O slideshow foi denunciado.
Utilizamos seu perfil e dados de atividades no LinkedIn para personalizar e exibir anúncios mais relevantes. Altere suas preferências de anúncios quando desejar.

Participacion padres

1.012 visualizações

Publicada em

  • Seja o primeiro a comentar

Participacion padres

  1. 1. PARTICIPACIÓN DE LOSPADRES EN EDUCACIÓNINFANTIL por PurificaciónCruz Cruz.ÍNDICEINTRODUCCIÓN1. El alumnado en un contexto de cambio2. La familia como primer agente de socialización3. Normativa sobre la participación de los padres en los centroseducativos4. Potenciación del entorno de aprendizaje a través de los padres5. Razones del bajo nivel de participación de los padres en loscentros:5.1. Bajo nivel de participación en los Consejos Escolares5.2. Bajo nivel de participación en Educación Infantil: Datosde la investigación de Palacios y Oliva5.3. Algunas interpretaciones5.4. La colaboración de los padres es posible6. La construcción del rol participante de los padres de los alumnosdel segundo ciclo de Educación Infantil:6.1. Implicación de los padres6.2. Implicación sistemática6.3. Implicación esporádicaBIBLIOGRAFÍA“La enseñanza que deja huella no esla que se hace de cabeza a cabeza,sino de corazón a corazón”Hendricks, Howard G.
  2. 2. Participación de los padres en Educación InfantillPágina 2INTRODUCCIÓNLa Educación es una tarea compartida entre padres y educadorescuyo objetivo es la formación integral del niño/a. La línea de acción debellevarse a cabo de manera conjunta, el tutor tiene la responsabilidad de hacerpartícipes a los padres y facilitarles toda la información necesaria para que sesientan unidos a la escuela y por tanto responsables del proceso educativo desus hijos/as.La familia juega un papel primordial en el desarrollo social. Esdentro de ella donde se establecen los primeros vínculos emocionales, losprimeros aprendizajes sociales básicos: lenguaje, valores, control de laimpulsividad, conductas prosociales... La familia va a ser, por tanto, elprimer agente de socialización, va a actuar de llave de apertura del niño/aa otros contextos. Son los padres los que deciden en qué momento van aincorporar a sus hijos a la Escuela Infantil, seleccionando el tipo de centrodonde irá, son a su vez los que hacen posible los primeros contactos socialesdel niño con personas ajenas a su familia.Los padres son protagonistas fundamentales en el proceso educativo desus hijos. La colaboración con ellos debe garantizarse desde todas y cada unade las funciones que se dan en la escuela infantil. Para ello, debemosestablecer unos cauces de información y participación que proporcionenun intercambio sobre las actitudes y progresos de los niños/as, y una mutuatransmisión de información sobre los acontecimientos cotidianos.Una buena interacción entre la escuela y la familia, ofrece al niño/a unaimagen de acercamiento y relación entre las personas que se ocupan de sucuidado y otorga al ámbito escolar un carácter de familiaridad y seguridad.Cada relación familia-educador es única y original, por eso ha de serindividualizada, debe estar basada en la confianza y en el conocimientomutuo.El primer momento donde debe darse esta relación familia-centro-educador, es antes de que el alumno se incorpore al aula. El objetivo espreparar el camino para que la adaptación del niño al centro se lleve a cabo deforma positiva y satisfactoria.Muchos padres, debido al cambio de roles en la sociedad, han decididoescolarizar a sus hijos en centros de atención a la infancia o escuelas infantilesy otros muchos han tomado el camino de cuidar a sus hijos en el ámbitofamiliar. Tanto unos como otros deben enfrentarse al reto de un nuevocambio y una nueva adaptación.
  3. 3. Participación de los padres en Educación InfantillPágina 31.- EL ALUMNADO EN UN CONTEXTO DECAMBIO: CAMBIOS EN LA ESTRUCTURAFAMILIAR“En las últimas décadas se han producido cambios notables en laestructura familiar; por una parte, cada vez es menor el porcentaje de familiasestructuradas según la antigua división del trabajo (el padre trabaja fuera decasa y la madre trabaja en el hogar); por otra, se incrementa el número dehogares monoparentales.La primera demanda de los padres/madres únicos a los centroseducativos es la extensión del horario para adecuarlo a la duración de sujornada laboral. Sólo una vez que esta función de guarda y custodia del hijo/aha sido asumida por la institución educativa, se advierte el interés de estospadres por las actividades a realizar por sus hijos durante la ampliación de sujornada escolar. A partir de ahí, la ayuda en los deberes escolares y lasactividades de recuperación académica aparecen en primer lugar, seguidas deactividades de enriquecimiento curricular y de ocio recreativo.” (Martín- Moreno2007, p. 69)“Existen actualmente muchos hogares que necesitan que el centroeducativo asuma funciones educativas desempeñadas en épocas anteriores porla familia de tipo tradicional. La interacción centro educativo-comunidad puedejugar un rol clave en este problema.” (Martín- Moreno 2007, p. 70)Según Epstein (1987) (cita Martín-Moreno 2007), son cinco las funcionesdesempeñadas por los padres respecto a la educación de sus hijos:1. Las obligaciones familiares básicas: salud, seguridad y atención2. Las obligaciones escolares básicas, donde engloba las relacionesregulares con el profesorado para el seguimiento del progresoeducativo de su hijo.3. La colaboración del padre en las tareas escolares realizadas en casa4. La participación del padre/madre en el gobierno del centro escolar,como representante de padres en los órganos de gobierno o enasociaciones de padres, o, al menos, como participante activo en laelección de sus propios representantes y en las actividadesprogramadas por grupos de padres.5. La participación del padre en el centro escolar, lo que comprendeactividades de voluntariado de los padres para colaborar enactividades escolares.
