Mundo construido

294 visualizações

Publicada em

0 comentários
0 gostaram
Estatísticas
Notas
  • Seja o primeiro a comentar

  • Seja a primeira pessoa a gostar disto

Sem downloads
Visualizações
Visualizações totais
294
No SlideShare
0
A partir de incorporações
0
Número de incorporações
9
Ações
Compartilhamentos
0
Downloads
5
Comentários
0
Gostaram
0
Incorporações 0
Nenhuma incorporação

Nenhuma nota no slide

Mundo construido

  1. 1. q « 4 . . . www
  2. 2. El mundo construido es artificial, es una "neo-naturaleza” hecha exclusivamente [Jara ser habitaclaj** La arquitectura se asienta en el te- rritorio, lo modifica y se modifica a sí misma para adecuarse a las con- diciones de su entorno. Su construcciórw requiere grandes cantidatles de materiales y (le mano de obra. Su planeación requiere de principios o pautas (le ordenamiento ambientales, culturales, funcionales y tecnicas. No todo en el mundo construido es planeado y no todo es producto de Ia crasualidarl. En cualquier asentamiento hay una intención, sea la del simple talojamiento de una familia en medio de Ia naturaleza o la de al- bergar grupos humanos de gran tamaño en porciones igualmente gran- des de territorio. La observación y descripción del mundo construido es un punto de partida para su entendímiento. Describir lo que se observa permite distinguir sus componentes y percibir algunos de sus principios asocia- tivos. Se construyen asi "imagenes del mundo", mentales, verbales o xrisuales. Esas imagenes pueden referirse al c= ntorno inmediato, al micro- cosmos, o a entornos expandidos que tzlcanzan hasta el “cosmc›s“. Son imágenes individuales v también compartidas o colectivas. La geografia ha sido Ia mayor disciplina encargadza de Ia construccioiw de imagenes de la Tierra, en un comienzo apoyada en instrumentos rudimentarios y hoy soportada por refinados sistemas aerofotografictas y satelitales. Un mapa es una bella descripción de un territorir), de un continente o del planeta mismo. De la observación y (lescripcicni del mundo construido pueden derivar análisis e interpretaciones posteriores que buscan identificar aquello que rele1ci(: ›n; a los componentes en "estructuras" o “sistemas" de 30 EI término es tomado de SOLERi, op. cit. é? . .___ , gw , .__ . ._ _aii_
  3. 3. bL lyltjhll ic; (<Ç; N,TH'. ,Jil7'; > _e 77 distinta escala. Los dos conceptos se refieren a la manera como se rela- cionan las partes en totalidades coherentes. Aún cuando existan diferen- cias entre los dos términos, su finalidad es análoga: entender los compo- nentes, las relaciones y jerarquías propios de un fenómeno. El territorio es un concepto aplicado a una gran extensión geo- gráfica sólo comprensible a través de aerofotografias, mapas y planos a escala, que permitan visualizar algunos de sus rasgos particulares como limites, topografia, cursos de agua, vias, etcétera. En el territorio, la geo- grafia impone sus reglas. La huella humana se percibe en las redes de asentamientos que se localizan en esa geografia y en las obras de infraes- tructura que las apoyan como por ejemplo los caminos y carreteras, las represas y las líneas de transmisión eléctrica. La malla de coordenadas geográficas impone un orden geométrico sobre los accidentes e irregu- laridades de la geografia en una forma refinada de georreferenciación. Cualquier punto del planeta puede localizarse en términos más o menos exactos bajo este sistema de aceptación universal. Describir e interpretar un territorio, ordenarlo o planificarlo; son tareas especializadas. La planeación regional, desarrollada desde los co- mienzos del siglo xx, requiere información de distinta naturaleza: geo- gráfica, ecológica, hidrográfica, de infraestructura, demográfica y de la distribución espacial de la población. Una ciudad o un centro urbano son apenas manchas en el mapa o la imagen de un territorio. Al acercar la mirada se perciben sus rasgos singulares: su traza o trazado, sus espa- cios urbanos y los tejidos edificados que los componen y los hitos que de vez en cuando los interrumpen. La descripción de una ciudad o de un asentamiento urbano puede comenzar por-la observación de su trazado, una huella perdurable en el
