuidamos, todos los conceptos viejos afloran. Si te criaste en una iglesia legalista y no matás esos conceptos, vas a volver a ellos, te vas a volver a pelear, vas a volver a chusmear, vas a volver a criticar, vas a volver a desconfiar. O sea que hasta que no muera una creencia, no se puede incorporar otra creencia. ¿Cuántos hemos escuchado: “no hay hombres, están casados o son homosexuales”? Esas son creencias. Cuando hacés algo nuevo, el que funciona con la creencia vieja dice: “Eso nunca se hizo,” porque hay gente que cree que todo lo que sabe de Dios, es todo lo que Dios hace. A los cristianos no nos gustan los cambios, es mentira que nos gustan. Cuando vino la com- putadora: “Apple = 666 = anticristo, Internet = porno.” Después vinieron las camisas sin cuello: “Esas son las que usan en Arabia para adorar a sus dioses.” Después vinieron los pitufos: “Ende- moniados, transmiten los demonios.” Después vino Xuxa: “Dos demonios, xu y xa…” Todos nosotros le tenemos miedo a lo nuevo. www.presenciadedios.com
  4. 4. DIECISEIS ACTITUDES PARA FRACASAR (2ª PARTE) 4 Por ejemplo: “En la Cena del Señor hay que orar por el pan, orar por la copa…” A vos te dan la cena del Señor sin orar y te agarra un trauma. Por las dudas orás vos: “Padre, bendigo el pan porque nadie lo hizo, Jesús tomó el pan y dio gracias, y si Él dio gracias yo tengo que darlos.” Otro ejemplo: las sillas en las iglesias. ¿Cuánta gente se sienta siempre en la misma silla? Llegás, hay alguien en tu silla y ya te molesta. Cuando nos vamos de la iglesia nos vamos a ir por el mismo camino, con los mismos saludos, vamos a hacer todo tal cual. XIII. FALTA DE MENTORES Si vos querés fracasar, es fácil: no tenés que tener mentores. Hay alguien que alcanzó el sueño que está en tu corazón. Tenés que descubrir quiénes son y dónde están, y aprender de esa gente. Esa gente que alcanzó tu sueño puede ahorrarte años de dolor y de sufrimiento. Ejemplo: nosotros abrimos Volver a Empezar y en un año tuvimos 22.000 llamados telefónicos, pero así como venían se iban. No lográbamos retener a la gente porque nadie nos enseñó cómo hacerlo. Entonces necesitás un mentor para todas las áreas. Algunos serán mentores por casettes, otros van a ser mentores personales. Nunca un mentor va a estar detrás tuyo, vos vas a tener que estar detrás del men- Necesitamos mentores tor, porque él está en otro nivel. Vos tenés que correr detrás de él. que nos enseñen cómo Yo voy detrás de mi mentor. Voy detrás porque sé que a ellos lo hicieron, en qué no les interesa si yo estoy o no con ellos, pero cuando yo soy men- fracasaron y aprender tor, los que me siguen tienen que venir detrás de mí. Eso es una de sus aciertos y de cosa coherente, no de orgullo. Porque cuando llegaste a un nivel, sus errores. tenés que administrar bien tu tiempo. La vez pasada vino un muchacho y me dijo: “Pastor, por favor, necesi- to una entrevista.” “Mirá, hablá con alguno de nuestros pastores, porque yo no estoy con mucho tiempo,” le dije. –“No, por favor, atiéndame.” “Bueno, está bien, -le dije- te espero el martes a las 5.” Vino, se sentó y le pregunté: “¿Qué te trae por acá?” “Ningún tema en particular. ¿Cuánto tiempo tenemos?,” me preguntó. “Tres minutos,” le dije. ¡Ni él sabía para qué venia! Tenés que saber que cuando vas a conectarte con la gente que alcanzó un sueño parecido al tuyo, esa gente no tiene tiempo para perder. Dante Gebel dice: “Tengo tantos sueños por delante que no me alcanza una vida para alcan- zarlos. Entonces tengo que saber administrar bien mi tiempo.” Necesitamos mentores que nos enseñen cómo lo hicieron, en qué fracasaron y aprender de sus aciertos y de sus errores. ¿Cómo empezamos nosotros a bautizar todos los días? Fui a Chicago a predicar a una iglesia y le digo al pastor: “¿Cuál es la