  4. 4. Participación de los padres en Educación InfantillPágina 42.- LA FAMILIA COMO PRIMER AGENTE DESOCIALIZACIÓN.“Al nacer el bebé está indefenso y totalmente dependiente del entornoque le rodea, el cual le presta la ayuda que requiere para cubrir susnecesidades básicas. Entre estas necesidades básicas que precisa elniño/a, destacamos: La protección de los peligros contra la vida y la salud. Los cuidados básicos como la alimentación, higiene, sueño, etc. El establecimiento de vínculos afectivos con algunos adultos. La exploración de su entorno físico y social. El juego, con objetos y personas.Dado que estas necesidades ligan al niño a los demás, podemos decirque ya desde el nacimiento es miembro de un grupo social. Y es la familia, lospadres y madres, el primer núcleo de socialización, ya que además de cubrirsus necesidades básicas, transmite a sus hijos e hijas los valores, normas,costumbres y formas de actuar del grupo social al que pertenece.Así pues, la familia juega un papel protagonista en el desarrollo de laspersonas debido a que, por un lado, garantiza su supervivencia física y, porotro, realiza los aprendizajes básicos para el desenvolvimiento autónomo ensociedad (valores, lenguaje, etc.). Cuando el niño y la niña acceden a laescuela, llegan con una historia, costumbres, aprendizajes y características quelos hacen únicos, diferentes a los demás. Y esto debe ser tenido en cuenta enla Educación Infantil. Desde el momento en que se incorpora al centro, éste seconvierte en otro factor de socialización, y le influirá paralelamente a la acciónde los padres; de ahí que la relación familia-escuela sea vital para sudesarrollo armónico.Para los padres y madres, además de conocer los objetivos educativosde la Educación Infantil y los contenidos que en ella se trabajan, es importantetambién que conozcan las características generales del desarrollo infantil. Elloles permitirá realizar un mejor seguimiento del proceso educativo de sushijos/as, participar con mayor eficacia en las actividades que se realicen en elcentro y una mayor comprensión de los procesos madurativos, cognitivos y decomportamiento de los niños de edades comprendidas entre el nacimiento y losseis años.Este proceso también es positivo para los padres, ya que para éstostambién puede ser difícil separarse de sus hijos, aferrándose a ellos, casisiempre inconscientemente: no dejarlos nunca solos, estando encima de ellos,incluso evitando dejarlos en compañía de los abuelos u otros familiarescercanos, o retrasando lo más posible su incorporación a la escuela.
  5. 5. Participación de los padres en Educación InfantillPágina 5Pero el niño/a supera progresivamente sus miedos y ansiedades, sobretodo si vive experiencias positivas, si la relación con el educador o la educadoraes agradable, si la espera se le hace corta y, especialmente, si la separación nola vive como desaparición (no aprovechar cuando el hijo/a está distraído oentretenido para irse, ya que cuando busque al padre o la madre y no loencuentre se sentirá «abandonado»).La escuela de Educación Infantil tiene necesariamente que organizarsede manera que los niños y niñas se sientan lo más a gusto posible, como encasa -sin subsistir a ésta-, donde el ambiente que se crea y la relación que seestablece con ellos es básicamente afectiva. Aún así, en la escuela se viven unritmo de vida, unas actividades, unos horarios, pautas de conducta y normasnuevas y diferentes para los más pequeños: es un nuevo proceso desocialización.” (www.psicologia.cl)3.- NORMATIVA SOBRE LA PARTICIPACIÓNDE LOS PADRES EN LOS CENTROSEDUCATIVOS.La participación de los padres del alumnado en los centros escolares esun principio reconocido en la Constitución española, en su artículo 27,7estableciendo la intervención de los padres en el control y gestión de loscentros.Entrando en la legislación específica del sistema educativo, se observaque la participación de padres y de la comunidad es un principio constante enlas leyes actualmente en vigor.Representantes de los padres del alumnado y de la comunidad formanparte del órgano de mayor poder decisorio de los centros educativos,concretamente el consejo escolar donde participan en las tomas dedecisiones institucionales de mayor entidad:1) Establecer las directrices para la elaboración del proyecto educativode centro, aprobarlo y evaluarlo.2) Decidir sobre la admisión de alumnos.3) Aprobar las normas de convivencia de centro)4) Resolver las reclamaciones de los padres ante las sanciones deldirector.5) Aprobar el proyecto de presupuesto del centro y la ejecución delmismo.6) Promover la renovación de las instalaciones y equipo escolar yvigilar su conservación.