  4. 4. 78 PENSAR LA ARQLJllEcÍTL, iR/ Un mapa conceptual tiempo. La estructura de un asentamiento urbano se entiende en una pri- mera aproximación a través de la relación existente entre el trazado de sus calles, los espacios abiertos, los tejidos edificados y los hitos especia- les. Hay trazas ordenadas geométricamente, por ejemplo la de la ciudad colonial hispanoamericana, en la que la jerarquia de los espacios tiene como centro la plaza mayor, donde se localizan los edificios representa- tivos de los poderes civil y eclesiástico. Hay trazas "orgânicas" o irregu- lares como las de las ciudades medievales europeas o las ciudades del norte de "África". En algunos proyectos de ciudades ideales del Renaci- miento italiano se empleó la forma circular o hexagonal dividida interna- mente en sectores triangulares que convergen en el espacio central. En algunos ejemplos del urbanismo moderno se emplearon trazas sinuosas o ramificadas e incluso se llegó a desaparecer el concepto mismo de traza. Los espacios urbanos son vacios que interrumpen la continuidad del tejido edificado. Las calles son espacios de comunicación y movili- dad, las plazas son espacios de permanencia y congregación. Hay calles y plazas de distintas escalas, que van desde lo doméstico hasta lo mo- numental. Los tejidos urbanos están formados por agrupaciones de edi- ficaciones que forman la "masa corporal" de las ciudades. Hay ciudades densas, como Venecia, en la que la intrincada red de canales y de calle- juelas separa pesadas masas construídas. También hay ciudades livianas como Washington con amplios espacios abiertos, que disminuyen la im- portancia de los edificios en la definición de la escala del paisaje urba- no. usualmente, los centros de ciudad _son de mayor densidad edificada que las periferias o los suburbios. Las edificaciones son las células que construyen los tejidos urba- nos; cada edificación es una unidad discreta, reconocible, completa en
  5. 5. EL MUNDO CONSTRUIDOÀ si misma, relacionada con otras, sus vecinas y comunicada mediante vias con las demás edificaciones de la ciudad. Su identidad como uni- dad depende de varios factoresj su aislamiento o integración en un tejido urbano y sus rasgos distintivos. Existen edificaciones iguales o semejan- tes a otras y las hay diferentes y únicas. Estas últimas son, en términos de Aldo Rossi, los "elementos primarios" de la ciudad que sobresalen en medio de los “tejidos residenciales? ” Los recintos son las divisiones menores del mundo construido, son espacios individuales agrupados en el interior de las edificaciones e in- tercomunicados directamente por vanos, puertas o indirectamente a tra- vés de patios, vestibulos o corredores. Su separación puede ser sólida o transparente, definida o virtual. De Ia misma manera, que la traza urba- na define la estructura de un asentamiento, la estructura de los espacios de circulación y la disposición de los recintos permite entender Ia estruc- tura interna de una edificación. También hay recintos como los vestibu- los que sirven para comunicar otros recintos; unos más privados y otros más públicos. Algunos planteamientos de orden conceptual permiten generar imágenes del mundo construido y de su estructura. La teoria urbana de Rossi busca establecer un método de aproximación al entendimiento ar- quitectónico del mundo urbano. Las dos categorias propuestas por Rossi, a saber, los elementos primarios y el tejido residencial, permiten distin- guir lo común y lo especial en Ia ciudad. Los conceptos de ”morfologia" y "tipologia" las complementan. La morfologia puede entenderse como la división espacial de la ciudad en segmentos formalmente reconoci- bles y se puede hacer análoga al concepto de "forma urbana". La tipo- 31 Aldo Rossi, La arquitectura de la ciudad, Barcelona, Gustavo Gili, 1966.