iglesia más grande de la ciudad?” –“Está acá a diez minutos,” “Lleváme. Yo quiero ir a ver ese lugar.” Me llevó, eran siete cuadras de largo, un mall, en setenta millones de dólares lo compró el pastor. Cuando entré, ¡me agarró una depresión! No terminábamos más de recorrerlo, eran salones grandísimos. Le pregunto: “¿Y acá qué funciona?” –“Acá están los niños de 2 y 3 años.” Llegamos a un lugar y veo cien duchas, cincuenta para mujeres y cincuenta para varones, entonces le pregunto: “¿Qué, tienen una cancha de fútbol?” –“No, eso es para los que se bautizan.” “¿Pero tanta gente se bautiza?” le digo. Y me responde: “Sí, porque acá se bautiza en todos los cultos.” –“¿Cómo es eso?” pregunté. “Sí, porque nosotros hacemos un llamado para que se bauticen los que vienen por primera vez.” “Qué raro.” -le digo- ¿Y se bautiza alguien?” –“Si, todos.” “Sí, -le digo- ¡pero no saben nada!” Y entonces me responde: “Sí, pero los que se bautizan haciendo el curso, tampoco saben nada.” “Tiene razón,” le dije. Llegamos acá, le dije al pastor Leo: “Compren las túnicas, llená el bautisterio, www.presenciadedios.com
  5. 5. DIECISEIS ACTITUDES PARA FRACASAR (2ª PARTE) 5 empezamos a bautizar todos los cultos.” Eso hace como tres o cuatro años y desde ese día hasta hoy, todos los días bautizamos gente. ¿Sabés por qué? Porque yo vi una idea de oro, la tomé y la implementé. No me puse ni a orar ni a dar vueltas. Como dice el pastor Juan Ballistreri: “Jesús dijo: Id.” Entonces él va a todos lados. Si Dios no quiere que el vaya, que Dios le diga: “No vayas,” porque el “Id” ya se lo dijo. Entonces, el va. Si Dios no quiere, que le diga: “No vayas”. Nosotros ¿que hacemos? “Vamos a orar, vamos a tomarnos un tiempo, que el Espíritu Santo nos guie, lo voy a consultar con mi pastor a ver si me autoriza.” Yo quiero saber cómo hizo ese hombre para no morirse, juntar setenta millones de dólares y construir un templo de siete cuadras. Le pregunto al pastor que me llevó: “¿Vos hablaste con el pastor de acá?” Y me dice: “No, porque no nos vemos.” –“Pero tenés que perseguirlo, este hom- bre sabe algo que ni vos ni yo sabemos” y eso no se llama ni descalificarse ni ser orgulloso, eso es ser coherente. Entonces nosotros necesitamos aprender de la gente que logró más que nosotros, buscar mentores, aprender. Hay gente maravillosa en el mundo que ha logrado cosas extraordi- narias. Y la gran mayoría de esa gente no es cristiana, pero han logrado cosas extraordinarias, y nosotros tenemos que aprender de ellos. XIV. PERDER EL FOCO DE MI SUEÑO Para fracasar tenés que distraerte o entusiasmarte con todo. Hay gente que hoy quiere estar en el coro, mañana está trabajando con los pobres, y después si le dicen: “Vamos a poner un colegio,” te contesta: “Yo quiero ser maestra.” Se meten acá, se meten allá, y nunca alcanzan las metas o los sueños que tienen. Debés saber con exactitud que es lo qué querés lograr en tu vida. Cuál es tu sueño mayor. Tu sueño mayor es la meta grande, el propósito por el cual vos fuiste creado. ¿Cómo descubrís eso? Mirando hacia tu corazón para descubrir cuál es tu anhelo más grande, tu sueño A veces Dios te da un grande, fuerte. Ese es el sueño que tenés por delante. Después sueño, y cuando lo va a venir toda la estrategia para alcanzarlo, pero tenés que sa- alcanzas, te va a dar ber hasta dónde querés llegar. otro. Pero siempre tiene Ese sueño que tenés por delante tiene que ser concreto. que haber un sueño No podés decir: “Mi sueño es que mi familia sea llena del mayor, un sueño grande amor del Padre,” porque ese sueño no lo podés medir y no que sea hacia donde tu vas a saber cuándo lo alcanzaste. Los sueños tienen que tener vida apunte. fecha y número: “Yo quiero para el año que viene tener una em- presa de cinco pisos con quinientos empleados