SU
DIOS
SU
FAMILIA
SU
IGLESIA
SU
PERSONA
SU
TRABAJO
SU
SOCIEDAD
1
2
4
3
5
ESTABLECE
ORGANIZA
PRIORIDADESENCAUSA
ACCIONES-
ACTIVIDADES
EN EL
ORDEN MAS
CORRECTO.
EL
VARON
Y SUS
RELACIONES
EN CRISTO
1
5
2
4
3
5
1
5
2
4
3
5
RESPONSABILIDADES
1.-
SANTIFICARSE
2.-
INTERCEDER
3.-ENSEÑAR
4.-MODELAR
5
5
ESTABLECE
HACE
ENSEÑA COMO SEA HACE
SUPERVISA.
CORRIGE O APRUEBA
ELOGIA.
1
5
2
4
3
5
1
5
2
4
3
5
El varon como sarcedote 2015
El varon como sarcedote 2015
Próximos SlideShares
Carregando em…5
×

El varon como sarcedote 2015

192 visualizações

Publicada em

UNA PRESENTACIÓN DE LAS PRIORIDADES Y ACCIONES EL HOMBRE DE DIOS.

Publicada em: Espiritual
0 comentários
0 gostaram
Estatísticas
Notas
  • Seja o primeiro a comentar

  • Seja a primeira pessoa a gostar disto

Sem downloads
Visualizações
Visualizações totais
192
No SlideShare
0
A partir de incorporações
0
Número de incorporações
4
Ações
Compartilhamentos
0
Downloads
3
Comentários
0
Gostaram
0
Incorporações 0
Nenhuma incorporação

Nenhuma nota no slide
  • ESTABLECE Y ORGANIZA SUS PRIORIDADES, Y ENCAUSA SUS ACCIONES-ACTIVIDADES EN EL ORDEN MAS CORRECTO.
  • ESTABLECE Y ORGANIZA SUS PRIORIDADES, Y ENCAUSA SUS ACCIONES-ACTIVIDADES EN EL ORDEN MAS CORRECTO.
  • ESTABLECE Y ORGANIZA SUS PRIORIDADES, Y ENCAUSA SUS ACCIONES-ACTIVIDADES EN EL ORDEN MAS CORRECTO.
  • ESTABLECE Y ORGANIZA SUS PRIORIDADES, Y ENCAUSA SUS ACCIONES-ACTIVIDADES EN EL ORDEN MAS CORRECTO.
  • ESTABLECE Y ORGANIZA SUS PRIORIDADES, Y EN CAUSA SUS ACCIONES-ACTIVIDADES EN EL ORDEN MAS CORRECTO.

    EL VARON: SU RELACION CON LA FAMILIA.
    COMO ESPOSO.
    COMO PADRE
    COMO SACERDOTE.
    PROTECTOR.
    PROVEEDOR
  • HOMBRES COMO SACERDOTES
    Los hombres se han llamado para ser los sacerdotes de su casa. Como tales, el sacerdote del Antiguo Testamento sirve como un ejemplo de lo que nosotros debemos hacer. Había varias cosas que un sacerdote tenía que hacer, que nosotros hoy, también necesitamos hacer.
    En primer lugar, un sacerdote tenía que guardarse impoluto por el pecado. Puesto que él tenía que hacer sacrificios para el pueblo, no podía estar en un estado de pecado. Cada vez que un sacerdote venía a servir, la primera cosa que hacía era hacer expiación para su propio pecado, antes de estar en un lugar para interceder por otros. Si el sumo sacerdote estuviera en pecado cuando él entraba en el Santo de Santos, él se moría.

    Expiación
    En el culto del Antiguo Testamento, una de las funciones principales del sacerdocio era ofrecer sacrificios para la expiación de las personas por sus pecados. Ellos recogían los sacrificios y ofrendas de las personas, y se los daban a Dios, guardando la porción para sí mismos que Dios había ordenado.
    Afortunadamente para nosotros, Jesús ha hecho el uno y único sacrificio por nosotros. Ya no tenemos que matar animales para traer la sangre antes del altar de Dios. Todo lo que tenemos que hacer es arrepentirnos y pedir perdón, ya se concedió. Nuestros niños necesitan vernos como vasos deseosos, rápidos a arrepentirse y pedir el perdón de Dios. Sólo a través de nuestro ejemplo, aprenderán a volverse a Dios, en vez de huir de Él.
    Nuestras ofrendas hoy en día son o ofrendas financieras, o ofrendas de tiempo (pasar tiempo sirviendo al Señor en la iglesia local). Cuando somos negligentes en dar a Dios lo que pertenece a Él, estamos robando a nuestras familias de las bendiciones que Él tiene en reserva para ellos. Es Dios que nos da la habilidad de ganar la riqueza que se usa para proveer por nuestras familias (Deu 8:18). Ninguno de nosotros es capaz de hacerlo por nuestra propia fuerza.

