O slideshow foi denunciado.
Utilizamos seu perfil e dados de atividades no LinkedIn para personalizar e exibir anúncios mais relevantes. Altere suas preferências de anúncios quando desejar.
Políticas públicas, el poder de gobernar a un pueblo anestesiado
Ana Lucila Acosta Sánchez
Ensayo
Luz Helena Alzate Tabare...
Políticas públicas, el poder de gobernar a un pueblo anestesiado
Privar a un niño de su derecho a la educación es amputarl...
en otras palabras, son aquellas políticas educativas que se establecen para formar
intelectualmente a los ciudadanos de un...
tipo de comportamiento es tomado como algo “normal” o “gajes del oficio” como diría
un político corrupto.
Citando algunos ...
En conclusión, tanto los organismos de control como los actores que intervienen en
el proceso de formulación de políticas ...
Recursos bibliográficos
 Stein, E., Tommasi, M., Echeberría, K., Lora, E., & Payne, M. (2006). Banco
Interamericano de De...
Próximos SlideShares
Carregando em…5
×

Ensayo políticas públicas

10.124 visualizações

Publicada em

Ensayo sobre las políticas públicas en Latinoamérica y puntualmente en Colombia

Publicada em: Educação
  • Seja o primeiro a comentar

  • Seja a primeira pessoa a gostar disto

Ensayo políticas públicas

  1. 1. Políticas públicas, el poder de gobernar a un pueblo anestesiado Ana Lucila Acosta Sánchez Ensayo Luz Helena Alzate Tabares Universidad de Santander UDES Especialización en administración de la informática educativa Administración y gerencia Bogotá D.C. 2014
  2. 2. Políticas públicas, el poder de gobernar a un pueblo anestesiado Privar a un niño de su derecho a la educación es amputarlo de esa primera comunidad donde los pueblos van madurando sus utopías. Ernesto Sábato El destino de una nación reposa primero en las mentes y después en las acciones de sus dirigentes. Todo un país pone de manifiesto sus esperanzas de crecimiento y desarrollo en las manos de unos pocos, otorgándoles un poder para representar a las mayorías a través de la búsqueda del bien común. Algunas veces estos dirigentes gozan de una reputación ganada por su extensa trayectoria en las arenas políticas y, otras veces se trata de personajes que salen de la nada y de la noche a la mañana se convierten en mandatarios. En consecuencia, una herencia comunal de la cual adolecen todos los países latinoamericanos (y quizá del mundo), es el hecho arraigado de creer y apoyar las falacias que tan hábilmente argumentan nuestros burócratas en las diferentes ramas del poder público, sin tomarse el tiempo para analizarlas y sopesar su viabilidad. Estamos acostumbrados (la inmensa mayoría) a actuar por impulso y no por convicción, siendo precisamente esta falencia la que da lugar a que se cometan tantas irregularidades y se pasen por alto hechos flagrantes y descarados sin que tengan mayores implicaciones. Pero, ¿Qué lleva a un pueblo a ser tan conformista y ciego? Esta respuesta tiene su núcleo en dos aspectos fundamentales, el primero es la economía, expresada como fuente de riqueza y captación de ingresos, en la cual es evidente que existe una brecha cada vez más grande con respecto a la repartición de bienes; motivo por el cual los ciudadanos en desventaja son fácilmente “comprables” cuando se requiere su apoyo a través del sufragio. La segunda, es la forma como se plantea y se imparte la educación,
  3. 3. en otras palabras, son aquellas políticas educativas que se establecen para formar intelectualmente a los ciudadanos de un país. Llevamos décadas “enseñando” a memorizar y repetir conceptos, hecho que hasta el día de hoy no ha sufrido cambios significativos. Aunado a lo anterior, no debemos dejar de lado la compleja estructura del cuerpo docente (por lo menos en Colombia), pues desafortunadamente contamos con un alto nivel de profesores que no son competentes para enfrentarse a la tarea de “enseñar a aprender”. Estas circunstancias nacen de la forma como se plantean y ejecutan las políticas públicas en cuanto a educación, donde se pone de manifiesto que las hay de dos clases, aquellas donde solo importa acrecentar el número de estudiantes matriculados y aquellas enfocadas a mejorar la calidad y la eficiencia, desafortunadamente, de éstas últimas se beneficia un pequeño porcentaje de la población. Por otro lado, no se puede olvidar que en este proceso existen actores cuya participación es casi nula (los padres por ejemplo), apoyando con su ausencia las malas prácticas y el deterioro de la educación. Por tanto, mientras se mantenga al pueblo ignorante y alejado de las decisiones que solo benefician a unos pocos, jamás se verán realizados verdaderos planes de gobierno que se enfoquen hacia el bienestar general. Prueba de ello, es que haciendo un recorrido por cada una de las instituciones encargadas de formular y velar por el cumplimiento de las políticas públicas, se observa que todas tienen implícito su propio sistema de fuerzas, que les permite elegir una u otra postura de acuerdo al grado de conveniencia que se les plantee y además algunas de ellas tienen poder de veto, para impedir o rechazar medidas que les ofrezcan un panorama desfavorable. Este tipo de reacción está fundamentada en beneficios tanto políticos como personales, que en su generalidad no tienen que ver con el interés de las mayorías, sino que algunas veces simplemente coinciden. Son tantas las argucias y acciones por debajo de la mesa que se realizan en el ejercicio de las labores en las instituciones del Estado y tan poco el control que se ejerce, que este