y que importemos pescado.” Eso es un sueño. A veces Dios te da un sueño, y cuando lo alcances, te va a dar otro. Pero siempre tiene que haber un sueño mayor, un sueño grande que sea hacia donde tu vida apunte. El problema que tenemos los argentinos es que no nos enseñaron a tener una mente concre- ta. Todo es “que el Señor nos guíe”, “que sea como sea,” “yo lo que anhelo es más de Él,” “yo no quiero cosas, yo quiero más de Él…” bueno, sos un tremendo egoísta, porque cuando Dios te da un sueño, nunca es para vos, te lo da a vos para que vos se lo puedas impartir a los demás. La gente que dice: “Yo quiero las iglesias chiquititas porque ahí nos conocemos todos,” lo dice porque es egoísta. Porque su sueño no tendría que ser una iglesia pequeña, tendría que ser una iglesia tan, pero tan grande, que concurran millones de personas entregadas a Cristo y que entre sí ni se www.presenciadedios.com
  6. 6. DIECISEIS ACTITUDES PARA FRACASAR (2ª PARTE) 6 conozcan por la cantidad. Pero cuando el sueño se transforma en “mirarme el ombligo” entonces nadie va a ayudarte. Una de las cosas que tiene la gente exitosa es Motivación. Uno pasa por distintos niveles: primero necesitás que te motiven: “¡Vamos, lo vas a lograr!”; entonces vos decís: “¡Qué bueno! Me motivaron,” pero tiene que llegar un momento en que vos te gradúes y ya no necesites que nadie te motive, sino que vos te auto-motives. Entonces, el sueño que tenés tiene que ser tan atractivo, fuerte, intenso, grande, poderoso, que vivas para ese sueño y que te mantenga motivado y encendido. Porque el gran problema ¿cuál es? Que nosotros motivamos, impartimos fe, pero cuando sale la gente no sabe automotivarse, entonces están otra vez: “Bueno…, no sé…, dejo todo, no sé cómo lo voy a hacer.” Hay una pregunta que se llama “la pregunta de foco” que la hizo Brian Tracy, uno de los mejores manager americanos que hay ahora. Sobre la pregunta de foco dice: “Cada cosa que hago tengo que preguntarme: ¿Esto que estoy haciendo está encausándome hacia el foco de mi vida?” Tiene otra pregunta sobre lo relevante que dice así: “¿Esto que estoy haciendo es importan- te?,” porque siempre nos distraemos con estupideces. “¿Esto que quiero alcanzar, esta preocupa- ción, es importante o es algo secundario?” XV. NO DISFRUTAR CADA PASO El gran problema que tenemos los soñadores es que nuestro sueño es tan grande, tan pode- roso y tan ungido, que muchas veces no disfrutamos del recorrido. Porque siempre estamos con la cabeza en la meta final. Inflá un globo cada día y celebrá algo. Tenemos la meta, pero no celebramos. Tenemos que aprender a celebrar. XVI. “CORTARSE SOLO” No saber trabajar en equipo. Mi libro Recursos Extraordinarios es el número 35. La gente dice: “¿Cómo hace para escribir tantos libros?” Con todos los colaboradores: hay alguien que levanta los mensajes, alguien que los desgraba, hay otro que los corrige, alguien que lo arma, alguien que pone el índice, y hay alguien que lo firma. Trabajo en equipo. Esto lo aprendí de John Maxwell: él tiene treinta personas, una de ellas con- Mientras vos tratada para pensar el nombre del título del libro y ya vendió 9 millones de tengas miedo a libros... Joyce Meyer escribe muchísimos libros, tiene un grupo de gente que alguien te que le desgraba los mensajes, o sea dice: “Mientras predico, yo ya puedo haga sombra, estar pensando cómo voy a sacar un libro y matar dos pájaros de un tiro.” vas a morir ¿Qué quiero decir con esto? Para todo lo que vos querés lograr, necesitás con tu sueño. gente. Hay alguien que ama hacer lo que vos odias hacer y hay alguien que odia lo que vos amas hacer. Si sabés trabajar en equipo, vas a lograr todas las cosas. Por eso nosotros sacamos ahora la revista, sacamos varios libros nuevos, porque hemos aprendido a tra- bajar