    Oración & Intercesión
    Las mujeres tienden a ser más cómodas al orar, que son los hombres. Por alguna razón, los hombres tienden a dejar este área a sus esposas. Sin embargo, como sacerdote, el hombre debe ser el guerrero número uno de la oración familiar.
    "Pero quiero que sepáis que la cabeza de todo hombre es Cristo; y la cabeza de la mujer es el hombre; y la cabeza de Cristo es Dios" (1 Cor 11:3). Como cabeza, los hombres están en una posición extraordinaria de oración. Ellos, y sólo ellos, pueden ofrecer protección y cubrimiento de oración a sus esposas y niños. Nadie sino él, está en la extraordinaria posición para ofrecer esa protección.
    Satanás desea atacar y destruir su familia. "O cómo puede alguien entrar en la casa de un hombre fuerte, y saquear sus bienes, si primero no lo ata? Y entonces saquerará su casa" (Mat 12:29). Cómo lo liga Satanás a usted? Impidiéndolo orar. "Porque nuestra lucha no es contra carne y sangre, sino contra los principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en las regiones celestes" (Efe 6:12). Esta batalla es una que sólo puede ser ganada por la oración. No importa tan fuerte es un hombre físicamente, no importa tan bueno es un luchador en el físico, él no puede emplear esto a proteger a su familia. Sólo al batallar en oración pueden los hombres proteger de verdad a sus familias.

    Enseñaza
    Una exigencia de los sacerdotes es que sean expertos en la Palabra de Dios. Cuando las personas necesitan instrucción en los caminos de Dios, son ellos quien deben hacerlo. Cuando "el libro de la ley" se encontró en Ezra, fue Ezra, actuando como sumosacerdote que se lo leyó al pueblo.
    En nuestras familias, no es la responsabilidad de la mujer enseñar a los niños sobre los caminos de Dios, es el hombre. Sí, la mujer puede ayudarle con la instrucción, pero si el hombre no toma el papel principal, los niños no lo tomarán en serio. Si ellos no ven a su padre leyendo la Biblia, ellos no la leerán tampoco. Aun cuando la mamá estudia la biblia regularmente, si el papá no lo hace, ellos verán que ellos no tienen que hacerlo tampoco.
    En Israel antiguo, fue el hombre que enseñó la Palabra de Dios a su familia. Incluso en tiempos más recientes, las personas judías tienen todavía su culto familiar centró alrededor del papel del padre. Todas las festivales judíos que Dios estableció, estan celebrados en el hogar, dirigidos y enseñados por el padre.
    Paul escribió "las mujeres guarden silencio en las iglesias ...y si quieren aprender algo, que pregunten a sus propios maridos en casa..." (1 Cor 14:34-35). Una parte de su lógica fue porque la sinagoga judía podía ser un lugar muy ruidoso, mientras ellos discutieron las escrituras, buscando a entenderlas. Ya que las mujeres y los varones se sentaban separadamente, esto causaría una perturbación a una mujer preguntarle a su marido al otro lado del cuarto. Sin embargo, Pablo también le hace muy claro que una mujer debe preguntar a su marido, aprendiendo de él.
  • HOMBRES COMO SACERDOTES
    En primer lugar, un sacerdote tenía que guardase del pecado. Puesto que él tenía que hacer sacrificios para el pueblo, no podía estar en un estado de pecado. Cada vez que un sacerdote venía a servir, la primera cosa que hacía era hacer expiación para su propio pecado, antes de estar en un lugar para interceder por otros. Si el sumo sacerdote estuviera en pecado cuando él entraba en el Santo de Santos, él se moría.