  6. 6. Participación de los padres en Educación InfantillPágina 67) Aprobar y evaluar la programación general del centro educativo yde las actividades escolares complementarias. (P.G.A)8) Fijar las directrices para la colaboración con fines culturales yeducativos, con otros centros, entidades y organismos.9) Analizar y valorar el funcionamiento general del centro, laevaluación del rendimiento escolar y los resultados de la evaluaciónque realice la Administración educativa sobre el centro.10) Cualquier otra competencia que le sea atribuida en loscorrespondientes reglamentos orgánicos.11) Coordinar el proceso de gratuidad de materiales curriculares decentro.Los padres podrán además participar en el funcionamiento de los centroseducativos a través de sus asociaciones, cuya finalidad es:1) Asistir a los padres/tutores en todo lo que concierne a la educaciónde sus hijos o pupilos.2) Colaborar en las actividades educativas de los centros docentes.3) Promover la participación de los padres de alumnos en la gestióndel centro escolar4) Tener un representante en el consejo escolarLas asociaciones de padres de alumnos podrán utilizar los locales de loscentros escolares para realizar actividades que les sean propias. Tambiénpodrán promover federaciones y confederaciones.4.- POTENCIACIÓN DEL ENTORNO DELAPRENDIZAJE A TRAVES DE LOS PADRES“Posiblemente la potenciación del entorno del aprendizaje a través de lospadres sea la estrategia de interrelación centro educativo-comunidad que másdesarrollo haya alcanzado. La implicación de los padres en los centrosescolares es un factor importante para el éxito académico de sushijos” ( Martín-Moreno Cerillo, 2007, p.236)Los padres constituyen un recurso frecuentemente oculto para lasinstituciones escolares y el profesorado necesita reconocer su potencial.Celeman en 1966 (Según cita Martín-Moreno 2007) concluyó que elstatus sociocultural de la familia tenía más influencia en el rendimiento delalumnado que el centro escolar, lo que estimuló la investigación sobre laparticipación de los padres en los centros educativos.
  7. 7. Participación de los padres en Educación InfantillPágina 7Una investigación llevada a cabo por Walberg (Según cita Martín-Moreno2007) desde este movimiento, concluyó que el ambiente del hogar es unfactor modificable en relación con el rendimiento académico, en tanto quelos padres pueden controlar el tiempo que dedican:a) Al centro educativob) A actividades escolares con sus hijosc) A estimular y reforzar valores de perseveranciad) Subrayar la importancia de las materias instrumentalesPara Moore (Según cita Martín-Moreno 2007) la inclusión de los padresen el entorno del aprendizaje es de importancia crítica para el rendimientoacadémico del alumnado por tres razones:a. Los padres constituyen la influencia más poderosa en la vida de losalumnos. Las escuelas deben informar a los padres sobre el currículumde sus hijos y asesorarles para que les motiven.b. Las actitudes de los alumnos hacia el centro educativo resultan influidaspor los sentimientos de sus padres relativos a esta institución. Esimportante que los centros educativos establezcan una buena relacióncon los padres y que estos perciban que el profesorado toma en cuentasu opinión cuando se analizan temas escolares.c. Los padres tienen percepciones directas sobre ellos que pueden ayudaral centro escolar en la organización de la necesaria individualización delentorno del aprendizaje.Se observa, en general, que cuando los padres están implicados en laorganización escolar, el profesorado muestra un mayor interés por lasexperiencias no escolares de su alumnado y llega a una apreciación máspositiva del bagaje cultural de las familias, con las consiguientes repercusionesfavorables al rendimiento escolar.El resultado más relevante de la mutua colaboración es probablementeel incremento de la motivación del alumnado hacia las tareasescolares.Los objetivos que se pretende conseguir con el incremento de laparticipación son diversos: Los docentes obtienen información sobre aspectos poco conocidosde la personalidad de cada alumno. Los padres reciben información y refuerzo para una mejoreducación de sus hijos. Se desarrolla la autoimagen positiva del alumno El alumno recibe un apoyo extra e individualizado
  8. 8. Participación de los padres en Educación InfantillPágina 8 El proceso institucional de toma de decisiones resultacomplementado con una mayor variedad de perspectivas.Para alcanzar estos objetivos, es preciso crear una cultura escolar abiertay de cooperación que disponga de vías eficaces para que los padres puedanplantear preguntas, exponer preocupaciones y/ o sugerencias.Son variadas las estrategias desarrolladas para la participación de lospadres. Greene y Habana-Hafner (Según cita Martín-Moreno 2007, p:238)establecen las cuatro siguientes:1. Los padres como apoyo del centro educativo2. los padres como profesores: Integra tres estrategias diferenciadas:programas dirigidos a la mejora de las condiciones académicas delhogar, la inclusión de los padres en las aulas y las visitas de losprofesores al domicilio del alumno.3. los padres como alumnos: escuela de padres, talleres, actividadesde educación familiar y de adultos, visitas a museos, debates, etc.4. los padres como socios, mediante su participación en los consejosescolares.5.- RAZONES DEL BAJO NIVEL DEPARTICIPACIÓN DE LOS PADRES/MADRES ENLOS CENTROS.5.1. Bajo nivel de participación en los ConsejosEscolaresLa autora del libro “Bancos de Talento”, Martín – Moreno Cerrillo, Q., harealizado un análisis cualitativo/cuantitativo, a través de un cuestionario arealizar por los profesionales de los centros educativos para explicar lasrazones, según las respuestas dadas, de porqué la participación de lospadres/madres del alumnado en la elección de sus representantes en el consejoescolar de centro sea escasa.Las razones serían: Falta de estímulo a la participación de los padres: la mayor partede los padres no conocen los cauces para la participación en loscentros educativos ni las funciones del consejo escolar. Culpando