  6. 6. 80 IÚENÊAR l . ^ ! Klitjl ll l [cl Igi-'A Url 'riam-L '-n-_e: j~fi_i. ;gi Iogía se aplica al estudio de las edificaciones y se deriva del concepto de "tipo", el que cuenta con varias definiciones. Una de ellas, citada por Rossi, es la que formula Quatremêre de Quincy en Francia, hacia la pri- mera mitad del siglo XIX. Dice asi: La palabra 'tipo' no representa tanto la imagen de una cosa que copiar o que imitar perfectamente cuanto la idea de un elemento que debe servir de regla al modelo. .. El modelo, entendido según la ejecución práctica del arte, es un objeto que tiene que repetirse tal cual es; el tipo es, por el contrario, un objeto según el cual nadie puede concebir obras que no se asemejen en absoluto entre ellas. Todo es preciso y dado en el modelo; todo es más o menos vago en el tipo. Asi vemos que Ia imitación de los tipos nada tiene que el sentimiento o el espiritu no pueda reconocer. ” La descripción de una ciudad derivada del planteamiento de Ros- si, permite acercarse a la comprensión de su estructura y, sobre todo, al de su formación histórica. El concepto de "tipo" es útil para describir las caracteristicas comunes de algunas edificaciones, por ejemplo las viviendas construídas en un determinado periodo o algún tipo especial de edificación, asi como las iglesias o los edificios públicos. Esta aproxi- mación ha sido de utilidad en el entendimiento y manejo de los centros históricos, pero puede ser limitada al aplicarla a la comprensión de las complejas estructuras de las ciudades contemporâneas. La aproximación de Christian Norberg-Schulz al mundo construi- do es muy amplia y se basa en la noción de espacio existencial, enten- dido como "un sistema relativamente estable de esquemas perceptivos o 32 Citado en Rossi, op. cit. , p. 78.
  7. 7. u_ miiixirvci Çtf>il i4'. :IEZ-(Ç) sl imágenes del ambiente circundante". “ En su teoria, en el espacio exis- tencial coexisten tres nociones básicas: la de centro y lugar o nodo, la de dirección y camino, eje o recorrido y la de área y región; en este caso análoga a la de territorio. Norberg-Schulz también identifica cuatro ni- veles del espacio existencial: el geográfico o territorial, el paisaje rural, el nivel urbano y la casa, equivalente en este caso a la edificación indi- vidual. ” Para Norberg-Schulz, la descripción del mundo construido se ini- cia en la representación del espacio existencial. La comprensión de su estructura deriva del entendimiento de Ia interacción entre las nociones y niveles del espacio existencial. Sin embargo, el autor reconoce que hay otros niveles de entendimiento del espacio, entre ellos el cognosci- tivo o cientifico, el expresivo o estético y el espacio abstracto de las re- laciones lógicas. ” Norberg-Schulz amplió el concepto de "tipo" en su aproximación fenomenológica al entendimiento de la ciudad. Para ello, recurre al con- cepto de "tema y variaciones" en el que el tema es análogo a un tipo arquitectónico y las variaciones son su "realización circunstancial", es decir, la forma especifica que asume un tipo en una edificación o en un conjunto de ellas. ** La casa colonial de patio y directriz acodada, la ca- pilla doctrinera y la edificación conventual con claustro e iglesia fueron, bajo esta óptica, tres temas ampliamente desarrollados a lo largo del pe- riodo colonial en América. 33 Christian NORBERG-SCHULZ, Existencia, espacio y arquitectura, Madrid, Blume, 1975, p. 19. 34 Ibidem. 35 Ibidem. 36 Noaaenc-ScHuLz, Genius Loci. Towards a Phenomenology of Space, New York, Rizzoli, 1980.