    Expiación
    En el culto del Antiguo Testamento, una de las funciones principales del sacerdocio era ofrecer sacrificios para la expiación de las personas por sus pecados. Ellos recogían los sacrificios y ofrendas de las personas, y se los daban a Dios, guardando la porción para sí mismos que Dios había ordenado.
    Afortunadamente para nosotros, Jesús ha hecho el uno y único sacrificio por nosotros. Ya no tenemos que matar animales para traer la sangre antes del altar de Dios. Todo lo que tenemos que hacer es arrepentirnos y pedir perdón, ya se concedió. Nuestros niños necesitan vernos como vasos deseosos, rápidos a arrepentirse y pedir el perdón de Dios. Sólo a través de nuestro ejemplo, aprenderán a volverse a Dios, en vez de huir de Él.
    Nuestras ofrendas hoy en día son o ofrendas financieras, o ofrendas de tiempo (pasar tiempo sirviendo al Señor en la iglesia local). Cuando somos negligentes en dar a Dios lo que pertenece a Él, estamos robando a nuestras familias de las bendiciones que Él tiene en reserva para ellos. Es Dios que nos da la habilidad de ganar la riqueza que se usa para proveer por nuestras familias (Deu 8:18). Ninguno de nosotros es capaz de hacerlo por nuestra propia fuerza.

    Oración & Intercesión
    Las mujeres tienden a ser más cómodas al orar, que son los hombres. Por alguna razón, los hombres tienden a dejar este área a sus esposas. Sin embargo, como sacerdote, el hombre debe ser el guerrero número uno de la oración familiar.
    "Pero quiero que sepáis que la cabeza de todo hombre es Cristo; y la cabeza de la mujer es el hombre; y la cabeza de Cristo es Dios" (1 Cor 11:3). Como cabeza, los hombres están en una posición extraordinaria de oración. Ellos, y sólo ellos, pueden ofrecer protección y cubrimiento de oración a sus esposas y niños. Nadie sino él, está en la extraordinaria posición para ofrecer esa protección.
    Satanás desea atacar y destruir su familia. "O cómo puede alguien entrar en la casa de un hombre fuerte, y saquear sus bienes, si primero no lo ata? Y entonces saquerará su casa" (Mat 12:29). Cómo lo liga Satanás a usted? Impidiéndolo orar. "Porque nuestra lucha no es contra carne y sangre, sino contra los principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en las regiones celestes" (Efe 6:12). Esta batalla es una que sólo puede ser ganada por la oración. No importa tan fuerte es un hombre físicamente, no importa tan bueno es un luchador en el físico, él no puede emplear esto a proteger a su familia. Sólo al batallar en oración pueden los hombres proteger de verdad a sus familias.

    Enseñaza
    Una exigencia de los sacerdotes es que sean expertos en la Palabra de Dios. Cuando las personas necesitan instrucción en los caminos de Dios, son ellos quien deben hacerlo. Cuando "el libro de la ley" se encontró en Ezra, fue Ezra, actuando como sumosacerdote que se lo leyó al pueblo.
    En nuestras familias, no es la responsabilidad de la mujer enseñar a los niños sobre los caminos de Dios, es el hombre. Sí, la mujer puede ayudarle con la instrucción, pero si el hombre no toma el papel principal, los niños no lo tomarán en serio. Si ellos no ven a su padre leyendo la Biblia, ellos no la leerán tampoco. Aun cuando la mamá estudia la biblia regularmente, si el papá no lo hace, ellos verán que ellos no tienen que hacerlo tampoco.
    En Israel antiguo, fue el hombre que enseñó la Palabra de Dios a su familia. Incluso en tiempos más recientes, las personas judías tienen todavía su culto familiar centró alrededor del papel del padre. Todas las festivales judíos que Dios estableció, estan celebrados en el hogar, dirigidos y enseñados por el padre.
    Paul escribió "las mujeres guarden silencio en las iglesias ...y si quieren aprender algo, que pregunten a sus propios maridos en casa..." (1 Cor 14:34-35). Una parte de su lógica fue porque la sinagoga judía podía ser un lugar muy ruidoso, mientras ellos discutieron las escrituras, buscando a entenderlas. Ya que las mujeres y los varones se sentaban separadamente, esto causaría una perturbación a una mujer preguntarle a su marido al otro lado del cuarto. Sin embargo, Pablo también le hace muy claro que una mujer debe preguntar a su marido, aprendiendo de él.
  • HOMBRES COMO SACERDOTES

