O slideshow foi denunciado.

Mais Conteúdo rRelacionado

Audiolivros relacionados

Gratuito durante 14 dias do Scribd

Ver tudo

Documento rabietas

  1. 1. LAS RABIETAS En el período de tiempo comprendido entre los 18 meses y los 36 meses es cuando se desarrolla con toda su magnitud la fase de las rabietas. En esta edad se necesita manifestar la presencia en el mundo, que además de estar presente se es diferente a los demás y se tiene una individualidad, y que al mismo tiempo interactuamos con los demás pudiendo provocar en los otros las reacciones que queremos, e intentamos controlarlas. Cuando un niño consigue lo que quiere por medio de una pataleta, se le está ofreciendo la posibilidad de establecer como normal este medio de comunicarse, modificando la conducta de los que le rodean con el fin de obtener los resultados que él quiere. Esta etapa no es una situación anormal: los niños habitualmente pasan en mayor o en menor medida por esta situación, buscando ser el centro y llamar la atención. Todo esto lo realizan a través del chantaje. Ceder al chantaje de una pataleta refuerza en el niño o niña la idea de que para conseguir algo es suficiente con llorar y chillar como respuesta a un conflicto o a la imposición de un límite de los padres. Debemos tener mucha paciencia y actuar adecuadamente. En el caso de una pataleta no debemos prestarle atención. Debemos ignorarla y salirnos de ese escenario: no debemos intentar calmarlo ni negociar con él en esas condiciones. No se deben poner límites en ese momento, ni amenazar ni castigarle. Nuestra actitud irá encaminada a comunicar que en esas condiciones no será atendido hasta que se calme, que en ese estado no hay negociaciones y que se debe tranquilizar: Cuando estés más tranquilo hablamos con las palabras. Es la rabieta en si lo que dificulta la comunicación y se utiliza la sensación desagradable como chantaje para obtener algo. Es pues la rabieta lo que tenemos que desterrar como sistema comunicativo y dar otras alternativas. El objetivo es dejar que el niño o la niña se afirme como persona y tenga su individualidad con cualquier otra posibilidad educativa o con cualquier otra situación de
  2. 2. relación que no sea agresiva para con los demás y que desarrolle unas habilidades de normalización y resolución de conflictos desde edades tempranas. Así pues uno de los mejores remedios ante una rabieta es la correcta conducta de los padres. Si los papás permiten que éste sea un sistema válido de relación y comunicación, y que los niños consigan sus objetivos con este método; las rabietas no sólo se mantendrán sino que además se incrementarán en la frecuencia y la magnitud de estas. Si los papás de forma calmada, con toda normalidad, y con cariño hacen ver al niño que las pataletas no sirven para nada, estas terminan por desaparecer, ya que el niño se da cuenta que es una situación estéril que no conduce a nada. El objetivo no es conseguir unos niños que no se opongan, que siempre hagan lo que el adulto quiere y que sean sumisos, y de esta forma acostumbrarles a que carezcan de criterio entre otras cosas. No es el objetivo castrar la capacidad de oposición y la necesidad de autoafirmarse. Los niños tienen que opinar, que decidir, que tomar decisiones, le tienen que gustar unas cosas y otras no; y lo tienen que demostrar, comunicar, decirlo a los cuatro vientos. (pues igual que algunos adultos lo hacen, pero en Facebook) Los padres, educadores, etc… deben de ofrecer situaciones que promocionen esta comunicación de una forma adecuada, con un clima confortable, de calidad, negociador y con habilidades de empatía, de confianza y respeto que no suponga el sometimiento de uno al otro, teniendo en cuenta que los padres tienen una visión de protección al niño y que en cualquier caso no van a dejar que le suceda algo, como marca la ley: actuar con la diligencia de un buen padre de familia. Así pues el estado de rabieta no promociona lo dicho anteriormente, sino todo lo contrario: pudiera ayudar a convertir al niño en un tirano y en un dictador. Los niños que tienen rabietas no son malos, tienen que aprender a comunicarse y relacionarse de otra manera. Revisado diciembre 2010.

×