  8. 8. 82 WNSAR LA r^xRQtslIi H_ TURA Ur. mapa com @tatu-crê Norberg-Schulz no provee instrumentos precisos para describir e interpretar el mundo construido, en su lugar suministra claves para su entendimiento. Christopher Alexander llevó su aproximación más allá de lo conceptual y, en su libro Un lenguaje de patrones, propuso un méto- do de aproximación a Ia descripción y al diseño del espacio arquitectó- nico. Para ello, se basa en el concepto de un lenguaje formado por "pa- trones", definidos como la asociación entre una configuración espacial y los eventos que alli pueden ocurrir. La comprensión de la ciudad y de las edificaciones a través del lenguaje de patrones, es al mismo tiempo un método de acción y una estrategia de conocimiento del mundo cons- truido. Los patrones son elementos que permiten describir y entender Io existente y son también modos de hacer nuevas proposiciones. Al con- vertirse en herramienta de conocimiento, el lenguaje de patrones permite entender desde la Organización espacial del territorio y la ciudad, hasta la configuración interna de una edificación y sus rasgos característicos. ” La aproximación de Alexander es interesante por su analogia con el lenguaje verbal como medio de comprensión del mundo humano y de Construcción de relatos. Los 253 ejemplos incluidos en el libro son hete- rogéneos y algunos de ellos algo exóticos, pero pueden asumirse como ilustraciones de un método conceptual y prácticamente útil y significa- tivo. Resulta interesante repasar los nombres del primero y el último de ellos: "la distribución de los poblados" y "cosas de su [propia] vida", es decir desde el territorio hasta el mundo interior. ” Rossi, Norberg-Schulz y Alexander comparten la intención de su- ministrar elementos conceptuales y prácticos para la descripción y en- 37 Christopher ALEXANDER et al. , A Pattern Language. Towns-Buildingas-Construction, New York, Ox- ford University Press, 1977. 38 Ibidem.
  9. 9. Ei lv. I'il, lN. Ã'>tÇ) t; c›N*sTieiiIDt: › -_. _ __ *í tendimiento del mundo construido , y para su configuración en términos de proyecto. Cada uno de ellos busca a su manera comprender Ios va- lores universales presentes en ese mundo y también ofrecer claves para entender las singularidades que provienen de la cultura y del lugar. En los tres, se advierte el interés por nombrar y definir los elementos bási- cos del mundo construido, llámense tipos, temas o patrones. Rossi limi- ta sus propuestas a la ciudad mientras que Norberg-Schulz y Alexander, además se interesan por el territorio, por las edificaciones y reconocen el dinamismo implícito en las posibles variaciones formales de sus temas y patrones. En estos dos últimos autores, se advierte con mayor claridad la aplicación del concepto de "escala" el que permite alejar o acercar la mirada para ampliar el campo de descripción y entendimiento. Limite, forma y estructura son tres conceptos asociados a la escala de observación del mundo construido. A nivel territorial y urbano, esos limites son dificiles de definir concretamente, por tanto son en muchos casos, asignados con base en decisiones de orden politico o administra- tivo ya sea como una región, departamento o distrito; un perímetro ur- bano. Al acercarse a la ciudad, se definen limites de sectores y barrios separados por hechos fisicos: cursos de agua, vias, franjas verdes o va- cios. Los espacios urbanos se delimitan por sus bordes, los predios y las edificaciones, por sus linderos y superfícies que los bordean en forma de muros y cubiertas. Los recintos poseen limites más precisos y medidas proporcionalmente más reducidas. Las formas del mundo construido provienen de aquello que ya ha existido y de lo que la geometria puede aportar. En cualquiera de sus ma- nifestaciones, la geometria es la conciencia oculta de la forma en el terri- torio, la ciudad y las edificaciones. Geometria no se refiere sólo a lineas
  10. 10. 84 i"rl. l“, »"l-ÃÍ_›Ã i'›. i2«; ;›_riii a , ; ViI-'ljiniv*__i'›i_n'jili_iit y ângulos rectos, incluye curvaturas y superfícies complejas que hoy son más fáciles de representar gracias a los medios electrónicos. La imagen del mundo construido se lee en las tres dimensiones de su corporeidad; la geometria se entiende a través del plano. La estructura, es un concepto de relaciones entre las partes de un todo. En el mundo construido esas relaciones son primordialmente es- paciales y para entenderlas es necesario diferenciar los elementos por relacionar y los elementos de relación en la escala correspondiente: te- rritorial, urbana, edificatoria o de recintos. En el entendimiento de la es- tructura del espacio construido son aplicables