    Oración & Intercesión- Ejemplo de Job.
    el hombre debe ser el guerrero número uno de la oración familiar.
    "Pero quiero que sepáis que la cabeza de todo hombre es Cristo; y la cabeza de la mujer es el hombre; y la cabeza de Cristo es Dios" (1 Cor 11:3). Como cabeza, los hombres están en una posición extraordinaria de oración. Ellos, y sólo ellos, pueden ofrecer protección y cubrimiento de oración a sus esposas y niños. Nadie sino él, está en la extraordinaria posición para ofrecer esa protección.
    Satanás desea atacar y destruir su familia. "O cómo puede alguien entrar en la casa de un hombre fuerte, y saquear sus bienes, si primero no lo ata? Y entonces saquerará su casa" (Mat 12:29). Cómo lo liga Satanás a usted? Impidiéndolo orar. "Porque nuestra lucha no es contra carne y sangre, sino contra los principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en las regiones celestes" (Efe 6:12). Esta batalla es una que sólo puede ser ganada por la oración. No importa tan fuerte es un hombre físicamente, no importa tan bueno es un luchador en el físico, él no puede emplear esto a proteger a su familia. Sólo al batallar en oración pueden los hombres proteger de verdad a sus familias.

    Enseñaza
    Una exigencia de los sacerdotes es que sean expertos en la Palabra de Dios. Cuando las personas necesitan instrucción en los caminos de Dios, son ellos quien deben hacerlo. Cuando "el libro de la ley" se encontró en Ezra, fue Ezra, actuando como sumosacerdote que se lo leyó al pueblo.
    En nuestras familias, no es la responsabilidad de la mujer enseñar a los niños sobre los caminos de Dios, es el hombre. Sí, la mujer puede ayudarle con la instrucción, pero si el hombre no toma el papel principal, los niños no lo tomarán en serio. Si ellos no ven a su padre leyendo la Biblia, ellos no la leerán tampoco. Aun cuando la mamá estudia la biblia regularmente, si el papá no lo hace, ellos verán que ellos no tienen que hacerlo tampoco.
    En Israel antiguo, fue el hombre que enseñó la Palabra de Dios a su familia. Incluso en tiempos más recientes, las personas judías tienen todavía su culto familiar centró alrededor del papel del padre. Todas las festivales judíos que Dios estableció, estan celebrados en el hogar, dirigidos y enseñados por el padre.
    Paul escribió "las mujeres guarden silencio en las iglesias ...y si quieren aprender algo, que pregunten a sus propios maridos en casa..." (1 Cor 14:34-35). Una parte de su lógica fue porque la sinagoga judía podía ser un lugar muy ruidoso, mientras ellos discutieron las escrituras, buscando a entenderlas. Ya que las mujeres y los varones se sentaban separadamente, esto causaría una perturbación a una mujer preguntarle a su marido al otro lado del cuarto. Sin embargo, Pablo también le hace muy claro que una mujer debe preguntar a su marido, aprendiendo de él.
  • HOMBRES COMO SACERDOTES
    Enseñanza
    Una exigencia de los sacerdotes es que sean expertos en la Palabra de Dios. La necesita instrucción en los caminos de Dios, ¿ de quien la recibirán?
    En nuestras familias, la responsabilidad de enseñar a los niños sobre los caminos de Dios, es de ambos padres, pero el es el responsable principal. La mujer puede ayudar con la instrucción, pero si el hombre no toma el papel principal, los niños no lo tomarán en serio.
  • HOMBRES COMO SACERDOTES
    En primer lugar, un sacerdote tenía que guardase del pecado. Puesto que él tenía que hacer sacrificios para el pueblo, no podía estar en un estado de pecado. Cada vez que un sacerdote venía a servir, la primera cosa que hacía era hacer expiación para su propio pecado, antes de estar en un lugar para interceder por otros. Si el sumo sacerdote estuviera en pecado cuando él entraba en el Santo de Santos, él se moría.

    Expiación
    En el culto del Antiguo Testamento, una de las funciones principales del sacerdocio era ofrecer sacrificios para la expiación de las personas por sus pecados. Ellos recogían los sacrificios y ofrendas de las personas, y se los daban a Dios, guardando la porción para sí mismos que Dios había ordenado.
    Afortunadamente para nosotros, Jesús ha hecho el uno y único sacrificio por nosotros. Ya no tenemos que matar animales para traer la sangre antes del altar de Dios. Todo lo que tenemos que hacer es arrepentirnos y pedir perdón, ya se concedió. Nuestros niños necesitan vernos como vasos deseosos, rápidos a arrepentirse y pedir el perdón de Dios. Sólo a través de nuestro ejemplo, aprenderán a volverse a Dios, en vez de huir de Él.
    Nuestras ofrendas hoy en día son o ofrendas financieras, o ofrendas de tiempo (pasar tiempo sirviendo al Señor en la iglesia local). Cuando somos negligentes en dar a Dios lo que pertenece a Él, estamos robando a nuestras familias de las bendiciones que Él tiene en reserva para ellos. Es Dios que nos da la habilidad de ganar la riqueza que se usa para proveer por nuestras familias (Deu 8:18). Ninguno de nosotros es capaz de hacerlo por nuestra propia fuerza.