en equipo. El primer libro que saqué, tardé un año y medio en escribirlo, porque lo hice yo solo, porque no sabía. Me sentaba, leía, pero ahora aprendí otra manera: poder hacerlo, pero no solo, sino en equipo. Para todas las cosas que vas a lograr en lo próximos años necesitás gente. Podemos estar en la TV pero hay alguien que arma los temas, hay alguien que agenda el día que tenemos que ir a grabar; hay alguien que está con el cronómetro para señalarnos que tenemos que terminar, hay alguien que llamó para negociar en el canal, hay mucha gente detrás. Los demás ven a uno solo, pero no es uno solo, porque Dios no va a levantar a uno, Él va a levantar a un equipo de gente. www.presenciadedios.com
  7. 7. DIECISEIS ACTITUDES PARA FRACASAR (2ª PARTE) 7 Nosotros tenemos aquí ocho o nueve institutos Indap y yo no doy ninguna clase, pero cuan- do arrancamos yo daba todas las clases porque no teníamos ni profesores. Mientras vos tengas miedo a que alguien te haga sombra, vas a morir con tu sueño. Cuando en un liderazgo, el que brilla es uno, cuando yo me muera, se muere también el sueño, porque se muere con el que lo soñaba. Si querés lograr cosas tenés que aprender a levantar gente. Acá tenemos tres mil, cuatro mil, cinco mil barcas porque tenemos cuarenta y nueve pastores que trabajan. Otra gente nos pregunta: “¿Cómo hacés para tener tantas reuniones?” Yo estoy las tres reuniones del domingo y el viernes. Hay uno que está los lunes, otros los martes, uno que está acá, otro que está allá, otro que está en Volver a Empezar, etc. Porque aprendí, cuando viene un miembro nuevo acá, qué potencial tiene y cómo ese potencial puede ser usado para el reino. Esto es para los pastores: antes nosotros decíamos: “Necesitamos un maestro de niños. ¿quién quiere?” La vez pasada vino un muchacho y me dijo: “Pastor yo hago cine, tengo un cortometra- je.” Le dije: “Traémelo, porque lo vamos a introducir en los medios,” y le hice conexión con los hermanos que hicieron el cortometraje que pasamos en el Luna Park. Entonces hay que verle el potencial al otro, porque no hay nada mas lindo que ponerlo a disposición del Señor, no hay nada que te dé más satisfacción. PRINCIPIOS PARA TRIUNFAR 1. DEBO SABER ADÓNDE QUIERO LLEGAR Todos los triunfadores tienen sueños y metas claras. Tu sueño tiene que ser concreto, especí- fico, si es posible lo dibujás. Cuando fui a la iglesia de este americano, Winsdon, yo aprendí de él este concepto: tenía un cuadro pintado que decía Banco Cristiano. Le pregunto: “¿Tienen un banco?” “No, -dijo- esa es la próxima meta que tiene el pastor,” y él lo tenía pintado como si fuera una pintura de Picasso. Le pregunté: “¿Por qué lo tiene en un cuadro?” –“Porque él necesita verlo.” Todo lo que yo veo en mi espíritu, luego lo verán mis ojos. Hasta que yo Todo lo que yo no vea dentro lo que voy a ver afuera, no voy a ver nada. Todo, dice Myles veo en mi Monroe, se crea dos veces: primero en el espíritu y luego afuera. Cuando un espíritu, luego lo arquitecto hace un edificio, primero hace el plano, después hace el edificio. verán mis ojos. Cuando quiero ver un sueño, necesito visualizarlo adentro. La visualización es un principio bíblico que la nueva era nos robó, nos robaron muchas cosas los de la nueva era, ellos te hacen visualizar, bajar un guía… no, no es para eso. ¿Por qué Jesús hablaba por parábolas? Porque cuando a vos te dicen “un papá tenía un hijo, y el hijo se fue y se llevó la herencia, y el hermano se enojó,” vos lo podés visualizar porque no es algo abstracto, es algo concreto. Entonces tenés que buscar donde está tu sueño cumplido, ir a verlo, porque cuando lo ves cumplido decís: “Si él lo logró yo también lo puedo lograr.” ¿Por qué nosotros no tenemos iglesias grandes en Argentina? Porque nadie visualizó una iglesia grande hasta ahora. Pero alguien tiene que empezar a visualizar lo que otros no visualizaron. Metas concretas cuantificables en tiempo establecido. 2. LA LEY DE LA IMAGINACIÓN Walt Disney dijo: “Si puedes soñarlo, puedes lograrlo.” Leía la vez pasada que Walt Disney estaba en la guera y se encargaba de juntar los cadáveres para enterrarlos, y mientras hacía eso, le www.presenciadedios.com