  9. 9. Participación de los padres en Educación InfantillPágina 9de ello tanto al centro educativo, por su falta de información,como a la administración educativa, por la escasez de accionespara la formación de los padres. No ven utilidad en esa participación: No se sienten partícipes delsistema educativo e incluso, no se sienten incluidos en lacomunidad escolar. Falta de motivación de los padres/madres: apatía, dejadez deresponsabilidad, comodidad, etc. No se conocen lo suficiente entre ellos para elegir representante. Incapacidad del centro educativo para “mover” a las familias. Los padres no se consideran preparados. Esto es debido aestereotipos o ideas equivocadas sobre el funcionamiento de losconsejos escolares, al considerar que los temas que se debaten ensus reuniones son muy técnicos específicos. Su interés está en los profesores de su hijo, no en elfuncionamiento del centro. Incompatibilidad de los horarios laboral y escolar. Delegan la responsabilidad de la educación de sus hijos en elcentro en los profesionales La administración no potencia la democratización de los centros Problemas de desplazamiento Depende del nivel socioeconómico y de la edad de los hijos Falta de cultura de participación.5.2. Bajo nivel de participación en Educación Infantil(Algunos datos de la investigación de Palacios y Oliva)La investigación a la que nos referimos se llevó a cabo en toda laEspaña peninsular con una amplia muestra de madres y educadores de niñosentre dos y seis años. Se entrevistaron alrededor de 800 madres y otros tantoseducadores (la mayor parte de los cuales eran maestras), a los que se interrogópor las edades en que creían que los niños eran capaces de diferenteshabilidades, por sus valores y actitudes educativas, por sus prácticasdisciplinarias y por las relaciones mutuas (madres-maestros).Las conclusiones fueron:El porcentaje de contactos informales es muy alto, pero no esdifícil imaginar que tales contactos consisten en encuentros fugaces con motivodel acompañamiento del niño al centro educativo. De hecho, esos contactosinformales van disminuyendo a medida que el niño crece (y, por tanto, amedida que puede desplazarse sin necesidad de ir acompañado): el 51% de las
  10. 10. Participación de los padres en Educación InfantillPágina10madres de niños de dos años tienen contactos diarios con el educador, frente al23% de las madres de niños de cuatro y cinco años.¿Qué ocurre con los contactos no informales? Si tomamos como criteriolas entrevistas que madres y maestros han tenido previa cita (es decir, con laintención clara de verse y de pasar juntos un cierto rato), nos encontramos conuna realidad bastante diferente.5.3. Algunas interpretacionesLos datos anteriores no deben interpretarse como muestra de desinteréspor parte de las madres respecto a lo que es la educación de los pequeños enel centro educativo. De hecho, un 74% de ellas afirman ayudar al niño en casaen la realización de actividades escolares. Si no es, por consiguiente, unproblema de falta de interés, ¿cómo interpretar la escasísima conexión madres-educadores más allá de los contactos informales?Difícilmente las realidades complejas tienen una causa única. Al menosdos factores pueden ser puestos en relación con el hecho que nos ocupa: La educación preescolar se implantó en España como una extensiónhacia abajo de la educación obligatoria, y con ese modelo se hadesarrollado en muchos aspectos. La participación de los padres es más deseable que su desconexiónde la escuela, pero también más complicada. Implicar a los padresconlleva no sólo un acto de voluntad, sino también la puesta enpráctica de una serie de acciones frecuentemente trabajosas y derendimiento no siempre inmediato.5.4. La colaboración de los padres es posibleLa realidad que describimos no es, sin embargo, inmodificable.Durante los últimos años se ha asistido en España a una serie de importantescambios en la forma de llevar a cabo la educación de los más pequeños encentros educativos y no hay razones para pensar que el movimiento renovadorno va a afectar también a la participación de los padres. .Convencidos como están de la importancia de la participación de lospadres, lo que probablemente falta a los educadores son vías concretas através de las cuales articular esa colaboración, formas de acción que vayangradualmente salvando la separación que actualmente marca las relaciones conlos padres. Como ocurre en otros ámbitos, en éste el cambio de mentalidad y elcambio en la práctica ocurrirán simultáneamente e irán el uno de la mano delotro.
