O slideshow foi denunciado.
Utilizamos seu perfil e dados de atividades no LinkedIn para personalizar e exibir anúncios mais relevantes. Altere suas preferências de anúncios quando desejar.

Trastornos somatomorfos. Psiquiatría. LolaFFB

Trastornos somatomorfos. Apuntes de clase ampliados. 4º HUVM - Facultad Medicina - Universidad Sevilla - Curso 2012-2013.

  • Seja o primeiro a comentar

  • Seja a primeira pessoa a gostar disto

Trastornos somatomorfos. Psiquiatría. LolaFFB

  1. 1. TEMA 14 Lola Fernández de la Fuente Bursón 1 TEMA 14: TRASTORNOS SOMATOMORFOS CONTENIDO 1. Concepto y terminología relacionada. 2. Clasificación de los trastornos somatomorfos. 3. Trastorno de somatización. 4. Trastorno hipocondríaco. 5. Disfunción vegetativa somatomorfa. 6. Trastorno del dolor somatomorfo persistente. 7. Otros trastornos neuróticos. Neurastenia. *Este tema se impartió de forma rápida, en menos de media hora, y tremendamente somera. El profesor no le otorgó importancia y afirmó que no preguntaría más de lo impartido en clase completado por las diapositivas del pdf, que no era necesaria ninguna ampliación del contenido (lo cual es aplicable al tema anterior, el número 13, que fue impartido por el mismo profesor justamente antes que el que nos atañe). Además, el profesor nos recomendó un libro de referencia por si nos interesaba la materia o teníamos alguna duda: “Introducción a la psicopatología y la psiquiatría. J. Vallejo Ruiloba”; y nos dejó su correo por si lo necesitábamos para algo en concreto: lginer@us.es. 1. CONCEPTO Y TERMINOLOGÍA RELACIONADA Los trastornos somatomorfos se definen por la presentación reiterada de síntomas somáticos acompañados de demandas persistentes de exploraciones clínicas las cuales arrojan resultados normales o negativos concluyendo, por tanto, un diagnóstico médico de ausencia de patología somática y confirmando posteriormente el origen psicógeno de esas manifestaciones (ansiedad, estrés, depresión…). El paciente suele presentar un comportamiento histriónico (de demanda de atención), además de una alta resistencia a la admisión del origen psicológico de su dolencia. El individuo, como hemos dicho, siente una gran incredulidad sobre el origen de sus síntomas y llega incluso a poner reclamaciones a su médico: “¿Está usted loco? Si lo que tengo es diarrea, ¡qué va a ser eso psicológico! ¡Vengo por una diarrea y me quiere usted mandar al psiquiatra!”. Por ello es necesario entrenar su abordaje. Podemos decirles que comprendemos la situación por la que está pasando; que es normal que se sienta desbordado, cansado, irritado o agitado; que mientras esperamos los resultados y valoramos su evolución no le vendría mal un pequeño empujoncito con ayuda psicológica…Otra opción es no decir directamente el nombre de su trastorno psiquiátrico, sino citarle los síntomas de dicho trastorno para comprobar que se identifica con ellos (en vez de “usted tiene depresión”, le decimos “debe encontrarse decaído, sin ganas de hacer nada, seguramente duerma mal…”). El profesor nos dejó el clásico ejemplo del estudiante que tiene diarrea la noche de antes del examen debida a la ansiedad. Lo primero que debemos hacer es frenar dicha ansiedad y después enseñar al estudiante a relajar su mente, ya que “uno no puede aprender a nadar mientras se está ahogando”. Y, aunque
  2. 2. TEMA 14 Lola Fernández de la Fuente Bursón 2 muy probablemente se trate de una diarrea psicogénica, lo recomendable es acudir también al especialista digestivo para descartar otras patologías Para entender bien el tema en cuestión, conviene dejar claro el significado de ciertos términos, ya que se confunden con facilidad en múltiples ocasiones: Psicógeno: de origen psicológico (en el sentido más amplio de la palabra). Funcional: que no tiene base somática. Histeria: disociación o conversión. Es un término considerado hoy tabú. No debemos decirlo en alta voz (no dar un diagnóstico de histeria), aunque sí debemos tenerlo presente. Conversión: manifestación de un conflicto psíquico en un sistema de relación (motilidad, sensibilidad). Psicosomático: manifestación neurovegetativa de un conflicto psíquico. Es un término en desuso. Somatización: manifestaciones somáticas de un trastorno psicológico de ansiedad o tristeza. Somatomorfo: expresión somática de una patología psíquica a través de síntomas neurovegetativos, cutáneos y de dolor. Facticio: ficticio, simulado. Funcional (RAE): Se dice de los síntomas y trastornos en los cuales la alteración morbosa de los órganos no va acompañada de lesiones visibles y es, por tanto, susceptible de desaparición rápida y total. Psicosomático (RAE): Que afecta a la psique o que implica o da lugar a una acción de la psique sobre el cuerpo o al contrario. Somatizar (RAE): Transformar problemas psíquicos en síntomas orgánicos de manera involuntaria. 