Plebiscito: El problema psicológico para la construcción de la paz
Jonatan J. Pabón Álvarez
Unicatólica. Cali-Colombia
Hoy...
sí mismo, pero su respuesta a ese estímulo gubernamental debe creérselo a sí mismo. Como
lo afirma el músico británico Dav...
Próximos SlideShares
Carregando em…5
×

El plebiscito como el problema psicológico para la construcción de la paz

53 visualizações

Publicada em

El Sí y el No ¿Y la Paz?

Publicada em: Notícias e política
  • Seja o primeiro a comentar

  • Seja a primeira pessoa a gostar disto

El plebiscito como el problema psicológico para la construcción de la paz

  1. 1. Plebiscito: El problema psicológico para la construcción de la paz Jonatan J. Pabón Álvarez Unicatólica. Cali-Colombia Hoy crece y sigue creciendo la polarización para las elecciones por el plebiscito del próximo 2 de octubre. Algunos integrantes aparentemente radicales en su formación y pertenencia política, se la juegan por su contrario, pues éste incluye puntos de su interés propio que no le brinda su estructura formativa y mentora. Es una gran paradoja que una minoría polarizada políticamente se interponga ante la estructura que lo vió crecer, pero lo más paradójico es afirmar que Colombia necesita de su contraparte para contribuir al desarrollo común que aparenta anhelar ambos lados: la paz. ¿La disputa será entre nuestros dirigentes gubernamentales quienes quizá contemplan otros intereses sociopolíticos, o será mediante la manipulación de la absurdidad de la razón del mismo pueblo? La objetividad de la búsqueda hacia la paz se entrelaza cada vez más con el sujeto quien la visiona o estudia, y quizá llegue a un punto donde se distorsione tanto con los obstáculos adversos, que termine perdiendo su norte y le tome demasiado tiempo reorientarlo. Mientras que nuestros dirigentes protegen la hazaña de su interés sociopolítico, nosotros, los de sin Poder estatal y la resultante “democracia” esperamos sedientos la actualización parcial de su propaganda para luego optar quizá por la que nos convenga. Más aún, debemos tener presente que al exponer y al entrar en un conflicto racional y polarizado, hay cabida para que el Estado y la estructura social abandonen su función –como lo afirma Tovar (1991)- “La principal causa del conflicto que se inicia en los 40 es la ausencia del Estado”1 . Pero el ciudadano organizacionalmente común, tiene también el compromiso y la responsabilidad de contribuir a la construcción de la paz, es el encargado de enseñar a dudar, de pensar más objetivamente y no obedecer, y de reorientar la paz en caso de que nuestros dirigentes se concentren en la polarización. Por lo tanto, la unidad principal que promueve y condena las ideas estatales son los individuos organizados ideológicamente en una masa, es el pueblo colombiano, cuyo único objetivo es impedir que para conveniencia de otros, el fuego del odio se reavive e intensifique la sed de venganza. Los intereses sociopolíticos que hay de por medio entre el Sí y el No, entran a jugar el papel de la propaganda que facilita su consumo psicológico en el individuo, como en un familiar de una víctima de este conflicto, quien pelea consigo mismo entre la razón y un impulso emocional de venganza. De hecho, es por esto que nuestros queridos dirigentes se aprovechan de esta vulnerabilidad psicológica para sus fines de control y Poder. Quizá el tiempo lleve a este familiar de la víctima a considerar que el pasado no lo puede cambiar, pero si puede actuar como contribuyente del futuro, pensando en el bienestar de su generación y no sólo en 1 Dirección de estudios económicos. Archivos de economía. Conflicto, violencia y actividad criminal en Colombia: Un análisis espacial. Página 7. Fabio Sánchez-Ana María Díaz-Michel Formisano. Documento 219, marzo 20 de 2003.
  2. 2. sí mismo, pero su respuesta a ese estímulo gubernamental debe creérselo a sí mismo. Como lo afirma el músico británico David Bowie “Y he estado apagando el fuego con gasolina…”. Los acontecimientos que se registran en Colombia hasta el día de hoy y los que vendrán hasta las elecciones por el plebiscito, recorren exhaustivamente pero sin detenerse por los procesos mentales de cada individuo para vulnerar la acción final de su voto. De manera que el sujeto siempre será estimulado y de cierto nivel gradual y comunicativo, pues está ligado a la historia y su propio comportamiento poco lo comprende. Quizá estos sucesos sean coincidentes con el contexto sociopolítico o sean también convenientes y oportunos, pero no me atrevo a señalar, porque eso lo hace el desarrollo de la historia. Hay que comprender que la política también está sostenida a intereses propios del sujeto quien la domina, como cualquier otro artículo de consumo dentro de nuestro sistema, también hay tapujos y mentiras de diferente magnitud como en cualquier otra situación cotidiana. Señalamos a todos pero no notamos que también fomentamos esas discrepancias con las que peleamos y juzgamos luego, el sistema social y la cultura consecuente de ella siempre estarán ligada al comportamiento y al desarrollo del hombre, lo importante es darse cuenta de ello y mitigar esos impulsos racionales y emocionales que nos lleva a tomar decisiones no tan convenientes para la construcción de la paz. Ya expuesta la principal fuente del problema psicológico que abruma al ciudadano, podríamos comprender que el poder de la palabra y la persuasión de tan solo un individuo puede transgredir a las masas y ésta, a cada individuo que hace parte de ella. Es por esto que cada colombiano como ponente y constructor para la paz, tiene como responsabilidad sembrar y ligar en su mente el componente de la duda acerca de lo que aparenta conocer y saber, tiene como objeto criticar el pensamiento con lo que han hecho de él mismo la persuasión de los otros, sólo así posibilitaríamos el “forzoso” trabajo de pensar, acción por la cual es molesta para unos cuantos individuos que esconden su fraude bajo un saco y una corbata. Colombia necesita de la oposición, pero de opositores constructores de diálogo y de trabajo mutuo, opositores que realmente crean en la paz y desarrollen proyectos junto al gobierno para la construcción de la misma, opositores que le permita ver al gobierno que hay más estrategias para el bienestar común de todo el país, pues este acuerdo no es la paz como es vendida actualmente. Así que, actual Senador Uribe le expongo y le reafirmo lo que el expresidente uruguayo Pepe Mujica dijo dirigiéndose a usted en una entrevista a Caracol radio en junio de este año “Dejemos de pensar en las próximas elecciones y pensemos en las próximas generaciones”2 . 2 Programa 6 am, hoy por hoy. Caracol Radio. “Pepe Mujica habla de la firma de paz en Colombia”. Junio de 2016. Youtube.

×