    Oración & Intercesión
    Las mujeres tienden a ser más cómodas al orar, que son los hombres. Por alguna razón, los hombres tienden a dejar este área a sus esposas. Sin embargo, como sacerdote, el hombre debe ser el guerrero número uno de la oración familiar.
    "Pero quiero que sepáis que la cabeza de todo hombre es Cristo; y la cabeza de la mujer es el hombre; y la cabeza de Cristo es Dios" (1 Cor 11:3). Como cabeza, los hombres están en una posición extraordinaria de oración. Ellos, y sólo ellos, pueden ofrecer protección y cubrimiento de oración a sus esposas y niños. Nadie sino él, está en la extraordinaria posición para ofrecer esa protección.
    Satanás desea atacar y destruir su familia. "O cómo puede alguien entrar en la casa de un hombre fuerte, y saquear sus bienes, si primero no lo ata? Y entonces saquerará su casa" (Mat 12:29). Cómo lo liga Satanás a usted? Impidiéndolo orar. "Porque nuestra lucha no es contra carne y sangre, sino contra los principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en las regiones celestes" (Efe 6:12). Esta batalla es una que sólo puede ser ganada por la oración. No importa tan fuerte es un hombre físicamente, no importa tan bueno es un luchador en el físico, él no puede emplear esto a proteger a su familia. Sólo al batallar en oración pueden los hombres proteger de verdad a sus familias.

    Enseñaza
    Una exigencia de los sacerdotes es que sean expertos en la Palabra de Dios. Cuando las personas necesitan instrucción en los caminos de Dios, son ellos quien deben hacerlo. Cuando "el libro de la ley" se encontró en Ezra, fue Ezra, actuando como sumosacerdote que se lo leyó al pueblo.
    En nuestras familias, no es la responsabilidad de la mujer enseñar a los niños sobre los caminos de Dios, es el hombre. Sí, la mujer puede ayudarle con la instrucción, pero si el hombre no toma el papel principal, los niños no lo tomarán en serio. Si ellos no ven a su padre leyendo la Biblia, ellos no la leerán tampoco. Aun cuando la mamá estudia la biblia regularmente, si el papá no lo hace, ellos verán que ellos no tienen que hacerlo tampoco.
    En Israel antiguo, fue el hombre que enseñó la Palabra de Dios a su familia. Incluso en tiempos más recientes, las personas judías tienen todavía su culto familiar centró alrededor del papel del padre. Todas las festivales judíos que Dios estableció, estan celebrados en el hogar, dirigidos y enseñados por el padre.
    Paul escribió "las mujeres guarden silencio en las iglesias ...y si quieren aprender algo, que pregunten a sus propios maridos en casa..." (1 Cor 14:34-35). Una parte de su lógica fue porque la sinagoga judía podía ser un lugar muy ruidoso, mientras ellos discutieron las escrituras, buscando a entenderlas. Ya que las mujeres y los varones se sentaban separadamente, esto causaría una perturbación a una mujer preguntarle a su marido al otro lado del cuarto. Sin embargo, Pablo también le hace muy claro que una mujer debe preguntar a su marido, aprendiendo de él.
  • EL VARON: SU RELACION CON LA FAMILIA
    COMO ESPOSO.
    COMO PADRE
    COMO SACERDOTE.
    PROTECTOR.
    PROVEEDOR
  • El varon como sarcedote 2015

    1. 1. SU DIOS SU FAMILIA SU IGLESIA SU PERSONA SU TRABAJO SU SOCIEDAD
    2. 2. 1 2 4 3 5
    3. 3. ESTABLECE ORGANIZA PRIORIDADESENCAUSA ACCIONES- ACTIVIDADES EN EL ORDEN MAS CORRECTO. EL VARON Y SUS RELACIONES EN CRISTO
    4. 4. 1 5 2 4 3 5
    5. 5. 1 5 2 4 3 5
    6. 6. RESPONSABILIDADES 1.- SANTIFICARSE 2.- INTERCEDER 3.-ENSEÑAR 4.-MODELAR
    7. 7. 5
    8. 8. 5
    9. 9. ESTABLECE HACE ENSEÑA COMO SEA HACE SUPERVISA. CORRIGE O APRUEBA ELOGIA.
    10. 10. 1 5 2 4 3 5
    11. 11. 1 5 2 4 3 5

    ×