  8. 8. DIECISEIS ACTITUDES PARA FRACASAR (2ª PARTE) 8 decía al amigo: “Un día voy a hacer un parque de juegos, un parque de diversiones,” o sea que estaba tirando cadáveres, pero él ya sabía hacia adónde iba ir. Entonces todo lo que ve primero tu espíritu, vos tenés que verlo. Por eso, cuando ores por tu vida, si vas a orar por sanidad, antes tenés que El 20% de lo que verte sano, caminando sano, verte rico, verte bendecido, si estás soltera hago, me trae el tenés que verte con el varón de la mano. Tenés que verte. 80% de los Tomate siempre diez minutos todos los días para ver eso. Yo ví el resultados. avivamiento cuando sucedió aquí en Buenos Aires, lo vi físicamente y lo vi en mi espíritu. Yo sé que lo que vi especialmente en mi espíritu, nadie me lo puede robar, yo sé hacia dónde estamos moviendo el barco. 3. FACTOR LIMITANTE Son todos los puntos que nombramos antes. ¿Cuáles son los factores que a mí me están frenan- do? En vez de incorporar cosas nuevas tenemos que revisar qué cosas estamos haciendo mal. 4. LA LEY DEL 20/80 O LEY DE PARETTO Paretto era un economista de Italia que descubrió este princpio: el 20% de mis tareas me trae el 80% de mis resultados. El 20% de lo que hago, me trae el 80% de los resultados. El 20% de mis clientes me traen el 80% de mis ingresos. Tengo que dedicarle a ese 20% todo mi esfuerzo porque es el que me trae el 80% de los resultados. Si tengo un almacén, sé que tengo un 20% que me trae el 80% de mis ingresos. Si en vez de dedicarme a ese 20% que me trae el 80% me dedico al otro 80 que me trae el 20 estoy invirtiendo mal. Simplificá las cosas, usá el sentido de urgencia. 5. TRABAJAR SIN PAUSA, CON FLUIDEZ Y CONTINUAMENTE Eso es muy importante. Si vas a hacer algo, cuando arranques, no pares, hacélo, terminálo. Hacé la lista y dale y dale, no te distraigas. Pero, ¿qué nos pasa? Hacemos una cosita, después paramos, después viene uno, paramos, seguimos, paramos, y eso nos agota. Si hacés algo dedicate por entero a eso y no te distraigas. Una hora de trabajo sin interrupcio- nes vale por tres horas de trabajo con interrupciones. 6. TENER COMPULSIÓN POR CERRAR LAS TAREAS Dice Eclesiastés que “es mejor terminar algo que empezar.” Lo mejor es terminarlo. Ahí está el éxito, decir: “Yo voy a seguir hasta terminarlo.” 7. TRABAJAR DURO Leía en una revista americana que el 80% de los millonarios del mundo no terminaron el secundario. Pero es gente que siempre trabajó de sol a sol. Necesitamos Esfuerzo. Vos le preguntás a una persona “¿y cuál es tu sueño?” “Mi sueño es tener una empresa con trescientas personas a mi cargo para darles de comer a los pobres del mundo.” –“Muy bien, ¿y dónde estás hoy parado?” “Hace cinco años que no tengo trabajo.” –“¿Y por qué?” –“Porque ese es mi sueño.” –“Está bien. Empezá limpiando vidrios.” –“No, si yo tengo un trabajo que sea de jefe, sino no lo agarro, porque Dios me lo mostró…” –“¡Lo que pasa es que sos un vago!” Algunos sueñan grande pero no quieren esforzarse, no quieren trabajar. Acá han venido pastores que me han dicho: “Impartime www.presenciadedios.com