  11. 11. Participación de los padres en Educación InfantillPágina11Las circunstancias son ahora mucho más favorables para la cooperaciónde lo que eran hace unos cuantos años. Si volvemos a los datos de lainvestigación sobre madres y educadores que antes hemos citado y analizamoslas ideas que ambos colectivos tienen sobre las funciones de laeducación infantil, nos encontramos con diferencias significativas entreambos colectivos, pero también con algunas convergencias que merecen serdestacadas: madres y profesores coinciden en elegir como misión primera de laeducación infantil la estimulación de las relaciones sociales y lasocialización, la estimulación de la imaginación y la creatividad es también unvalor en el que coinciden las preferencias de maestros y madres, yalgo parecido puede decirse respecto al desarrollo motor, aunquelos porcentajes de profesores que eligen estas opciones sonsignificativamente superiores a los porcentajes de madres, la valoración del aprendizaje de la disciplina es baja en el grupo delas madres,La situación que estos datos reflejan permite abrigar un cierto optimismocon respecto a las posibilidades de cooperación. Las cosas serían muydiferentes si - como ocurría hace años- los padres valorasen muy alto elaprendizaje de la lecto-escritura, mientras los profesores asignasen una escasaprioridad a esta función. En la situación actual, parece como si la valoración quepadres y educadores hacen de las funciones que debe cumplir la educacióninfantil fuera una valoración diferente, pero no dispar, con un amplio margenpara las coincidencias en algunas cuestiones muy importantes.Lo anterior es cierto, sobre todo por lo que se refiere a los padres deniveles educativos alto y medio, mientras que en el caso de los padres de nivelbajo, las disparidades con los educadores son más frecuentes. En estos casos,los educadores necesitan ser conscientes de esa disparidad y tratar por todoslos medios de acortarla, pues sin duda es un obstáculo para la colaboraciónmutua.La colaboración de los padres es, pues, posible porque hay uncierto nivel de consenso entre ellos y los maestros por lo que se refiere aalgunos de los valores que defienden como ideales durante la etapa deeducación infantil. Pero es además posible porque existen formas prácticas dellevarla a cabo, vías a través de las cuales lograrla a diferentes niveles y paradistintas funciones.
  12. 12. Participación de los padres en Educación InfantillPágina126.- LA CONSTRUCCIÓN DEL ROLPARTICIPANTE DE LOS PADRES DE LOSALUMNOS DEL SEGUNDO CICLO DEEDUCACIÓN INFANTIL6.1. Implicación de los padresPor lo que se refiere a la implicación de los padres, puede adoptardistintas formas y niveles:Una forma de conceptualizar esa diversidad es distinguir entre laimplicación esporádica y la implicación sistemática. La primera es la queocurre en determinados momentos especiales que se caracterizan, entre otrascosas, por su frecuencia baja y/o asistemática: colaboración en el períodode adaptación, participación en salidas extraescolares especiales o enfiestas que se organicen en la Escuela Infantil, ayuda en la preparación demateriales para el trabajo con los niños.Conviene señalar, no obstante, que la expresión implicación esporádicano supone necesariamente que ésta sea superficial o poco importante.Piénsese, por ejemplo, en la valiosísima cooperación de algunos padres ymadres en el período de adaptación de los niños a la Escuela Infantil,en coordinación con los maestros y maestras: se trata de unaimplicación esporádica, pero de la máxima importancia.La implicación sistemática es aquella que tiene un carácter más regular,más estable, y que forma parte de la metodología de trabajo con los niños yniñas: asistencia regular y organizada de padres en el aula, colaboraciónregular y planificada en el trabajo educativo con los niños (participación endeterminados talleres o actividades regulares).Sin lugar a dudas, la implicación sistemática es la forma más intensa departicipación de los padres en el proyecto educativo que se desarrolla en laEscuela Infantil. La implicación sistemática de madres y padres les da ocasiónde tener otra visión del niño, les permite observar en el maestro o la maestraotras formas de relacionarse con él y de estimularle, y todo ello aporta ademásuna interesante continuidad escuela-familia, que de otro modo sería más difícilde lograr.Este tipo de participación es bueno también para los maestros, queencuentran así una forma directa de expresar a los padres su proyecto detrabajo, su estilo de relación y estimulación. Es favorecedora también para elniño, que se siente más seguro y que se beneficia de una mayor coordinación.
  13. 13. Participación de los padres en Educación InfantillPágina13Aunque es evidente que en Educación Infantil hay que tender en generala alcanzar marcos de mayor cooperación escuela-familia, en el campo de lacolaboración más directa hay que avanzar paulatinamente, sin pretenderpasar en un tiempo mínimo de la realidad de una escuela cerrada a lospadres al ideal de una escuela en la que su presencia sea un factoresencial. Tal vez lo más recomendable sea la introducción de pequeñoscambios, en forma de experiencias concretas en las que se implique todo elequipo educativo; experiencias que se potencien, revisen y evalúencuidadosamente, y que posteriormente se amplíen hasta crear una ciertatradición en el centro.Sea cual sea el grado de colaboración, es fundamental que el marco enel que se va a dar quede claro para ambas partes - padres y escuela- , lo quesupone siempre un trabajo previo para acordar la actitud a mantener,las tareas concretas que se van a desarrollar, la diferenciación defunciones, etc. La improvisación en este contexto suele resultar caótica ydesconcertante para todos.La implicación de los padres es útil y enriquecedora