2. CLASIFICACIÓN DE LOS TRASTORNOS SOMATOMORFOS 3. TRASTORNO DE SOMATIZACIÓN El trastorno de somatización consiste en la existencia de síntomas somáticos múltiples, recurrentes y habitualmente variables, que afectan a cualquier parte o sistema corporal, aunque muestran predilección CIE-10 – F45 TRASTORNOS SOMATOMORFOS: F45.0 Trastorno de somatización F45.1 Trastorno somatomorfo indiferenciado. F45.2 Trastorno hipocondríaco. F45.3 Disfunción vegetativa somatomorfa: o .0 Corazón y sistema cardiovascular. o .1 Tracto gastrointestinal alto. o .2 Tracto gastrointestinal bajo. o .3 Sistema respiratorio. o .4 Sistema urogenital. o .8 Otros órganos o sistemas. F45.4 Trastorno de dolor persistente somatomorfo. F45.8 Otros trastornos somatomorfos. F45.9 Trastornos somatomorfos sin especificación. CIE-10 – F40-F49 TRASTORNOS NEURÓTICOS, SECUNDARIOS A SITUACIONES ESTRESANTES Y SOMATOMORFOS: F40 Trastorno de ansiedad fóbica. F41 Otros trastornos de ansiedad. F42 Trastorno obsesivo-compulsivo. F43 Reacciones a estrés grave y trastornos de adaptación. F44 Trastornos disociativos (de conversión). F45 Trastornos somatomorfos. F48 Otros trastornos neuróticos.
  3. 3. TEMA 14 Lola Fernández de la Fuente Bursón 3 por el aparato gastrointestinal, el genital y el dermatológico. Estos síntomas tienen un curso crónico y fluctuante, lo que ocasiona con frecuencia una dependencia o abuso de fármacos tipo analgésicos o sedantes. Como hemos dicho anteriormente, somatizar es expresar síntomas somáticos debido a sentimientos de ansiedad o tristeza, por lo que no es de extrañar que esta patología suela acompañarse de síntomas ansiosos o depresivos. Es por ello por lo que hay que descartar otras patologías como los trastornos del humor y la ansiedad; y los que presentan ideas delirantes, como la esquizofrenia y la depresión. También descartaremos enfermedades somáticas y trastorno hipocondríaco antes de diagnosticar esta alteración. 4. TRASTORNO HIPOCONDRÍACO El trastorno hipocondríaco se define por la creencia persistente de la presencia de una o más enfermedades somáticas que no consiguen ser confirmadas tras exploraciones repetidas, y que se manifiesta por quejas constantes y/o preocupación por el estado físico excesiva por parte del paciente. Este trastorno suele acompañarse de ansiedad y humor depresivo. Debemos hacer el diagnóstico diferencial con las siguientes patologías: Trastorno de somatización: en el que se hace énfasis en la presencia de la enfermedad más que en la posibilidad de que ésta exista. Trastorno de ansiedad: en el que no existe convicción de enfermedad somática. Trastorno depresivo: normalmente previo a las ideas hipocondríacas. Trastorno delirante de las ideas: en el que se tiene certeza de dichas ideas, no se plantea como una posibilidad por confirmar. El paciente con este trastorno posee un temor recurrente a perder su estado de salud, ya que sospecha continuamente que posee una enfermedad orgánica. Pese a los resultados normales de las pruebas y al intento del profesional por tranquilizar al paciente, este consuelo es momentáneo y la duda vuelve a aparecer en su mente a los pocos días, retomando entonces su agonía por confirmar su supuesta enfermedad. Por ejemplo: un paciente acude a consulta porque sospecha que puede tener SIDA, se le pregunta sobre prácticas de riesgo y admite que hace unos días tocó la mano de una señora en el autobús que tenía pinta de estar infectada. Se le realizan las pruebas pertinentes y se obtienen resultados negativos. El paciente se tranquiliza y se marcha a casa. A los pocos días vuelve diciendo que ha visto en Internet que las pruebas del VIH pueden salir negativas durante el período de ventana, y solicita que se le vuelvan a repetir por si hubiera coincidido dicho margen de tiempo. Los resultados vuelven a ser negativos y el paciente vuelve a marcharse. A los pocos días reaparece con un nuevo temor o reparo, exigiendo nuevas pruebas al médico…y así sucesivamente. 