  9. 9. DIECISEIS ACTITUDES PARA FRACASAR (2ª PARTE) 9 la unción de la multiplicación.” –“Vení acá todos los días, diez horas por día, vas a ver como se te imparte sola la unción de la multiplicación, porque no es un soplo y ya está. Andá a trabajar.” No estoy hablando mal de la unción, estoy hablando mal de algunos “ungidos”. Trabajar más inteligentemente que los demás, (recordá lo que mencionamos antes sobre los mentores.) 8. MEJORA CONTINUA La ley de la mejora continua dice: “Lo que hago ¿cómo lo puedo mejorar?” Eso es poderoso. ¿Cómo salió Japón de la crisis? Japón tomó los relojes suizos, los relojes de otro país y dijo: “Los vamos a mejorar.” Cuando estuvimos en México, en la iglesia del doctor Herón Mendoza, que tiene un colegio impresionante, reconocido en la ciudad de Tampico, le dije: “¿Cómo lograste hacer este colegio? Quiero que me enseñes.” –“Mirá, es fácil. Agarré los ocho mejores colegios de México, los mejores currículums, los mejores profesores, los mejores programas, me senté un día, lo miré todo y dije: de acá lo voy a mejorar y lo logró.” 9. LA LEY DE LO OBSOLETO Dijimos que lo viejo hay que tirarlo. 10. CONEXIONES DE ORO Conectarte con la gente correcta que tiene una llave que te puede bendecir. Entonces, ¿qué tenés que hacer? Esto lo desarrollé en la prédica “La suerte” y allí decía que la suerte no existe. Hay que saber estar en el lugar correcto, a la hora correcta. Está comprobado que cuanta más gente conocés más posibilidades tenés de ser bendecido. Pero si vas de acá a tu casa y de tu casa acá, no lo vas a hacer. No necesitás Hay gente que está cargada con un bendición que te corresponde a pedirle a Dios que vos. Porque todo es en equipo. ¿Sabés como entramos a la TV? Por la te de lo que te falta, persona menos pensada y más endemoniada que existe. Fuimos a su ca- sino usar lo que ya samiento, fuimos al entierro de su papá, nos hicimos amigos de él, le tenés. hablamos del Señor, y todavía no se entregó al Señor, pero esa persona tenía una llave que era la llave de la puerta que nosotros necesitábamos. Cuando nos convertimos ¿qué nos dijeron? “No te juntés con nadie, son endemoniados, son un porquería. Tenés que tener santidad.” y después nos dijeron: “Andá a predicar, predicá, predicá” y vos decís: “¿A quien le predico si me aparté de todos?” Ideas de Oro son recursos, ideas nuevas creativas que Dios te da, ideas locas. Dice Maxwell que las ideas pasan por tres fases: 1. No puede ser 2. No tenemos dinero 3. Yo sabía que era una idea espectacular. Recursos de oro es que lo que hoy tenés alcanza para un milagro. No necesitás pedirle a Dios que te de lo que te falta, sino usar lo que ya tenés. Porque, ¿qué dijo Jesús? “Dame los panes y los peces,” lo que había Él lo multiplicó. A nosotros siempre nos enseñaron la oración de la carencia: “Dame esto, Padre, abreme la puerta de acá. Padre abreme allá, no tengo dinero.” Entonces cuando nosotros usamos lo que tenemos, eso que tenemos nos abre la puerta. Nosotros entra- mos al canal 26. ¿Cómo entramos? Porque la persona que produce el programa del canal 26 es la www.presenciadedios.com
  10. 10. DIECISEIS ACTITUDES PARA FRACASAR (2ª PARTE) 10 misma que nos filmó durante tres o cuatro años para los programas de América. Entonces Dios lo bendijo, puso un programa, entramos al programa y ahora ya negociamos para tener nuestro propio programa. Mañana vamos a ir por otro programa y pasado vamos a tener un canal. Todo es paso a paso. ¿Cómo se come un elefante? De a poquito. Hay oportunidades que se te dan. Hay un momento en que se te da una oportunidad y si no la tomás, se te fue. Y nuestra fuente de oro es el Señor. LA RED APOSTÓLICA PRESENCIA ESTA COMPUESTA POR MAS DE 2498 PASTORES DE 52 NACIONES QUE ESTAN SIENDO UNIDOS Y FORMADOS EN UNA NUEVA MENTALIDAD DE AVIVAMIENTO. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - 2006 - RED APOSTÓLICA PRESENCIA, PASTORES BERNARDO Y ALEJAN- DRA STAMATEAS, MINISTERIO PRESENCIA DE DIOS. SE PERMITE SU REPRODUCCIÓN Y USO SIEMPRE QUE SE MENCIONE EL AUTOR Y LA FUENTE: www.presenciadedios.com www.presenciadedios.com

×