O slideshow foi denunciado.
Utilizamos seu perfil e dados de atividades no LinkedIn para personalizar e exibir anúncios mais relevantes. Altere suas preferências de anúncios quando desejar.
Las almojábaneras
traspasan fronteras
Un oficio heredado
Pese a ser el único hijo varón de Alicia Sierra,
una de las mejores almojábaneras en La Paz,
municipio ...
Un producto que traspasa fronteras
Las almojábanas no sólo son reconocidas en el municipio de La Paz, Cesar. La receta de ...
El combustible que arrasa una tradición
La mezcla entre gasolina de contrabando y pan se mueven por las calles de La Paz, ...
Próximos SlideShares
Carregando em…5
×

Las almojábaneras traspasan fronteras

Conozca apartes de la historia de las almojábanas en el municipio de La Paz, Cesar.

  • Entre para ver os comentários

  • Seja a primeira pessoa a gostar disto

Las almojábaneras traspasan fronteras

  1. 1. Las almojábaneras traspasan fronteras
  2. 2. Un oficio heredado Pese a ser el único hijo varón de Alicia Sierra, una de las mejores almojábaneras en La Paz, municipio del Cesar, Luis Enrique Moscote, de 61 años, fue el único que heredó el oficio de preparar y comercializar almojábanas en una población que es identificada por este pan y la venta de combustible de contrabando; todos los días madrugada a fabricarlas y considera que es el mejor trabajo del mundo.
  3. 3. Un producto que traspasa fronteras Las almojábanas no sólo son reconocidas en el municipio de La Paz, Cesar. La receta de Doña Alicia Sierra traspasó fronteras y el producto ahora es comercializado en Estados Unidos por parte de una pacífica que se residenció en América del Norte. No obstante, las almojábanas en el municipio han sufrido un desmejoramiento por la negación de productos como el queso y el exceso de soda.
  4. 4. El combustible que arrasa una tradición La mezcla entre gasolina de contrabando y pan se mueven por las calles de La Paz, municipio del Cesar, donde hombres y mujeres madrugan para luchar sus vidas en medio de dos economías paralelas. Los primeros exponen su existencia entre caminos destapados y cientos de litros de combustible traído de Venezuela en las llamadas caravanas de la muerte, mientras que los segundos muelen a puro pulso toneladas de libras de maíz y queso que terminan convertidas en el llamado segundo pan del mundo: la almojábana.

×