  4. 4. tipo de comportamiento es tomado como algo “normal” o “gajes del oficio” como diría un político corrupto. Citando algunos ejemplos, se puede dilucidar el poder que ejercen los partidos políticos en la formulación de las políticas públicas, pues la estructura misma de un partido constituye la manera como serán formuladas, debatidas, aprobadas y ejecutadas esas políticas que nos atañen a todos. De acuerdo a sus acciones, resulta casi obvio el hecho de que sus líderes enfoquen la participación de su partido hacia posturas que favorecen a un grupo selecto, dejando por fuera el sentir general. Partiendo de esta base, se puede evidenciar también que la aplicabilidad de un programa de gobierno está supeditada a las preferencias de un congreso que es tan parcializado como poderoso; motivo por el cual el presidente puede verse en desventaja y recurrir a acciones en pro de satisfacer las expectativas de la contraparte, estas acciones van desde la modificación de sus planteamientos iniciales, hasta la realización de alianzas a cambio de favores políticos, que por su naturaleza efímera no ofrecen solución alguna a las necesidades reales de la población. Para finalizar con los ejemplos, se encuentran las legislaturas, como institución crucial tanto para el funcionamiento como para la formulación de las políticas públicas. Basta con darles una mirada analítica, para darse cuenta que no todas operan según lo esperado; muestra de ello es que en palabras de Morgenstern (2002), el ejecutivo puede prever la expectativa que la legislatura tiene y con base en ella diseñar sus propuestas de política pública para garantizar su aceptación. Con lo anterior se pone de manifiesto que, cada actor en el proceso de formulación de políticas públicas se “ajusta” a los requerimientos de aquel que pueda entorpecer el camino hacia sus objetivos, pero estos ajustes siempre responden a la satisfacción de metas personales. Lo mismo ocurre con todos los otros actores que no se han mencionado, pero de los cuales es bien sabido que maniobran de formas similares (la burocracia, el poder judicial, las empresas, los medios de comunicación, los sindicatos).
  5. 5. En conclusión, tanto los organismos de control como los actores que intervienen en el proceso de formulación de políticas públicas, están plagados de vicios administrativos que no permiten ejecutar una verdadera agenda que promueva el desarrollo y beneficio de todo un país. Citando a Aldana (s.f.), cuando expresa sus opiniones acerca de una paz estable y duradera, dice: “El objetivo de cerrar la brecha entre quienes tienen trabajo digno, educación, tierra, etc., y los que no tienen, forma parte de la agenda pública y de las declaraciones políticas desde hace varias décadas”. Pero, ¿Por qué no se avanza?  No hay un planteamiento eficaz, que asegure en alguna medida que el camino a recorrer es incluyente para todos los integrantes de una nación.  Al no permitir que todos los interesados (involucrando a los más vulnerables), tengan voz y voto en el planteamiento y posterior desarrollo de las políticas públicas, se aíslan sus necesidades y por consiguiente su participación en la asignación de recursos.  No existe una fuerte cohesión entre los diferentes actores del Estado, que permita plantear y llevar a cabo programas que sobrevivan en el tiempo, es decir, que estén por encima del cambio de mandatario cada cierto período.  Se carece de un ente regulador serio, imparcial y veraz, el cual se haga cargo del seguimiento, la revisión y la investigación de las acciones gubernamentales, para garantizar o por lo menos reducir en gran medida las actividades corruptas que se presentan en el ejercicio de las políticas públicas (clientelismo, favoritismo, nombramientos innecesarios, concesiones políticas, transferencias presupuestarias, cargos públicos, contratos con el estado), por citar solo algunos. Mientras que el pueblo permanezca anestesiado y no sea consciente del poder que tiene, tanto para elegir como para derrocar un mandato, para exigir sus derechos y para reconocer sobre todo que la unión hace la fuerza, seguirán pasando décadas donde prime la opresión, la pobreza, la ignorancia, el desempleo, la desigualdad y sobre todo LA IMPUNIDAD.
  6. 6. Recursos bibliográficos  Stein, E., Tommasi, M., Echeberría, K., Lora, E., & Payne, M. (2006). Banco Interamericano de Desarrollo. La política de las políticas públicas. Progreso económico y social en América Latina.  Aldana, E. (s.f.). Portafolio.co. Primera de diez antítesis sobre una paz estable y duradera. Consultado el 14 de abril de 2014 en: http://m.portafolio.co/opinion/primera-diez-antitesis-una-paz-estable-y-duradera

×