en múltiplesaspectos: favorece la coordinación familia-escuela, aporta a padres y maestrosexperiencias enriquecedoras, supone en determinados aspectos una ayuda paralos profesores, es para los padres una actividad formativa, facilita los procesosde adaptación y aprendizaje del niño...Según se ponga el acento en uno u otro aspecto, la participación de lospadres tendrá un sentido u otro. Por ejemplo, una misma actividad, comopuede ser acompañar al grupo y a su maestro durante una salida al campo,resultará totalmente distinta si la participación de los padres se enfoca como unmal menor sin el que es imposible hacer la excursión, o como un proceso activoen el que los padres han colaborado, han aportado cosas y han aprendido algosobre la relación con los niños y su estimulación. En general, recurrir a lospadres como una ayuda para conseguir mejores objetivos respecto a los niñoses una buena estrategia, siempre y cuando no se piense en ellos como "manode obra barata" o como sustitutos del profesorado.Si para que sean factibles las actividades relacionadas con padres esimportante tener en cuenta su realidad social y laboral, en todo lo tocante asu implicación directa ése es un aspecto esencial que puede potenciar o impedirque la participación se produzca. Evidentemente, no existen las mismasposibilidades de cooperación cuando ambos padres trabajan fuera de casa, quecuando las madres de la mayoría de los niños lo hacen en el hogar.Pero incluso cuando las condiciones laborales son iguales en distintasfamilias, su disponibilidad será muy variada. La implicación directa de lasfamilias, por deseable que sea, es voluntaria, y aunque haya constancia de
  14. 14. Participación de los padres en Educación InfantillPágina14que alguno de los padres puede realizarla por condiciones de horario,capacitación, etc., no es exigible.No debe sorprender que existan distintos grados de implicación,entusiasmo o empatía con el centro. Cada maestro y el equipo que todos ellosforman harán bien en intentar ampliar al máximo la participación de los padres,estimulándoles a ello, haciéndoles ver el interés en que lo hagan y el beneficioque de ello se puede derivar para el niño. Corresponde también a losprofesores crear las condiciones idóneas para que esa colaboración sea factibley atractiva. Pero no se puede ir más allá de hacer todo lo posible para que laparticipación se dé.Por otra parte, a la hora de contar con padres "colaboradores", hayveces que se tiene la tentación de limitarse a interactuar con un grupo muyreducido, habitualmente aquellos con los que la relación es más fácil. La ofertade participación debe tender a estar abierta a todos los padres, sinmarcar preferencias ni discriminaciones. En este sentido, sería injustopresionar a determinadas familias para que colaboren en función de lascaracterísticas de sus hijos. Por ejemplo, pedir a uno de los padres que nosacompañe a una excursión porque su hijo es muy revoltoso o porque tiene unadeficiencia motórica, sería pedir más responsabilidades a esta familia que aotras.6.2. Implicación sistemáticaExiste en nuestro país muy poca tradición de presencia de los padresen las aulas de Educación Infantil y, de hecho, esta presencia suele vivirse máscomo un estorbo que como una ayuda. Tal vez las experiencias que más hanincorporado a los padres en este sentido han sido las desarrolladas en el mediorural, normalmente dentro de programas especialmente adaptados a dichomedio. Pero el hecho de que sea una experiencia aún infrecuente, no quieredecir que no sea una meta que hay que buscar y en la que ha de intentarseimplicar al mayor número de padres posible.Una de las características de la educación infantil es el alto grado depersonalización que en ella se debe dar. Muchas metodologías tienden a evitarque el niño se pierda en el gran grupo e intentan dar respuestasindividualizadas a cada niño. La presencia de más adultos en el grupo posibilitauna interacción más frecuente adulto-niño y permite un desarrollo másadecuado de las metodologías basadas en pequeño grupo, fundamentales en laeducación infantil
  15. 15. Participación de los padres en Educación InfantillPágina15La implicación de los padres a través de su participación en el aula no estan sencilla como puede parecer, y ello se debe más a moldes culturales y faltade tradición que a la necesidad de una formación especial de los padres. Loúnico que necesitan son algunas instrucciones respecto a qué se espera de ellosy explicaciones sobre cómo puede obtenerse un beneficio mutuo de esacolaboración. Estas instrucciones y explicaciones deben transmitirse en unareunión a la que asistan los padres en disposición de colaborar.La formas de implicación de los padres se pueden concretar un pocomás, ejemplificándolas con su colaboración en tareas de apoyo y en larealización de talleres. A continuación se revisan algunas formas concretas derelación:Implicación en tareas de apoyo:En algunos programas, la implicación de los padres se centra en tareasde apoyo que permiten una marcha más fluída del grupo.Hay que tener en cuenta que hasta la tarea más inespecífica (colaboraren el momento de la merienda, apoyar en el patio, ayudar a poner abrigos etc.)tiene en esta etapa un componente ampliamente educativo.Por ello es imprescindible que se analice con los padres qué contenidosse pretenden trabajar en todas estas actividades cotidianas, así como la actitudy las estrategias concretas que favorecen el logro de tales contenidos.Lo de menos es el apoyo concreto que una madre o un padre puedenaportar, pues lo importante es que quien colabore con los maestros en el aulacapte el sentido educativo de la relación con el niño, adquiera una nuevasensibilidad y un nuevo estilo de interacción con el niño, etc. Ello esparticularmente importante en el caso de madres y padres cuya cultura estámuy alejada de los usos y modos de la cultura escolar, aunque la participaciónen el aula no tiene por qué - ni debe- limitarse a este tipo de padres.Implicación en talleres:Otras experiencias de implicación centran la actividad de los padres ensu participación en determinados talleres: juegos de mesa, juegos de patio,cocina, costura, cuentacuentos, demostración de oficios, etc.En cualquier caso, hay que contar con que no es suficiente conocer algúntema - por ejemplo, saber cocinar- para ser capaz de enseñárseloadecuadamente a los niños, sobre todo cuando éstos son pequeños.Es el profesorado quien debe proporcionar la adecuación a la edad de losobjetivos (qué contenidos son adecuados), de las actividades a realizar (qué
