O slideshow foi denunciado.
Utilizamos seu perfil e dados de atividades no LinkedIn para personalizar e exibir anúncios mais relevantes. Altere suas preferências de anúncios quando desejar.
Esta es la historia de  Abandonado , el perro de  color melón .
Abandonado  vivía en la calle.  Lo echaron de su casa por ser de  color melón.
Se preguntó la primera noche que durmió en la calle. ¿Por qué no seré de color blanco?
 
A  Abandonado  los coches siempre querían atropellarlo.
Abandonado  pensaba que era por ser de  color melón .
¿Por qué no seré de color marrón?  Se preguntaba ya a salvo en la acera.
A Abandonado nadie le daba de comer.  Seguro que es porque soy de  color melón .
¿Por qué no seré de color negro?  Pensaba al lado de las cafeterías
A Abandonado nadie lo acariciaba.  ¡Es porque soy de  color melón !
¿Por qué no seré de color gris?  Se decía delante de las casas más bonitas.
Y así era su vida hasta que un día conoció en un parque a Tomás, un niño de cinco años.
Tomás le dijo: Hola ¿no tienes amigos? ¿estás solito?
Abandonado  pensó:  ¿Pero es que no ve que soy de  color melón ?
Tomás llamó a su mamá y a su papá .
La mamá de Tomás le ató un pañuelo al cuello.
Ya en casa, Tomás le dio a Abandonado agua fresca
Mientras su papá le preparaba una comida calentita
y su mamá ponía una manta de cuadros  en el suelo para que  Abandonado  durmiera.
Abandonado se bebió el agua, se comió toda su comida
y se tumbó en la manta.
Abandonado estaba tan contento que soñó por primera vez
En su sueño tenía una casa caliente
Los coches se paraban para que él pasara
Todos los días le daban de comer
y siempre lo acariciaban...  ¡A pesar de ser de  color melón ! ¡Qué sueño tan bonito!
Cuando Abandonado se levantó, el papá de Tomás le dijo: ¡Buenos días  Meloncete , eres todo un dormilón!
Después la mamá de Tomás sonrió: ¡Pero bueno  Meloncín  ya te has levantado!
Tomás lo abrazó: ¡Vamos a jugar  Meloncito !
Abandonado  era tan feliz, que no podía parar de reír.
Y así acaba la historia del perro que jamás volvió a llamarse  Abandonado , y sí  Meloncete ,  Meloncín y   Meloncito .
 
Próximos SlideShares
Carregando em…5
×

El perro de color melon pictogramas

  • Entre para ver os comentários

El perro de color melon pictogramas

  1. 1. Esta es la historia de Abandonado , el perro de color melón .
  2. 2. Abandonado vivía en la calle. Lo echaron de su casa por ser de color melón.
  3. 3. Se preguntó la primera noche que durmió en la calle. ¿Por qué no seré de color blanco?
  4. 5. A Abandonado los coches siempre querían atropellarlo.
  5. 6. Abandonado pensaba que era por ser de color melón .
  6. 7. ¿Por qué no seré de color marrón? Se preguntaba ya a salvo en la acera.
  7. 8. A Abandonado nadie le daba de comer. Seguro que es porque soy de color melón .
  8. 9. ¿Por qué no seré de color negro? Pensaba al lado de las cafeterías
  9. 10. A Abandonado nadie lo acariciaba. ¡Es porque soy de color melón !
  10. 11. ¿Por qué no seré de color gris? Se decía delante de las casas más bonitas.
  11. 12. Y así era su vida hasta que un día conoció en un parque a Tomás, un niño de cinco años.
  12. 13. Tomás le dijo: Hola ¿no tienes amigos? ¿estás solito?
  13. 14. Abandonado pensó: ¿Pero es que no ve que soy de color melón ?
  14. 15. Tomás llamó a su mamá y a su papá .
  15. 16. La mamá de Tomás le ató un pañuelo al cuello.
  16. 17. Ya en casa, Tomás le dio a Abandonado agua fresca
  17. 18. Mientras su papá le preparaba una comida calentita
  18. 19. y su mamá ponía una manta de cuadros en el suelo para que Abandonado durmiera.
  19. 20. Abandonado se bebió el agua, se comió toda su comida
  20. 21. y se tumbó en la manta.
  21. 22. Abandonado estaba tan contento que soñó por primera vez
  22. 23. En su sueño tenía una casa caliente
  23. 24. Los coches se paraban para que él pasara
  24. 25. Todos los días le daban de comer
  25. 26. y siempre lo acariciaban... ¡A pesar de ser de color melón ! ¡Qué sueño tan bonito!
  26. 27. Cuando Abandonado se levantó, el papá de Tomás le dijo: ¡Buenos días Meloncete , eres todo un dormilón!
  27. 28. Después la mamá de Tomás sonrió: ¡Pero bueno Meloncín ya te has levantado!
  28. 29. Tomás lo abrazó: ¡Vamos a jugar Meloncito !
  29. 30. Abandonado era tan feliz, que no podía parar de reír.
  30. 31. Y así acaba la historia del perro que jamás volvió a llamarse Abandonado , y sí Meloncete , Meloncín y Meloncito .

×