los conceptos ya mencio- nados de morfologia y tipologia, lugar, recorrido y dominio o âmbito. Los espacios de movilidad, por su capacidad para relacionar elementos separados, son articuladores estructurales de primera importancia en to- das las escalas del mundo construido. Ejemplo de ello son las calles a nivel urbano y los corredores a nivel de las edificaciones. Un papel si- milar, cumplen los vacios como plazas, patios o vestibulos cuya finali- dad es congregar, concentrar o distribuir. Existen estructuras ordenadas geométricamente y otras orgánicamente; las ciudades en cuadricula de Hispanoamérica, las ciudades medievales europeas o las "cashbah" del mundo árabe. La dispersión suburbana de las ciudades estadounidenses presenta otro tipo de estructura, basada en las grandes redes de autopistas que atraviesan el territorio y que conectan fragmentos de formas distintas. La estructura de una gran ciudad puede entenderse como una to- talidad unitaria o como una colecçión de estructuras diferenciadas ar- ticuladas por la trama vial principal. En la medida en que la ciudad se extiende, los rasgos de su traza original se funden con los de nuevas trazas, propias de la visión urbanística de un periodo determinado. Los
  11. 11. H, lxil_li~il, Íii. "i il, ÍLÍJl'~l': ,~ l iii HDL) l 85 fragmentos urbanos provenientes ~-de distintas épocas se acumulan, se interceptan y a veces colisionan. Los centros más antiguos se funden en el amplio tejido creado por los planes de ensanche o de expansión y, en América Latina, por las urbanizaciones de origen popular. La mayor parte de las ciudades latinoamericanas, presentan estructuras complejas debido precisamente, a la colisión entre lo antiguo y lo nuevo, lo plani- ficado y lo espontâneo. Uno de los ideales del urbanismo moderno fue el de formar ciu- dades totalmente planeadas en las que el todo y las partes estuviesen ra- cionalmente relacionados. Algunos proyectos modernos de ciudad, por ejemplo la "Ciudad contemporânea" de Le Corbusier, tuvieron en mente esa unidad. En otros, como "Broadacre City" de Frank Lloyd Wright, se propuso una dispersión del tejido urbano en el territorio sin preocuparse por la unidad del conjunto. Brasilia, todavia es el ejemplo más claro de una ciudad totalmente planeada en términos modernos, cuyo destino fi- nal ha sido el de ir más allá del plan inicial y desbordarse en suburbios periféricos. El mundo construido está compuesto por lugares de distinta escala y sentido. La noción de lugar es cercana a la de patrón, por cuanto es la asociación de un hecho espacial con los acontecimientos que alli se su- ceden. Es una noción difusa que se concreta en cada caso en una forma determinada, singular e irrepetible. En el lugar se congregan los factores naturales del entorno con los hechos construídos que lo pueblan. Un ba- rrio tradicional es un lugar definido, lo mismo que una calle o una pla- za. El "espiritu del lugar" (genius locí) estudiado por Christian Norberg- Schulz, es precisamente el carácter propio de ciertos espacios que deriva de su historia, desus tradiciones y de los eventos que alli se suceden.
  12. 12. 86 PFNâUAR LA ARQUJTHÇ TLIRA Lin lTl-Çijid ('C)IT(Í'É3lÍ! T_t_¡Ell Territorio, ciudad, espacios urbanos, edificaciones y recintos, son las escalas asumidas en este texto para describir y entender el mundo construido. En cada una de ellas, la mirada capta totalidades y fragmen- tos, regularidades y excepciones. La descripción de cada caso o situa- ción, permite caracterizar aquello que le es propio. Los instrumentos disponibles son variados, desde lo que ofrece la geografia, hasta los es- tudios técnicos de detalle, amén de los nuevos medios de representación que expanden la mirada y favorecen nuevas interpretaciones. No hay una teoria total del mundo construido, se han señalado algunas que bus- can ayudar a su comprensión y a su transformación. Lo interesante en todos los casos, es el entender el papel fundamental que desempeña la arquitectura en la Construcción del mundo habitado por la humanidad.

×