5. DISFUNCIÓN VEGETATIVA SOMATOMORFA *El listado de síntomas por aparato no se leyó. Hablamos de disfunción neurovegetativa somatomorfa cuando encontramos en el paciente la presencia de síntomas análogos a los de un trastorno somático de un sistema u órgano inervado por el sistema nervioso vegetativo. Los síntomas encontrados pueden ser de dos tipos: acompañados de signos objetivos de hiperactividad vegetativa (palpitaciones, rubor, temblor…); o individuales, subjetivos e inespecíficos
  4. 4. TEMA 14 Lola Fernández de la Fuente Bursón 4 (malestar o dolor difuso, quemazón, pesadez, opresión, hinchazón…). Si analizamos los sistemas más frecuentemente afectados por separado, tendremos las siguientes manifestaciones: Sistema cardiovascular: neurosis cardíaca, astenia neurocirculatoria, síndrome de da Costa. Tracto gastrointestinal alto: neurosis gástrica y aerofagia, hipo, dispepsia y piloroespasmo psicógenos. Tracto gastrointestinal bajo: flatulencia, meteorismo, diarrea y colon irritable psicógenos. Sistema respiratorio: tos e hiperventilación psicógenas. Sistema urogenital: vejiga nerviosa y disuria y polaquiuria psicógenas. En la génesis de este trastorno suelen estar presentes sucesos psicológicamente estresantes, por lo que no debemos olvidar hacer el diagnóstico diferencial de esta alteración con el trastorno de ansiedad generalizada (que posee un componente miedoso e intuitivo); así como con el trastorno de somatización (que posee un componente vegetativo bastante escaso). ¡¡Recordemos que en este trastorno sí es posible hallar signos objetivos en la exploración!! 6. TRASTORNO DEL DOLOR SOMATOMORFO PERSISTENTE *No se habló del mismo en clase. Esta alteración consiste en la persistencia de un dolor intenso que no es explicable por un proceso fisiológico o trastorno somático y que suele presentarse en situaciones conflictivas. Entre sus síntomas encontramos: psicalgia, lumbalgia y cefalea psicógena y dolor somatomorfo psicógeno. 7. OTROS TRASTORNOS NEURÓTICOS. NEURASTENIA * Lo único que se explicó en clase es la neurastenia y se aportó una simple oración como mención sobre el trastorno de despersonalización. Os he añadido un resumen de lo que he investigado sobre este trastorno, para que al meno sepáis en qué consiste. Si queréis estudiároslo bien y sino también. La neurastenia es un trastorno caracterizado por quejas continuas del paciente sobre su cansancio progresivo tras un esfuerzo mental o sobre su debilidad física y agotamiento tras esfuerzos mínimos. El sujeto experimenta una fatiga (cansancio, no náuseas) crónica, normalmente acompañada de dos o más de los siguientes síntomas; Dolor o molestia muscular. Mareos. Cefaleas de tensión. Incapacidad para relajarse. Irritabilidad. CIE-10 – F48. OTROS TRASTORNOS NEURÓTICOS: F48.0 Neurastenia. F48.1 Trastorno de despersonalización- desrealización. F48.8 Otros trastornos neuróticos específicos. F48.9 Trastornos neuróticos sin especificar.
  5. 5. TEMA 14 Lola Fernández de la Fuente Bursón 5 Dispepsia. Síntomas vegetativos o depresivos no muy persistentes. Es necesario hacer un diagnóstico diferencial entre este trastorno y otras patologías orgánicas, especialmente con el hipotiroidismo. El trastorno de despersonalización-desrealización se caracteriza por la pérdida del reconocimiento del propio ser, como si se tratase de un jamais vu con el propio cuerpo. El trastorno de despersonalización es el desorden disociativo en el cual el individuo experimenta una desconexión subjetiva con el cuerpo y el ambiente, una dificultad para relacionarse a sí mismo con la realidad, no sintiéndose parte de ella. El sujeto se siente como un autómata que pasa a lo largo de su vida como en un sueño, lo cual interfiere con sus ocupaciones diarias y le causa gran preocupación por temor a volverse “loco”. Esto hace que se asocie frecuentemente a cuadros de ansiedad o pánico, depresión y trastorno bipolar. Este trastorno a menudo constituye un recurso defensivo para evitar el prolongado abuso emocional, físico o sexual que suele llevar a cabo el paciente.

×