  16. 16. Participación de los padres en Educación InfantillPágina16instrumentos de cocina pueden manipular los niños y cuáles no, hasta dóndepueden recordar la secuencia de una receta), y de los aspectos metodológicos(qué actitud debe mantener el adulto) y las estrategias de evaluación.Efectivamente, existe el riesgo de poner tanto el acento en que elproducto quede perfecto (por ejemplo un bizcocho en el taller de cocina), quese olvide que lo fundamental desde el punto de vista educativo es el proceso deaprendizaje y la participación de los niños. Dicho proceso no se refiere tan sóloa habilidades concretas (deben ser los niños, por ejemplo, quienes mezclen losingredientes), sino también a la interacción social que se produce, a lasactitudes que se transmiten, etc.Para todos estos aspectos, observar al maestro o a otros padres conexperiencia suele resultar más eficaz que las explicaciones verbales. Esto sepuede hacer mediante observación directa o en vídeo. Una buena estrategiapuede consistir en desarrollar los talleres conjuntamente con el maestro, almenos en los primeros momentos de la experiencia, hasta tener ciertashabilidades básicas con el grupo de niños.Por último, también hay que reconocer que las variables personales delos padres implicados (estilo de relación con los niños, sus expectativasrespecto a la educación infantil, nivel cultural, etc.) son un condicionante de lacolaboración, haciéndola más o menos fácil. En todo caso, para este tipo deimplicación sistemática es imprescindible un importante grado de compromisopor parte de estos padres, ya que deben asegurar una constancia en laparticipación que otras actividades no requieren.6.3. Implicación esporádicaHay otra forma de implicación de los padres, la cual consiste en suparticipación en algunos momentos determinados a lo largo del curso. Es elsistema más extendido en nuestro país y quizá el único posible en algunoscasos. El hecho de que se trate de una participación más limitada que laanterior no es obstáculo para que se trate de una colaboración muyenriquecedora, tanto para los niños como para los padres y los maestros.Muchas veces, pese a su carácter esporádico, estas colaboraciones son parteesencial del planteamiento educativo del centro. Suponen una organizaciónnormalmente más sencilla que la colaboración sistemática, y suelen implicar aun mayor número de padres.De entre las posibles, se pueden seleccionar cuatro de las situaciones enque más frecuentemente se produce esta presencia de los padres en la
  17. 17. Participación de los padres en Educación InfantillPágina17actividad educativa del centro, sin pretender por ello excluir otras posibilidadesde encuentro.Período de adaptaciónLa implicación de los padres durante el período de adaptación del niño alcentro es una de las actividades de cooperación más importantes por lasrepercusiones que tiene en el bienestar del niño y su vivencia de la escuela.Esta práctica, que puede considerarse imprescindible para una buenaadaptación en el ciclo de cero a tres años, se ve conveniente con los máspequeños del ciclo de tres a seis, y en general, con aquellos niños que notienen costumbre de separarse de su medio familiar. De hecho, hay querecordar que, tratándose de niños pequeños, acostumbrarse a la separación nosólo resulta difícil para los niños, sino también para sus padres, cuyatranquilidad durante el proceso de adaptación va a ser decisiva. Estatranquilidad se consigue en gran medida cuando los padres conocen dónde va aestar su hijo, cómo va a ser tratado, etc. Sin duda alguna, este conocimiento vaa ser más profundo si los padres han pasado algunas horas en el centro.Hay que tomar en consideración distintos aspectos para asegurar que elobjetivo de facilitar la adaptación se cumpla: Cuando se trata de conseguir un clima de tranquilidad para losniños, la presencia en la clase de muchos adultos puede generarjustamente lo contrario. Por ello suele ser conveniente en laplanificación del período de adaptación procurar que no coincidanmuchos padres al mismo tiempo, lo que es fácil conseguir con unescalonamiento de días o de horarios. Dado que la escuela y el aula del niño son un medio nuevo para lospadres, es necesario darles unas pautas sobre qué hacermientras están presentes.La función fundamental de la presencia de familiares durante el períodode adaptación es permitir al niño explorar un nuevo espacio, conocer carasnuevas, hacerse a la relación con adultos desconocidos, etc., desde laseguridad que transmite la presencia de su figura de apego. Por ello, habrámomentos en que el niño reclame al adulto de referencia, pero en muchosotros ratos será suficiente estar cerca, al alcance de la vista del niño, mientrasél se aventura en su progresiva exploración del nuevo medio.No sólo hay que dar algunas alternativas sobre qué hacer, sino tambiénalgunas pautas sobre cómo actuar. Por ejemplo, no forzar el proceso deseparación del niño, dejar al educador que sea quien organice la marcha delgrupo y quien medie en los conflictos que surjan entre los otros niños, etc.
  18. 18. Participación de los padres en Educación InfantillPágina18Por último, es frecuente que surjan dudas sobre el tiempo ideal quedeben estar los padres acompañando a sus hijos al inicio de la escolarización.Para tomar estas decisiones hay que tener en cuenta muchos factores: edad,tamaño del grupo, etc.Además, una vez tomadas ciertas decisiones habrá que introducircambios sobre la marcha, pues se comprobará que para algunos niños convienealargar el tiempo de presencia de sus familiares, mientras que para otros serámejor acortarlo. Será el maestro quien, desde su visión global de lasnecesidades del grupo, vaya marcando estos ritmos de presencia de familiaresen el aula.Presentación de actividades y profesionesEn el ciclo de tres a seis años, algunos maestros aprovechan ladiversidad de profesiones que suele existir entre las madres y los padres de losniños para pedir que unas y otros vayan pasando por la clase para explicar enqué consiste su trabajo, qué herramientas se utilizan, qué producto se obtiene,etc.El maestro debe asegurarse de que las explicaciones que los niños van arecibir encajen con sus intereses y sus posibilidades de comprensión, para locual deberá preparar con cada madre y cada padre el contenido de susintervenciones.Son muchos los beneficios educativos que pueden obtenerse deactividades de este tipo: conexión entre el mundo extraescolar y el escolar,respeto por los distintos trabajos y oficios, satisfacción por parte de los padresque intervienen, etc. De las visitas que los padres hacen al aula para explicar enqué consiste su trabajo y cómo se desarrolla se sigue a veces otro beneficioadicional: la programación de una visita al centro de trabajo del padre o lamadre siempre que ello sea posible y pertinente desde un punto de vistaeducativo.Actividades extraescolaresLas salidas del centro, las excursiones, las visitas, etc., suelen ser unbuen motivo de colaboración para algunos padres. En estas ocasiones esconveniente ir con un número suficiente de adultos para garantizar laseguridad, así como para que la actividad se desarrolle en un clima relajado yse saque el máximo partido de la experiencia.Hay que resaltar aquí otra vez la importancia de que los adultos queacompañen a los niños deben acordar previamente algunas cuestiones básicas:
  19. 19. Participación de los padres en Educación InfantillPágina19actitud durante la salida, reparto de responsabilidades, contenidos que sepretenden trabajar, etc.FiestasUn lugar especial debe reservarse a las actividades más lúdicas, en lasque niños, padres y educadores tienen opción a participar en un climadistendido. Se trata de fiestas tradicionales (Navidad, Carnaval...) o de las queinstaure la escuela (fin de curso, bienvenida a los niños nuevos...). Cada vezson más los centros que institucionalizan estas fiestas como momentos muyespeciales de la escuela, donde se aglutinan los esfuerzos de todos los grupos,donde los preparativos son actividades de enseñanza y aprendizaje quemotivan altamente a los niños y donde se puede estrechar el contacto con lasfamilias.Otras formas de implicaciónAdemás de las cuatro formas de implicación mencionadas y de otrassemejantes que pueden resultar útiles, los centros también se pueden plantearformas de colaboración de los padres que no impliquen el contacto directo conlos niños. De hecho, es responsabilidad de los padres participar en los órganoscolegiales donde tienen representación: Consejo escolar, A.M.P.A, escuela depadres, grupos de trabajo, etc.Este tipo de presencias, en las que algunos padres aportan sucolaboración, rompe las barreras tradicionales entre escuela y familia, y acabacon la sensación de que el espacio escolar es un espacio vetado para lasfamilias.
  20. 20. Participación de los padres en Educación InfantillPágina20BIBLIOGRAFÍAMARTÍN-MORENO CERRILLO, Q (2007) “Organización y Dirección de CentrosEducativos Innovadores. El Centro Educativo Versátil. Madrid. Editorial McGraw-Hill.MARTIÍN-MORENO CERRILLO, Q (2000) “Bancos de Talento. Participación de laComunidad en los Centros Docentes. Madrid: Editorial Sanz y Torres.DAVIDI, M. y APPEL, G. (1986)- "La educación del niño de 0 a 3 años".- Ed. Narcea.IBAÑEZ SANDÍN, C. (1.993) - "El proyecto de educación infantil y su práctica en elaula".- Ed. La MurallaHUTT Y ROBERT GUYN, M. (1999)- “Desarrollo y Adaptación”M.E.C. (1992): “Educación Infantil: Colaboración con los padres”.PALACIOS, J., y OLIVA, A. (1991) “Ideas de madres y educadores sobre la educacióninfantil. Madrid: C. I. D. E.-M. E. C.RIBOLZI, l. (1988): “Sociología educacional y escolar”.Madrid. Ed. Narcea.ROSENBLUTH, D. (1981). - "Su hijo de tres años".- Barcelona. Ed. PaidósSECADES, F. y PASTOR, E. (1988) - "Psicología evolutiva". Barcelona. Ed. CeacVARIOS.- (1990) "Educar a los tres años".- Ministerio de Educación y CienciaDECRETO DE EDUCACIÓN INFANTIL DE CASTILLA LA MANCHA( PAG. 40, 41)Webgrafía: www.psicologia.cl www.orientared.com www.psicopedagogia.com www.ilustrados.com www.monografias.com
  21. 21. Participación de los padres en Educación InfantillPágina21 www.ceapa.es www.ellapicero.net www.educared.com www.dewey.uab.es

×